Puertollano

En un comunicado de prensa

La AMDI de Puertollano exige el fomento de políticas migratorias que garanticen vías reales de entrada legal en España

Tras conocerse "El caso el Yacobi", un ciudadano marroquí que se prendió fuego el miércoles pasado frente a la sede de la Embajada de Marruecos en Madrid, para exigir sus documentos de residencia

La Comarca

14/12/2016

(Última actualización: 15/12/2016 12:31)

Imprimir

La Asociación Marroquí de Derechos de los Inmigrantes de Puertollano exige en un comunicado de prensa el fomento de políticas migratorias que garantizan vías reales de entrada legal en España, tras conocerse "El caso el Yacobi".

Un ciudadano marroquí se prendió fuego el miércoles pasado frente a la sede de la Embajada de Marruecos en Madrid, para exigir sus documentos de residencia en España, pero fue salvado gracias a la intervención de los guardias de seguridad, según informó la Embajada en un comunicado transmitido por la agencia MAP. El marroquí se encuentra ingresado en el Hospital de La Paz, donde se le tratan las quemaduras que sufrió antes de que los guardias apagaran el fuego en su cuerpo con ayuda de extintores, y la Embajada asegura que sigue de cerca la evolución de su caso. Según el comunicado, el hombre, identificado como M. el Y., tenía problemas con su documentación al menos desde febrero del año pasado, cuando fue recibido por el embajador, Fadel Benyaich, quien intercedió en su favor. Tras aquella mediación del embajador, las autoridades españolas -según la versión oficial marroquí- concedieron al hombre un permiso de residencia de un año condicionado a que presentara un contrato de trabajo, lo que él rechazó, exigiendo el derecho a un permiso de cinco años. Después, la Embajada marroquí perdió el rastro de esta persona, hasta que este miércoles se presentó ante la sede de la delegación diplomática, sita en el barrio de El Viso. Según el portal achewa9e3.com, el hombre arrastraba problemas con sus documentos desde hace 15 años, y el año pasado se declaró en huelga de hambre precisamente por esa misma razón.

La Asociación Marroquí de Derechos de los Inmigrantes apoya y se solidariza en el comunicado con M. el Y. poniendo a su disposición “todos los recursos logísticos necesarios para ayudarle en estos momentos difíciles, y deseamos expresar nuestro rechazo a todas aquellas políticas migratorias injustas que producen sufrimiento y tragedias graves que involucran reclamos de indemnización de daños y perjuicios”.

“Sin duda alguna, los acontecimientos del pasado miércoles 7 de diciembre han conmocionado al país y a una gran parte de las organizaciones no gubernamentales como la Asociación de Trabajadores Magrebíes en Francia (ATMF), que se han visto afectados por la noticia y con quien compartimos las mismas reivindicaciones y reclamos de respetar los derechos de los trabajadores inmigrantes y sus familias adoptando La Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares del 18 de diciembre de 1990”, afirman.

Finalmente denuncian “una vez más la existencia de una Ley de Extranjería, un marco legal que origina el apartheid jurídico del que son víctimas las personas de origen inmigrante. Una ley, absurda e inhumana, que en contra de lo que debería ser el Estado de Derecho, legitima y potencia la desigualdad, y que existan ciudadanos de primera de segunda y hasta de tercera clase, en función de su origen. Una ley incompresible y responsable del drama de miles de indocumentados residentes en España y que se resume en dos palabras: HIERO Y FUEGO”.