Región

Se inaugurará el 26 de julio 2016

Exposición “La poética de la libertad” en la Catedral de Cuenca

Organizada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Catedral de Cuenca, presentará la obra de los artistas Ai Weiwei, Francisco Farreras, Rafael Canogar, Martín Chirino, Luis Feito, Florencio Galindo y Juan Barte

La Comarca

22/06/2016

(Última actualización: 23/06/2016 10:47)

Imprimir

El genio creador de poder a poder. La batalla contra el cautiverio físico y mental. El triunfo de la libertad y la poesía en un diálogo que atraviesa los siglos… En una iniciativa sin precedentes, la Catedral de Santa María y San Julián de Cuenca, templo principal de la ciudad y sede de la diócesis conquense, en la provincia eclesiástica de Toledo, se convierte en un gran escenario del arte contemporáneo acogiendo La poética de la libertad, un proyecto expositivo único que forma parte de la lista oficial de celebración de Cervantes 2016, evento de excepcional interés público. La iniciativa coincide con otras grandes efemérides de la ciudad, como la celebración del 50 aniversario de la fundación del Museo de Arte Abstracto y los 20 años de declaración de su casco antiguo como Patrimonio de la Humanidad.

La poética de la libertad se compone de tres exposiciones, unidas por un entorno histórico artístico excepcional y con un concepto único, que tiene como objetivo difundir la capacidad del arte como vehículo de la libertad, en un arma decisiva en la lucha por los derechos humanos individuales y colectivos.

Las tres exposiciones -diferentes aproximaciones o “miradas” sobre el mismo asunto- se ubican en distintas áreas de la catedral, pero están sólidamente unidas por un hilo conductor: La poética de la libertad. El testimonio de un conjunto único de creadores para quienes no existen fronteras entre la expresión artística o literaria y la propia actitud personal. Un concepto que se materializa en un montaje expositivo sorprendente, de enfoque innovador, contemporáneo y estético.

Cervantes y la libertad es una muestra de “mirada intemporal” que indaga, desde nuestro tiempo, en la manera en que la libertad constituye un concepto integral en la vida y en la literatura de Miguel de Cervantes, para quien sus años de cautiverio fueron definitivos a la hora de trazar, a través de la escritura, el retrato moral de su época, rompiendo todos los moldes y dando paso con el Quijote al nacimiento de la novela moderna, de la libertad, que constituyen la esencia de toda su obra. La libertad se convierte en Cervantes en la clave de su quehacer artístico, dentro y fuera de la obra. Impregna a sus personajes, al propio autor y a los millones de lectores que han seguido sus huellas, cabalgando simbólicamente por la Mancha en busca de los más altos ideales, a través de los siglos. Marca su visión del hombre y del mundo y está presente de manera continua en su reflexión sobre la sociedad y en la práctica literaria: amplia, irónica, tolerante, abierta a las peculiaridades individuales, enemiga de lo dogmático y firme únicamente en la reivindicación de valores como la justicia, la tolerancia, la valentía, el honor y el derecho a soñar.

A modo de transición entre la exposición dedicada a Cervantes y la libertad y la instalación S.A.C.R.E.D. de Ai Weiwei, se expondrá una instalación con obra original de Florencio Galindo bajo el título El laberinto del dictador.

S.A.C.R.E.D., instalación del artista Ai Weiwei, clave y corazón de esta exposición, que se ubicará en el claustro de la catedral. Ai Weiwei se erige como símbolo del artista comprometido con la libertad de expresión en el siglo XXI. Su posicionamiento confiere total sentido a la narración expositiva y personifica la fuerza de un creador contemporáneo que propicia, con su obra, su actitud personal y su posición activa frente a la injusticia y la opresión, buscando el cambio de actitud social a través del arte.

S.A.C.R.E.D. es la interpretación y representación de la propia experiencia vital de Ai Weiwei, de manera realista y al mismo tiempo profundamente lírica, de los momentos más dolorosos e íntimos de su cautiverio en China, y subraya el atentado implacable a la dignidad personal y a la libertad que él, como tantos otros, han sufrido y siguen sufriendo a manos de las autoridades chinas y en otros países del mundo donde la libertad de expresión está sometida por la fuerza.

La instalación en seis partes comprende momentos de sus 81 días de encarcelamiento: Cena, Acusadores, Limpieza, Ritual, Entropía y Duda, cada una de ellas presentadas seis grandes cajas de hierro con pequeñas aberturas -como las que se encuentran en la puerta de una celda-, a través de las que el espectador se asoma a los dioramas que se contienen en el interior. Cada diorama incluye una serie de modelos hiperrealistas que representan al artista y sus captores, y documenta minuciosamente los detalles de las diferentes etapas del encarcelamiento: desde el momento en el que es conducido a su celda hasta el interrogatorio, relatando momentos íntimos y cotidianos del cautiverio y otros más humillantes, como cuando se veía obligado a usar el inodoro o a lavarse desnudo bajo la mirada de sus captores…

Será la primera vez que esta instalación se muestre en España, gracias a la colaboración con el Ai Weiwei Studio y la Lisson Gallery de Londres.

Alta expresión, complementa y a la vez da sentido unitario a las dos muestras anteriores. Se trata de una exposición que configura la “mirada cercana”, la más próxima a nosotros en el espacio y en el tiempo, y está concebida como un ejercicio de carácter colectivo, en el que se expondrán obras de Martín Chirino, Francisco Farreras, Luis Feito y Rafael Canogar, figuras esenciales del informalismo español, intercaladas con fotografías de Juan Barte.

Será una excelente ocasión para poder contemplar las obras, bocetos, ideas y procesos intermedios de creación de estos artistas que lucharon, consiguiéndolo, por romper el cautiverio ético e intelectual de una época que, después de ellos, ya no volvió a ser la misma en el territorio del arte. Un proceso artístico que se muestra en vibrante diálogo con las fotografías que los capturaron en plena acción creativa, en instantáneas tan francas como impactantes.

Al término de la vanguardia histórica, cuando el arte abstracto se extiende en todo el mundo, en el arte español se había instalado una autarquía que atenazaba la creación artística y, al mismo tiempo, la mantenía aislada de las grandes corrientes internacionales. El régimen de Franco fue beligerante con aquellas manifestaciones estéticas y artísticas que hablaban entonces, en un lenguaje críptico, desconocido y subversivo -la abstracción-, de un concepto prohibido: el de la libertad. Libertad expresiva y libertad pública. La propuesta sobre la que estos pintores y escultores desarrollaron su visión del arte y el uso de los materiales pasó con cierta facilidad las barreras de la censura, pero resultó altamente ofensiva para algunas instituciones académicas, que abogaban por un arte nacional que exaltara los valores tradicionales frente al contacto con el arte del exterior.

Los artistas

Ai Weiwei (Pekín, 1957)

Hablar actualmente de China en el plano artístico es hablar de una fuerte personalidad y de una poderosa vanguardia de relevancia internacional. Hablar en concreto de Ai Weiwei es nombrar al creador chino más influyente de las últimas décadas; un artista ecléctico cuyo trabajo aborda la escultura y la pintura, pero también las técnicas mixtas, la instalación, la fotografía, el cine, la música y la arquitectura, con un conocimiento de su persona y su producción dentro del arte conceptual de amplísima repercusión mediática a nivel global. Ai Weiwei ha investigado la corrupción gubernamental de su país de origen y los encubrimientos políticos, en particular el caso del derrumbe de escuelas en Sichuan tras el terremoto de 2008. A raíz de esta denuncia, fue acusado de "delitos económicos", perseguido y detenido.

Ai Weiwei ha utilizado las hostilidades de las que ha sido víctima por parte del gobierno chino para la difusión de su obra y su mensaje, provocando un interés aún mayor si cabe por todas sus manifestaciones artísticas. Millones de seguidores a través de las redes sociales apoyan su arte comprometido, que promueve los derechos humanos y la libertad de expresión en todo el mundo. En los últimos dos años Ai Weiwei ha estado profundamente comprometido en documentar la situación de los refugiados y ha montado un estudio en la isla griega de Lesbos.

El arte de Ai Weiwei estudia y toma elementos simbólicos de su patrimonio cultural, modificándolos y rompiendo esquemas materiales y tradicionales, que fusiona con rasgos del mundo capitalista occidental. Con esta idea pretende captar las emociones del observador, sirviéndose de elementos contradictorios y afianzando un discurso ecléctico y variado, adaptado a cada situación conceptual, entremezclando los valores y emociones de la cultura antigua con lo más controvertido de la cultura actual.

Francisco Farreras (Barcelona, 1927)

Iniciado tempranamente en la actividad artística bajo la dirección de Antonio Gómez Cano y de Mariano de Cossío, Farreras cursó estudios de Bellas Artes en Madrid, donde obtuvo el título de profesor de Dibujo. Es a partir de 1954 cuando inicia profesionalmente su trayectoria artística, participando en múltiples exposiciones colectivas e individuales, en España y en el extranjero. París, Helsinki, Madrid, Nueva York, Tokio, Londres o Zúrich, entre otras, son las ciudades que mejor han apreciado sus propuestas. Artista preocupado por la renovación de la pintura, utiliza como modelo expresivo el collage en el que, a través de una reducción cromática a base de ocres y negros en contraste con el blanco y el amarillo, aporta una tensión que nunca desborda los principios de orden y composición. Su expresividad se hace latente a través de esta tensión íntima, planteada desde un ámbito rigurosamente plástico.

Rafael Canogar (Toledo, 1935)

Rafael García Cano, Rafael Canogar, estudió con el pintor Daniel Vázquez Díaz, entre 1949 y 1954. Fue miembro fundador del grupo El Paso, de influencia abstracta, al que estuvo ligado entre 1957 y 1960. A partir de 1976 volvió a la abstracción desde una nueva perspectiva. A través de su obra, inventa y reinventa un lenguaje estético que lleva a una ruptura y una nueva concepción del tiempo y el espacio. La materia se convierte en metáfora, en música y en punto de encuentro entre lo antiguo y lo moderno. Canogar se preocupa de expresar, mediante la pintura, su idea del espacio; sus obras son áreas interminables que muestran a un artista que no necesita rasgos estéticos ni límites históricos para transformarse.

Martín Chirino (Las Palmas de Gran Canaria, 1925)

Es uno de los fundadores del grupo El Paso (1957). En su obra emplea básicamente el hierro y se mueve siempre dentro de la abstracción, en unas ocasiones desprovista de componente narrativo (Espirales) y en otras muy rica desde el punto de vista formal y simbólico (Paisajes). Presidente del Patronato del Círculo de Bellas Artes (1983-1990) y director del Centro Atlántico de Arte Moderno de las Palmas de Gran Canaria desde 1989, este artista realiza piezas de enorme belleza formal con alto contenido simbólico. Su forma de entender el arte inicia en dar vida y forma a la masa inerte del material metálico. Sus obras destacan por una gran fuerza expresiva que inunda las formas, su total desafío a las leyes de la gravedad y la sublimación de sus emblemáticos signos plásticos.

Luis Feito (Madrid, 1929)

Es asimismo uno de los miembros fundadores de El Paso. Profesor de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en 1954, abandonó la docencia para vivir becado en París, donde entró en contacto con las vanguardias vigentes. Sus primeros trabajos se inscriben dentro de la pintura figurativa, para posteriormente atravesar una fase en la que experimenta con el cubismo y finalmente adentrarse de lleno en la abstracción. A través de su producción, Feito reivindica la tensión. Sus obras poseen un sentido constructivo asumido a través del equilibrio de las formas no geométricas, concebidas como configuraciones vivas, de trazo libre y expansivo, que sugieren una acción pictórica gestual e inmediata. Sus cuadros son espacios de una cierta meditación, que crean un lugar donde confluyen la materia, el color y el compromiso vital.

Juan Barte

Nacido en La Rioja y con una diversa trayectoria vital que le ha llevado a lugares tan diversos como Los Ángeles, Tokio, Laos o Madrid, en el pasado desarrolló su carrera en diseño gráfico. Aunque la fotografía siempre ha sido su centro de interés, fue en los últimos años cuando decidió entregarse por completo a esta obsesión. En 2012 comenzó a fotografiar a los artistas en activo de la generación del Informalismo en un proyecto que se extendería durante tres años. Es ahora con la exposición La Poética de la libertad dentro de las actividades del IV centenario de la muerte de Cervantes, cuando veremos parte del mismo. El trabajo de Barte ha sido publicado en diversos medios y exhibido en galerías e instituciones públicas. Además es coordinador del Photobook Club Madrid promoviendo activamente la difusión de la cultura fotográfica y editor de la publicación Formidable Magazine.

Ficha de la exposición

Exposición: La poética de la libertad

Fecha inauguración: 26 de julio, 2016

Lugar: Catedral de Cuenca

Comisariado: Florencio Galindo, artista, profesor de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid y Carlos Aganzo, periodista, poeta y director del diario El Norte de Castilla.

Diseño expositivo: Francisco de Borja Santurino Yáñez

Organizan: Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Catedral de Cuenca

Artistas: Ai Weiwei, Francisco Farreras, Rafael Canogar, Martín Chirino, Luis Feito, Florencio Galindo y Juan Barte

Horarios: Lunes a domingo, de 10h a 21h - Entradas: aquí