Ciudad Real

La organización expuso sus críticas al diputado del PP, Pablo Casado

Los jóvenes empresarios creen que las nuevas medidas fiscales castigan a las pymes

El presidente de AJE Ciudad Real participó en la reunión de la ejecutiva de la Confederación Española (CEAJE)

La Comarca

28/12/2016

(Última actualización: 28/12/2016 20:48)

Imprimir

El presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Ciudad Real, Rodrigo Caballero, ha participado en la reunión de la comisión ejecutiva de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE), que contó con la asistencia del diputado del Congreso y vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, a quien se le trasladó la preocupación e inquietud con el Gobierno por la aprobación del Real Decreto – Ley de medidas fiscales que castiga fundamentalmente a las pequeñas y medianas empresas, lideradas en su gran mayoría por empresarios jóvenes, que deberán soportar más cargas financieras.

El presidente de CEAJE, Fermín Albaladejo, se mostró convencido de que “a largo plazo, estas medidas no aumentarán la recaudación prevista por el Gobierno, ya que el aumento de la presión fiscal hará que la mayoría de las pequeñas y medianas empresas no puedan cumplir con las inversiones previstas, echando por tierra meses de creación de empleo y crecimiento económico”.

Para CEAJE, “el incremento de la presión fiscal empresarial agrava más la excesiva imposición a la que hacen frente nuestras empresas”, ya que según un reciente informe de Eurostat, las empresas españolas aportan un 30,4% de impuestos frente al 26,2% de la media de la Eurozona.

“Creemos que las reformas del Impuesto de Sociedades no afectarán únicamente a las grandes compañías, -manifestó Albaladejo– al eliminar las deducciones que permitirán que el tipo impositivo sea de un 25% para todas las empresas”. En la Unión Europea, la barrera que separa una pyme de una gran empresa es la cifra de 250 empleados o un volumen de facturación anual de más de 50 millones de euros, “una diferenciación injusta, puesto que la gran mayoría de las consideradas como “grandes empresas”, no alcanzan ese nivel de ingresos”.

Otra de las medidas que preocupa a CEAJE es la supresión de la posibilidad de solicitar aplazamientos y fraccionamientos en los pagos del IVA y el Impuesto de Sociedades, “ya que muchas pymes no podrán hacer frente a sus obligaciones de pago y se verán abocadas al cierre”.

Más del 97% de las solicitudes de aplazamiento de pagos corresponden a importes inferiores de 18.000 euros, por lo que, “aunque aplaudimos la rectificación del Gobierno con la inclusión en el Decreto-Ley de una Instrucción que permitirá exenciones para pymes y autónomos, –serán aplazamientos de deudas de hasta 30.000 euros para a los autónomos durante 12 meses y 6 meses a las pymes, éstas con garantías-, consideramos que las nuevas condiciones se han endurecido bastante”. El aplazamiento o fraccionamiento de este impuesto fue un instrumento que había servido a muchas empresas para lograr un respiro durante la larga crisis económica.

Freno al crecimiento

Por último, el presidente de CEAJE señaló que “los jóvenes empresarios, la mayoría al frente de pymes, verán mermadas su capacidad de crecimiento al aumentar los costes laborales derivados del aumento de las cotizaciones sociales y el SMI. De esta forma, – prosigue- ¿cómo van a poder dar la vuelta a las previsiones para el año 2017, donde la tasa de crecimiento de empleo para las pymes se sitúa por debajo del 2%, frente al 3,1% del 2016?

“Somos conscientes de la necesidad de cumplir con lo aprobado en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, -explicó- para que España continúe en la senda del crecimiento y la recuperación, pero no todo a costa de lastrar a los empresarios, eje fundamental en la creación de empleo y la generación de riqueza en nuestro país. El Gobierno debe buscar una vía alternativa al aumento de la recaudación, racionalizando el gasto público”, dijo Albaladejo, quien propuso hacer un análisis en profundidad del funcionamiento y las competencias de las distintas Administraciones públicas, “para evitar duplicidades y reducir los organismos que no obedecen a ningún criterio de necesidad ni eficiencia”.