Daimiel

A las afueras del Teatro los más pequeños de la Escuela Local de Folclore ambientaron los momentos previos al festival

Cerca de 200 entradas vendidas a beneficio de “Trabajo y Dignidad” en Daimiel

La congregación de las Josefinas organizaba, este sábado, en el Teatro Ayala, un festival benéfico a favor del proyecto que promueve la ONGD para la restauración del Centro Social San José, más conocido como la Guardería de la Hermana Elza, en Nepomuceno, Brasil. Un recurso para niños de familias pobres y sin recursos, y que tuvo como excusa disfrutar a su vez de una boda manchega interpretada por la asociación folclórica Virgen de las Cruces y el grupo folk Puente Viejo

La Comarca

12/06/2016

(Última actualización: 13/06/2016 17:35)

Imprimir

Un año más la congregación de las religiosas Hijas de San José, las Josefinas, organizaba un festival solidario a beneficio del proyecto de restauración del Centro Social San José, más conocido como la Guardería de la Hermana Elza, en Nepomuceno, Brasil, incluido dentro del proyecto de la ONGD ‘Trabajo y Dignidad’.

Un recurso que lleva en marcha más de 40 años y que está dirigido a niños de familias trabajadoras muy pobres y sin recursos, como explicó la hermana María Luisa Ajona, “en el que se da formación, alimento y se previene de enfermedades a cerca de 200 niños entre los 5 meses y los 6 años”.

Acción solidaria en la que Ajona mostró una serie de diapositivas para enseñar al centenar de personas asistentes las diferentes carencias de la guardería, como grietas, mobiliario roto, entre otras; para después dar paso a un espectáculo de algo más de una hora de duración en el que la asociación folclórica Virgen de las Cruces y el grupo folk Puente Viejo se afanaron en representar una “Boda Manchega”.

Un repertorio típico y rico en torno a estas celebraciones de antaño, en el que hubo una ronda para la novia la noche antes del casamiento, el tradicional baile de los novio a base de una rondeña y otras jotas, así como alguna que otra pieza más correspondiente a la tornaboda, el día después de la boda donde proseguía la fiesta y el disfrute de novios e invitados.

Antes, a las afueras del Teatro, concretamente en el Parterre, los más pequeños de la Escuela Local de Folclore ambientaron los momentos previos al festival derrochando arte y salero bailando un par de jotas junto a la fuente de La Manola. Asimismo, las Josefinas y sus diferentes colaboradoras en la localidad pusieron un puesto con diferentes productos artesanales para sumar fondos al proyecto.

En última instancia, la hermana María Luisa, en nombre de toda su congregación, agradeció de corazón la gran colaboración que reciben siempre de los daimieleños y del Ayuntamiento de Daimiel.