Puertollano

En la corrida de rejones celebrada con motivo de las fiestas patronales

Sergio Galán y Leonardo Hernandez salen a hombros en Puertollano

Rui Fernandes: oreja y silencio

Sergio Galán: oreja y 2 orejas

Leonardo Hernández: 2 orejas y oreja

La Comarca

04/09/2016

(Última actualización: 04/09/2016 21:15)

Imprimir

La corrida de rejones que se celebraba esta tarde en el coso taurino de Puertollano tuvo dos claros triunfadores, Sergio Galán y Leonardo Hernandez, que cortaron tres orejas en los dos toros que les correspondieron en suerte. En un segundo plano quedaba el tercero en el cartel, Rui Fernandes, que tuvo oreja y silencio para su, no obstante, buena actuación en esta corrida que satisfizo a los amantes del rejoneo.

Sergio Galán apasiona en Puertollano (Juan Carlos Martín)

Sergio Galán vuelve a saborear las mieles del triunfo, este domingo ha sido en Puertollano, ante los santacolomas de Dª Pilar Población. Esta temporada Sergio está demostrando que cualquier encaste le sirve para triunfar, como se dice en el ambiente taurino, todas las tardes ve toro y lo que es mejor aún, está siendo certero con la espada. Cuajando y rematando las faenas a lo grande, clavando al estribo y poniendo su tauromaquia a un nivel que va a ser muy complicado de alcanzar. Su cuadra cada vez anda mejor, su hierro cada tarde está demostrando que el trabajo de selección está dando sus frutos. En sus faenas intervienen los más veteranos con los más novedosos y apenas se encuentran diferencias a la hora de buscar una comparación sobre cual ha estado mejor que el otro.

Si destacamos a Ojeda, que decimos hoy de Embroque, ya no es el becario, ya es un caballo importante en la cuadra de Sergio. Faenas trabajadas a golpe de galope, tranco tras tranco, buscando siempre las cercanías de los pitones, pisando terrenos complicados y saliendo airosos de los embroques. Y Capricho, otro producto de la yeguada Sergio Galán, cada día creciendo y realizando una lidia templada sin perder la cara y la compostura delante del toro.

Trópico y Apolo han culminado dos faenas con experiencia y temple, galopando al ritmo que marcaban y necesitaban los de Pilar Población. Y cuando llega la hora de rematar ambas faenas, hay llega un caballo de capa perla llamado Óleo que cuando galopa parece que el tiempo no corre, que el reloj se para en el justo momento en el que Sergio entierra los rejones de muerte para conseguir el triunfo y de nuevo salir por la puerta grande de la plaza de toros de Puertollano.

Hoy más que nunca se ha demostrado que el clasicismo, la veteranía, la experiencia, el temple y la garra de Sergio Galán han quedado patente en el ruedo de Puertollano.