Provincia

Se ha puesto de manifiesto que son imprescindibles para la supervivencia del mundo rural

Jacinta Monroy representa en Badajoz a la Diputación en la Conferencia de Presidentes de Gobiernos Provinciales

El cónclave cuenta con la asistencia de cargos de más de 25 diputaciones provinciales, entre ellas la de Ciudad Real, representada por la vicepresidenta primera, Jacinta Monroy

La Comarca

18/11/2016

(Última actualización: 19/11/2016 19:48)

Imprimir

La convicción de que los gobiernos intermedios como las diputaciones, cabildos y consejos insulares son imprescindibles para la supervivencia del mundo rural es una reflexión en la que han coincidido todos los intervinientes en la “2ª Conferencia de Presidentes y Presidentas de Gobiernos Provinciales” que se celebra en Badajoz.

El cónclave cuenta con la asistencia de cargos de más de 25 diputaciones provinciales, entre ellas la de Ciudad Real, representada por la vicepresidenta primera, Jacinta Monroy, que ha sido recibida por Miguel Ángel Gallardo, el presidente anfitrión. Gallardo ha señalado que los gobiernos intermedios pueden ser la sangre que bombea el corazón del mundo rural, para lo que ha añadido que es necesario esforzarse en explicar qué hacen estas administraciones en beneficio de los ciudadanos.

Tras recordar que el 85% de los habitantes de España vive en el medio rural, ha asegurado que las diputaciones no solo son necesarias, sino que son imprescindibles, y son un agente esencial para el equilibrio entre lo urbano y lo rural.

El presidente provincial pacense ha criticado a las formaciones políticas emergentes que ponen en tela de juicio los gobiernos intermedios asomados a un balcón del Paseo de la Castellana. Y ha expresado su deseo de que esta 2ª Conferencia sirva para poner las bases de un banco de buenas prácticas que ponga en valor las actuaciones positivas de las diversas diputaciones, para conseguir mejorar la vida de los ciudadanos.

Otros temas que se han puesto de manifiesto en las diferentes reuniones que se están celebrando son la necesidad de que en torno a las Diputaciones haya más democracia, para que los ciudadanos se sientan más cercanos mediante la elección directa; más transparencia, con el objetivo de desterrar la imagen de administraciones poco eficientes en el control de sus presupuestos; y más financiación, para atender todos los servicios que requieren los habitantes de los pequeños municipios y reducir así la brecha territorial con las grandes ciudades.