Región

Emite un bando en el que lamenta verse “obligada a ajustarse a la legalidad” y anuncia que elaborará unas nuevas bases para adjudicar legalmente las plazas de empleo público

La alcaldesa de Turleque rectifica y no sorteará las plazas de socorrista y taquillero de la piscina municipal

María del Pilar Martín (PP) argumenta que trató de eludir la legalidad porque “redactar unas bases ajustadas a la legalidad supondría no sólo eliminar el sorteo como forma de selección, sino también eliminar el requisito de estar empadronado”

CCOO se congratula de la rectificación, pero señala que resulta “sorprendente que el Bando deje claro que la alcaldesa era muy consciente de la ilegalidad de las bases que ahora “se ve obligada a rectificar”, pese a lo cual estaba dispuesta a saltarse la ley a la torera”

La Comarca

22/06/2016

(Última actualización: 23/06/2016 10:43)

Imprimir

La alcaldesa de Turleque, María del Pilar Martín (PP), ha publicado un Bando en el que anuncia que “se ve obligada a elaborar unas nuevas bases ajustadas a la legalidad” para regular la convocatoria de dos plazas de socorrista y otras dos de taquillero de la piscina municipal, plazas que el Ayuntamiento que preside quería adjudicar por sorteo entre las personas interesadas empadronadas en la localidad.

El pasado jueves, CCOO pidió públicamente a la señora Martín que reelaborara y acomodara a la legalidad esas bases. CCOO se congratula hoy de la rectificación en toda regla de la señora alcaldesa; que se ha tomado su tiempo pero ha comprendido que las leyes que regulan el acceso al empleo público están para cumplirse; aunque, como deja claro en el Bando, a ella no e gusten.

De hecho, tras reproducir el teletipo de la Agencia Efe que informaba sobre la nota de prensa de CCOO, la alcaldesa explica en su Bando de rectificación que iba a sortear las plazas de socorristas y taquilleros de la piscina “por ser la forma de selección que se ha venido utilizando desde hace más de 25 años sin que nadie, ni oposición ni vecinos haya manifestado estar en contra y participando del acto de celebración del sorteo”.

Y añade: “Si bien se insta a este Ayuntamiento a que proceda a redactar unas bases ajustadas a la legalidad, los vecinos deberían ser conocedores de que esto supondría no sólo eliminar el sorteo como forma de selección, sino también eliminar el requisito de estar empadronado (permitiendo a cualquier persona de cualquier localidad acceder a dichos puestos) tanto de este como de cualquier otro procedimiento de selección, así como exigir que los interesados dispongan de graduado escolar o graduado en ESO, con el perjuicio que esto supondría, ya que los que no dispongan del mismo estarían excluidos del proceso de selección”.

“Por todo ello, nos vemos obligados a elaborar unas nuevas bases ajustadas a la legalidad, con el consiguiente retraso en la apertura de la piscina, por cuanto que para ajustarse a la legalidad hay que establecer unos plazos razonables de publicidad”.

“Lo sorprendente del Bando de la señora Martín es que la alcaldesa deja claro que era muy consciente de la ilegalidad de las bases que ahora “se ve obligada a rectificar”, pese a lo cual estaba dispuesta a saltarse la ley a la torera. O sea: que aparentemente estaba dispuesta a prevaricar”, señala José Luis Arroyo, secretario general de la FSC-CCOO de Toledo.

“Nos alegramos de que gracias a nuestra advertencia se anulen las bases ilegales y la presunta prevariación se quede en grado de tentativa, dado que el Bando de la alcaldesa anuncia ahora que el Ayuntamiento de Turleque se ajustará a la legalidad”.

“Lamentamos que la señora alcaldesa no actuara desde el principio conforme a ley, lo que la hizo perder un tiempo precioso que, sumado al que ha tardado en decidirse a rectificar, más el que se tome ahora para cubrir legalmente las plazas de socorrista y taquillero, retrasará la apertura de la piscina, según dice en su Bando la propia alcaldesa, con el consiguiente perjuicio para los vecinos de Turleque”.

“Rechazamos por completo cualquier responsabilidad en este retraso, responsabilidad que corresponde única y exclusivamente a la señora Martín”, subraya Arroyo.

“Si la señora alcaldesa está en contra de los principios de Igualdad de los españoles y no discriminación que consagra nuestra Constitución (artículos 14 y 19); y si le disgusta que la legislación sobre acceso al empleo público recoja los principios de mérito y capacidad del artículo 103.3 de la Constitución, la señora Martín debe decírselo así a sus vecinos. Y también a su partido, que quizá esté dispuesto a promover los cambios constitucionales y legales necesarios para que la señora Martín organice un bingo entre sus vecinos cuando su ayuntamiento oferte alguna plaza de empleo público”.