Región

Castilla-La Mancha tiene una pensión media de jubilación de 836,34 euros

CSIF pide convocar el Pacto de Toledo para asegurar el sistema de pensiones

Los jubilados ciudadrealeños tienen la segunda pensión regional más alta tras Guadalajara

La Comarca

25/08/2016

(Última actualización: 25/08/2016 20:09)

Imprimir

Castilla-La Mancha cuenta con una pensión media de jubilación de 836,34 euros, cifra inferior a la media nacional: 905,30 euros. El dato, que arroja un incremento del 1,6% respecto al mes de julio, refleja que esta comunidad autónoma se encuentra lejos de las percepciones que se reciben en otros territorios como País Vasco (1.122 euros), Madrid (1.070) o Asturias (1.068), entre otros, debido a que las zonas con mayor productividad registran las remuneraciones medias más altas.

Entre las provincias castellano-manchegas también se generan notables diferencias y así Guadalajara cuenta con la mayor pensión media (955,28 euros/mes) mientras que Cuenca registra la menor cuantía (772,07). Albacete (800,61) y Toledo (834,13) se encuentran por debajo de la media regional, mientras que Ciudad Real la supera (Ciudad Real (846,10).

Según datos publicados por el ministerio de Empleo y Seguridad Social, este mes de agosto se destinó la cifra récord de 8.534,9 millones de euros al pago de las pensiones contributivas, un 3,2% más que en el mismo mes de 2015. Asimismo, el número de pensiones ha crecido hasta los 9.427.785 de beneficiaros, otro número que registra un nuevo récord.

Ante esta merma considerable que se viene produciendo en los fondos de la Seguridad Social y específicamente en el Fondo de Reserva para pensiones, en los últimos años, CSIF estima necesaria y urgente la convocatoria de una reunión del Pacto de Toledo, suscrito en abril de 1995, para asegurar el pago de las pensiones en los años venideros, ya que de continuar este crecimiento del gasto se producirá el agotamiento del citando Fondo de Reserva a finales de 2018 o incluso antes.

Presiones de las aseguradoras

Asimismo, CSIF denuncia las presiones que el lobby asegurador ejerce sobre los miembros políticos para promover las pensiones privadas bajo el pretexto de mantener la calidad de vida de las próximas generaciones de pensionistas, a lo que este sindicato se opone frontalmente y además reclama la unión de los grupos políticos para conservar el Estado de bienestar.