Región

En una nota de prensa

Los ecologistas afirman que aumenta la preocupación en Seseña y que no hay "mediciones clarificadoras"

Han hecho una nueva petición formal a la Comunidad de Madrid y a la Junta de Castilla-La Mancha para exigir que se tomen mediciones de los contaminantes más problemáticos y que se divulguen de manera inmediata

La Comarca

18/05/2016

(Última actualización: 18/05/2016 20:20)

Imprimir

Ecologistas en Acción asegura en una nota de prensa que desde primera hora le han sido notificadas numerosas incidencias derivadas del incendio de Seseña que afectan a la población en un radio de 50 km del incendio.

“Todo apunta a que un cambio en las condiciones meteorológicas ha llevado el humo del incendio hacia el oeste y norte del foco, notándose numerosas incidencias en los pueblos y ciudades en un radio de 50 kilómetros” entre las que destacan:

- Hollines y trozos de goma caen en Seseña y Valdemoro. Terrazas, calles, jardines y zonas deportivas tienen una pátina de hollín en muchas zonas.

- Muchas familias deciden no llevar a los colegios a sus hijos y piden que se limpien los patios y que se les garantice la salubridad de las instalaciones.

- Según denuncia telefónica ayer los niños del colegio de Esquivias saliendo con picor de ojos y dolores de cabeza.

- Desde primera hora de hora huele a goma quemada en Getafe, Alcorcón, Móstoles, Villaviciosa de Odón, Boadilla del Monte, Villanueva de la Cañada y otras muchas localidades.

- El número 900 de la Comunidad de Madrid confirma el problema y lo atribuye a un cambio de la meteorología. Indican que darán aviso en caso de que se incremente la contaminación.

- Desde la sierra oeste de Madrid (Valdemorillo y Zarzalejo) se observa una boina de contaminación que asciende por el valle del río Guadarrama. Distintas personas toman imágenes.

Por todo lo anterior, Ecologistas en Acción ha hecho una nueva petición formal a la Comunidad de Madrid y a la Junta de Castilla-La Mancha para exigir que se tomen mediciones de los contaminantes más problemáticos y que se divulguen de manera inmediata.

Consideran que la información de las administraciones para la población está siendo muy deficiente, lo que incrementa la preocupación. También reclaman que se adopten las medidas necesarias para extinguir el fuego lo antes posible.

Las mediciones parecen confirmar el aumento de contaminación

Ecologistas en Acción viene haciendo un seguimiento de los datos que facilitan las estaciones de medición de la contaminación. Como se ha señalado, no se dispone de registros de los contaminantes más problemáticos, pero sí de otros, como las partículas, que permiten extraer algunas conclusiones. Por ejemplo, se detectan superaciones inusuales de los niveles de partículas, no achacables a otros fenómenos distintos a los del derrotero que toma el humo, en diferentes puntos y en diferentes horas, lo cual refuerza el mensaje de que mientras haya fuego, habrá riesgos de salud pública.

Así, la estación de Illescas ha registrado diversas puntas aisladas de partículas, PM10, como los 71 microgramos por metro cúbico (µg/m3) de esta madrugada a las 2:00 h. Por su parte, Valdemoro registró ayer niveles de PM2,5 entre las 15-16 h también inusualmente altos, 48 µg/m3, en relación a las condiciones del resto de la red, lo que refuerza la idea de que se debe a que el humo se dirigió en ese momento hacia esa población.

Esta situación se correlaciona bien con los continuos avisos que está teniendo Ecologistas en Acción de numerosas personas de diferentes municipios de los alrededores del incendio, pero también de lugares más alejados como Alcorcón o Villanueva de la Cañada, que se quejan de olores a goma quemada, humo, que tienen dudas sobre qué hacer, etc.

Por este motivo, la organización ecologista vuelve a insistir en la importancia de medir los contaminantes realmente relevantes para poder tomar decisiones responsables, de divulgar la información de forma inmediata y de hacer un esfuerzo de comunicación hacia la población para indicarles patrones de conducta que minimicen su exposición a los contaminantes en caso de que la columna de humo se dirija hacia sus residencias.