Región

Nota de prensa

CCOO insta al juzgado, a la administración concursal y a la empresa Gedesco a esclarecer y resolver las causas que impiden reactivar la fábrica de Ros Casares en Esquivias

Ros Casares entró en concurso de acreedores en octubre de 2014. En abril de 2016, el juzgado nº 1 de lo mercantil de Valencia lo resolvió con un auto que repartía los activos del grupo entre ThyssenKrupp y Gedesco Finance

La planta de Esquivias, referente nacional en la fabricación de tubos y estructuras metálicas, que llegó a contar con cerca de cien trabajadores, se la adjudicó a Gedesco por 250.000 euros y el compromiso de mantener los puestos de trabajo

Casi un año después, los trabajadores siguen en ERTE, a punto de agotar prestaciones y sin noticias de su nuevo dueño

La Comarca

12/02/2017

(Última actualización: 12/02/2017 22:16)

Imprimir

Ha pasado casi un año desde que el juzgado nº 1 de lo mercantil de Valencia resolvió el macroconcurso en que se sumió en 2014 el Grupo Ros Casares, uno de los más importantes de España en el sector metalúrgico, con más de 20 plantas en todo el país. El juzgado las repartió entre ThyssenKrupp y Gedesco Finance, un grupo valenciano al que, entre otros activos de Ros Casares, le adjudicó la fábrica de Esquivias, por la que ofertó 250.000 euros y con el compromiso de mantener los puestos de trabajo.

Casi un año después, la planta de Esquivias permanece sin actividad y con todos sus trabajadores en regulación temporal de empleo, a punto de agotar sus prestaciones y sin noticias de su nuevo propietario.

“Son innumerables las llamadas, correos electrónicos, reuniones, y un largo etcétera de preguntas que el Comité de Empresa viene trasladando a la Administración Concursal, al juzgado de lo mercantil, a la supuesta adjudicataria e incluso a nuestro anterior empresario, Francisco Juan Ros Casares. La única respuesta que recibimos es que ‘la cosa avanza’, pero el tiempo pasa, nuestra situación es ya insostenible y nos sentimos totalmente abandonados”, denuncia José María Pantoja, presidente del comité.

“Cuando en abril del año pasado, a propuesta de los administradores concursales, el juez de lo mercantil de Valencia adjudicó a Gedesco la unidad productiva de Esquivias lo acogimos como la gran noticia que estamos esperando desde que Ros Casares entró en concurso de acreedores. Pero desde entonces hemos visto como todas las unidades productivas de nuestra antigua empresa que no fueron liquidadas volvían a la actividad, menos la nuestra, la de Esquivias”

La fábrica de Esquivas, dedicada a la transformación de acero y fabricación de tubos y de todo tipo de estructuras metálicas, llegó a contar con cerca de un centenar de trabajadores, que con la crisis y la entrada en concurso del grupo se quedaron en poco más de una veintena.

“Durante décadas, la planta de Ros Casares de Esquivias fue referencia para el sector industrial del acero y metalúrgico. Cuenta con unas instalaciones excelentes por su ubicación y por la maquinaria de la que dispone; así como con trabajadores altamente cualificados y con gran experiencia. Su vuelta a la actividad sería una gran noticia para los trabajadores, pero también para la provincia de Toledo, que recuperaría una empresa emblemática, referente nacional en su sector”, explica Jesús Félix Roldán, de CCOO-Industria de Toledo.

“No entendemos por qué la planta sigue cerrada; nadie atiende a las peticiones de información del comité y del sindicato. Se nos ha insinuado que la empresa propietaria de las naves, UBS, reclama a Gedesco la deuda que contrajo con ella Ros Casares; pero creemos que este conflicto no tiene fundamento porque el auto judicial deja claro que el único compromiso de Gedesco, aparte de pagar los 250.000 euros que ofertó, es con los trabajadores. Las demás deudas de la antigua empresa tienen que ir contra la masa del concurso, no contra los nuevos propietarios”.

“Instamos a la Administración Concursal encargada de gestionar el concurso, al juzgado de lo mercantil número 1 de Valencia, y a la empresa Gedesco a aclarar que es lo que está frenando la vuelta a la actividad de la planta de Esquivias, y a solucionarlo cuanto antes. Y pedimos a las administraciones públicas de CLM que se interesen por lo que está ocurriendo, que intervengan para ayudar a resolver esta situación.”