Región

Varios autobuses, así como vehículos particulares, se han desplazado, principalmente de la provincia de Ciudad Real hasta Toledo

IU Castilla-La Mancha asiste a la rueda de prensa de la plataforma “Sí a la tierra viva”

Juan Ramón Crespo, Coordinador de IU CLM, ha acompañado a Isidro Corsino, Alcalde de IU de Navas de Estena

Crespo y Corsino, a su vez, han acompañado a las decenas de ciudadanos afectados por las Tierras Raras que se han desplazado hasta la capital regional

La Comarca

24/10/2016

(Última actualización: 25/10/2016 07:49)

Imprimir

Varios autobuses, así como vehículos particulares, se han desplazado, principalmente de la provincia de Ciudad Real hasta Toledo, con integrantes de la Plataforma “Sí a la tierra viva” para dar a conocer sus reivindicaciones y exigencias al gobierno regional de Castilla-La Mancha por el proyecto minero de Tierras Raras.

Izquierda Unida de Castilla-La Mancha ha estado presente en el acto, acompañando a la plataforma y mostrando su apoyo hacia esta. Un apoyo que ha estado personificado por el recién elegido Coordinador Regional de IU CLM; Juan Ramón Crespo, Eva Jiménez: Concejal de Ganemos Toledo, así como el Alcalde de Navas de Estena; Isidro Corsino.

Precisamente, Navas de Estena es una de las localidades afectadas por el proyecto minero. Un proyecto minero que en Navas de Estena como en otras poblaciones de Ciudad Real, en especial de la comarca de Campo de Montiel, hace peligrar el modelo económico y productivo de la zona, además de poner en riesgo la salud de miles de habitantes, así como provocar un impacto medioambiental de graves e irreparables consecuencias.

Juan Ramón Crespo: “Además de las claras consecuencias negativas para la mayoría de la población, así como de su forma y modo de vida, que se basa en gran parte en un modelo socioeconómico asentado en la agricultura y la industria transformadora de vinos y aceites de gran calidad; modelo que se vería afectado por la explotación minera, existe una situación de desconsideración y falta de transparencia por parte de la Junta de Comunidades, que produce preocupación e indignación”, “García-Page debería anteponer los intereses de los castellanomanchegos a los de la industria minera. Y no cabe ninguna duda que la ciudadanía no quiere minería de Tierras Raras, y sí una economía basada en un modelo sostenible que conjugue la explotación de los recursos naturales, a la vez que se preserva la salud, el medioambiente y los recursos agropecuarios de las 27.500 hectáreas afectadas de nueve pueblos de Ciudad Real”.

Y es que a IU CLM, que la JCCM haya llevado este proyecto con tan poca información hacia la población no le gusta nada. IU CLM considera que los principales afectados, que es la población de los pueblos integrados en el proyecto minero de las Tierras Raras, deberían ser parte en la toma de decisiones que se tomen y afecten a sus poblaciones.

Crespo: “¿Por qué teme el gobierno de García-Page a preguntar a la gente afectada si quieren o no minería en sus tierras? ¿Acaso no son los castellanomanchegos y su bienestar, la principal preocupación del gobierno regional?”, “Es imprescindible que exista una información veraz y nítida; y con esa información, se pregunte a la gente, y después, que esta decida sobre qué futuro quieren para ellos, sus hijos y su tierra”.

No obstante, las críticas de IU CLM hacia el proyecto minero de Tierras Raras no acaban ahí.

Juan Ramón Crespo ha puesto el acento en la utilización de cantidades descomunales de agua para la actividad minera; un agua que ha recordado no es un bien que sobre en La Mancha: “Resulta paradójico que al PSOE de Castilla-La Mancha se le llene la boca constantemente sobre la defensa que hace este del agua en nuestra región, y que en este caso, obvie la repercusión hídrica que conllevaría que la empresa minera tuviera a su disposición el agua que sirve para abastecer a 36.000 habitantes de la comarca del Campo de Montiel y principalmente Valdepeñas”.

Y concluía el Coordinador de IU CLM: “Ya no es solo una cuestión de disponibilidad sobre el agua, sino que se corre el riesgo de que los pantanos y acuíferos se vean contaminados por agentes químicos y radioactivos, con los consecuentes y graves perjuicios sanitarios y de producción agroalimentaria que conllevarían, como por ejemplo, la fabricación de los reconocidos vinos de La Mancha”.