Provincia

Deberá indemnizar a la Junta

La Audiencia de Ciudad Real condena a un valdepeñero por un delito contra el patrimonio histórico

El centenario molino hidráulico de El Palomar fue arrasado para allanar una parcela y aumentar su superficie agrícola

La Comarca

24/12/2016

(Última actualización: 24/12/2016 19:38)

Imprimir

La Justicia ha condenado por vez primera un caso de delito contra el Patrimonio Histórico realizado en el término municipal de Valdepeñas.

El motivo ha sido la desparición completa por demolición de un antiguo molino hidráulico centenario edificado sobre el río Jabalón.

A.M.C.A., que no contaba con antecedentes penales, ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal nº 1 de Ciudad Real a las penas de seis meses de prisión con la accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante la condena y multa de doce meses, a razón de una cuota diaria de diez euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago. El acusado indemnizará a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Cuando la condena es inferior a 24 meses, si el condenado no cuenta con condenas anteriores en su historial, el artículo 80 del Código Penal establece su no ingreso en prisión.

La desaparición por expolio fue denunciada por Luis Benítez de Lugo, arqueólogo profesional y Director de la Carta Arqueológica de Valdepeñas.

Benítez de Lugo ha señalado que ‘esta sentencia es importante por dos cosas. En primer lugar porque es ejemplar, al recordarnos que el Patrimonio Histórico está integrado por nuestro legado común y se encuentra protegido. La Administración lo custodia y debe ser tratado con cuidado. Además, la sentencia también es importante porque, si se pone en relación con otro auto judicial emitido el pasado verano, pone en evidencia alguna de las importantes disfunciones administrativas y contradicciones del Ayuntamiento de Valdepeñas. Así, viene a reflejar que sus Servicios Técnicos de Cultura (arqueólogo municipal incluido) no cumplen con el cometido por el que les pagamos. Miran hacia otro lado y se inhiben a la hora de proteger o denunciar los daños al Patrimonio Histórico reales sucedidos en el municipio, como sería su obligación. Ya sabemos que lo que sí hacen es lo que no deberían, como acreditó otro reciente auto judicial el pasado verano. Por ejemplo, dedican su tiempo a entorpecer el trabajo de los órganos judiciales por denunciar, fabricar y presentar denuncias con casos falsos de delito contra el Patrimonio. El auto judicial emitido el pasado verano al que me refiero demostró que, instados por los técnicos de Cultura (imputados por presunto tráfico de influencias), instados por el Alcalde, redactaron informes repletos de falsedades sobre delitos inventados contra el Patrimonio, achacados a otros profesionales cuando realizamos descubrimientos arqueológicos notables que les rechinaron profundamente, como fue el hallazgo de la necrópolis al pie de la ciudad ibérica del Cerro de las Cabezas. Existe un labor oscura y consciente de este Ayuntamiento que resulta un atentado contra la Deontología profesional y la decencia'.

En relación a la pena impuesta por el expolio del Molino de El Palomar Benítez de Lugo ha señalado que 'el condenado no irá a la cárcel porque no se considera necesario, pero tras esta condena por su acción, nuestro Patrimonio Cultural se encuentra más efectivamente protegido, que es lo que importa. En sentido opuesto al silencio e ignorancia mostrados por el Ayuntamiento, la investigación desarrollada por la Guardia Civil (SEPRONA) ha sido ejemplar. La sentencia de la Audiencia es muy buena, pero resulta mejorable en un punto: señala que el condenado debe indemnizar a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, por ser la Administración competente en la gestión del Patrimonio Histórico castellano-manchego. Sin embargo, la sentencia no exige que ese importe se destine a un fin concreto relacionado con este caso, como pueda ser la conservación de un determinado bien cultural. Ese dinero en realidad podría llegar a destinarse a que cualquier dirigente político regional se haga una foto de autopromoción, o a no sabemos qué. Hubiera sido preferible más concreción en este punto. Pero, insisto, la sentencia me parece muy buena. Creo que sin duda se encuentra en el lado de quienes contribuimos a luchar contra la lacra del expolio para que cada vez estemos más cerca de poder transmitir a las generaciones futuras nuestro legado cultural'.

Fuente: Luis Benítez de Lugo Enrich