Región

La directora gerente mantiene a la dirección de gestión y de enfermería responsables de los recortes del antiguo Gobierno del PP

Trabajadores del Hospital Nacional de Parapléjicos, a punto de estallar

Desde hace tiempo se está pidiendo de forma reiterada e insistente a la directora gerente el cese del director de enfermería por su pasividad y lejanía de la realidad asistencial y de los trabajadores

La Comarca

02/12/2016

(Última actualización: 03/12/2016 19:09)

Imprimir

Los trabajadores del Hospital Nacional de Parapléjicos han denunciado prácticas opacas e irregulares en el centro sanitario, además de la petición de un “cambio de rumbo” que haga que este hospital vuelva a ser lo que era, tras el mantenimiento, por parte de la directora gerente del centro, Blanca Parra, de los mismos directivos que ejecutaron los recortes que desde el SESCAM del PP fueron marcados.

Estos recortes, a juicio de los trabajadores denunciantes, han provocado que una institución como el Hospital Nacional de Parapléjicos, hace tiempo buque insignia de la sanidad no sólo castellano-manchega, sino nacional, conocido en otra época como “la joya de la corona”, no esté pasando por su mejor momento.

A juicio de los trabajadores “tras el cambio de Gobierno creímos que iban a cesar tanto a la dirección de gestión como a la de enfermería del centro; sin embargo son los mismos directivos los que permanecen a día de hoy y esta época podría llamarse de continuación de las políticas iniciadas por el Gobierno de Cospedal. Además, hemos perdido la identidad y relevancia que el Hospital alcanzó en otro tiempo”.

Pérdida de identidad y visibilidad del Hospital de Parapléjicos

Tanto fisioterapeutas como enfermeras han solicitado, a través de reuniones con la directora gerente del centro y de escritos con recogida de firmas, un cambio de rumbo en la gestión del hospital que pasaría, en primer lugar, por el cese del director de enfermería, por su pasividad y lejanía de la realidad asistencial y de los trabajadores.

“Denunciamos procesos opacos de movilidad interna de trabajadores, nombramientos arbitrarios e incomprensibles de profesionales tras convocatorias presuntamente dirigidas e irregulares que se van sucediendo, en medio de una política de recursos humanos improvisada, incoherente e incompetente, poniendo de manifiesto una gestión ineficiente y poco transparente”.

Los trabajadores creen que sin un cambio en los directivos del centro, la situación de desmotivación y desilusión que sufren en su quehacer diario se volverá irreversible, lo que sin duda se refleja en la calidad asistencial que se presta a los pacientes y que, en última instancia, “sería responsabilidad de los políticos”.

Asimismo, lamentan que la repercusión mediática que tiene el hospital se centre únicamente en actividades socioculturales y no en las asistenciales como centro sanitario de rehabilitación de pacientes con lesión medular.

“Intentamos ser optimistas y no perdemos la esperanza de que se reconduzca la situación y que el Hospital Nacional de Parapléjicos vuelva al sitio que le corresponde y que en su momento tuvo como hospital de referencia nacional”.