Región

Ante la polémica surgida sobre los deberes escolares

ANPE pone en marcha una campaña exigiendo respeto por la labor docente y más autonomía pedagógica

La Comarca

02/11/2016

(Última actualización: 03/11/2016 08:29)

Imprimir

ANPE manifiesta en una nota de prensa su rechazo ante las propuestas que incitan a la insumisión y al boicot, atentando contra la labor del profesorado y su autoridad profesional y académica, e inicia una campaña exigiendo respeto a la labor docente y mayor autonomía pedagógica, bajo el lema ¡Que no se cuestione nuestra profesionalidad! ¡dejadnos dar clase!.

Según el sindicato de la Enseñanza Pública "Una vez más, en el inicio de curso se reproduce el debate sobre los deberes escolares alimentado por una campaña de una confederación de padres que pide el boicot e insumisión a las tareas escolares durante el mes de noviembre, atentando contra la libertad de cátedra de los docentes y el principio de autonomía pedagógica y organizativa de los centros educativos".

En ese sentido afirma que la comunicación en el centro educativo entre el profesorado y las familias resulta fundamental para resolver estas controversias desde el diálogo con el tutor, con el equipo directivo o desde los órganos de participación educativa como es el Consejo Escolar. Las propuestas de boicot e insumisión no encajan en una buena dinámica educativa lanzando un mensaje demoledor sobre la relación profesor-alumno que socava la autoridad del docente,

Desde ANPE están dispuestos a participar en el debate sobre la necesidad de introducir racionalidad en los deberes escolares; respetar la adecuación, la moderación y la proporcionalidad de dichos deberes a la edad y al nivel educativo, sin olvidar los beneficios que producen como: inculcar hábito de estudio, fomentar el esfuerzo personal e incluso la organización y planificación del trabajo. Tal vez en estos debates lo que se reclama es una verdadera política de conciliación de la vida familiar y laboral cuya problemática no es ajena a la escuela.

ANPE pide respeto y confianza en la labor del profesorado y que no se cuestione continuamente su profesionalidad. Este tipo de campañas distorsionan el problema y lo alejan del propio ámbito donde debe resolverse: el centro educativo. Desde ANPE apelan almismo tiempo al sentido común y al diálogo familia-escuela para la mejora de la educación de nuestros alumnos y para su rendimiento escolar.