Puertollano

Nota de prensa

Izquierda Unida rechaza el macrobotellón del sábado en la calle Numancia de Puertollano

“Ya no nos sorprenden las meteduras de pata constantes de nuestra alcaldesa y sus concejales. No solo tienen privatizado el espacio público sino que ahora cortan la calle al albur de unos empresarios voraces, incapaces de ver más allá de su cuenta corriente”

La Comarca

06/09/2016

(Última actualización: 10/09/2016 13:56)

Imprimir

El Grupo Municipal Izquierda Unida ha emitido un comunicado de prensa a través informan de que “rechazan” el macrobotellón que tuvo lugar el pasado sábado en la feria de día en Puertollano, organizada por los hosteleros del centro de la ciudad con el consentimiento de la alcaldesa de Puertollano, Mayte Fernández, “convirtiendo a los vecinos de las calles donde tuvo lugar en damnificados de este disparate, precipitado y sin organización alguna”.

Desde IU tienen claro que “no estamos en contra de que nuestros vecinos se diviertan, pero no a cualquier precio”.

“Ya no nos sorprenden las meteduras de pata constantes de nuestra alcaldesa y sus concejales. No solo tienen privatizado el espacio público sino que ahora cortan la calle al albur de unos empresarios voraces, incapaces de ver más allá de su cuenta corriente”, afirman el colectivo.

Bajo estas líneas les dejamos el comunicado completo:

Desde el Grupo Municipal Izquierda Unida rechazamos el macrobotellón que tuvo lugar el pasado sábado en la feria de día, alternativa que organizaron los hosteleros del centro de la ciudad con el consentimiento de la alcaldesa de Puertollano convirtiendo a los vecinos de las calles donde tuvo lugar en damnificados de este disparate, precipitado y sin organización alguna.

Dejamos claro que no estamos en contra de que nuestros vecinos se diviertan, pero no a cualquier precio.

No hace muchos años las fiestas patronales, estaban basadas en la cultura del entretenimiento y el esparcimiento público; de eso hemos pasado a unas fiestas completamente decadentes, basadas en el consumo de alcohol. ¿Ésta es toda la imaginación que demuestra la Concejalía de Festejos de cara a las fiestas patronales? ¿No es una contradicción con las campañas para fomentar el consumo responsable de alcohol que lleva a cabo la Concejalía de Juventud? Hemos visto cómo se ha convertido la calle Numancia en un urinario con el consentimiento del equipo de gobierno municipal. Hemos visto como nuestro servicio de limpieza, pagado por todos los ciudadanos, ha tenido que limpiar la calle que se suponía debían limpiar los empresarios. Se ha gastado el dinero de todos en el beneficio de unos pocos. ¿Ésta es la idea que tienen para trasformar la feria de septiembre?

Ya no nos sorprenden las meteduras de pata constantes de nuestra alcaldesa y sus concejales.

No solo tienen privatizado el espacio público sino que ahora cortan la calle al albur de unos empresarios voraces, incapaces de ver más allá de su cuenta corriente.

La mal llamada “mini feria”, se ha convertido en un espectáculo deplorable, incívico y peligroso, que aprovecha que aún no se ha aprobado la ordenanza de convivencia (comisión de trabajo que hace dos meses que no se reúne) para justificar lo injustificable haciendo oídos sordos a la crítica que han recibido por parte del Sindicato de la Policía. Se han conculcado las normas más básicas de convivencia en nuestra ciudad primando una vez más el negocio sobre el descanso. Ha habido patente de corso a la hora de montar barras ya que incluso algunos negocios que no lo solicitaron, montaron su correspondiente mostrador, convirtiendo Puertollano en una ciudad donde no se respetan las ordenanzas municipales y al equipo de gobierno liderado por Maite Fernández en el hazmerreir de la provincia. Como colofón la Alcaldesa se dignó a requerir en los medios de comunicación, por segundo año consecutivo, una comisión de festejos que algún día esperemos se vuelva una realidad.

Los concejales del Grupo Municipal de Izquierda Unida no cejarán en el empeño de conciliar los intereses de la ciudadanía y hosteleros sin que sean pisoteados los derechos de nadie.