Región

Son tradicionalmente las mujeres de la cofradía, encabezadas por Luisa Torres que lo lleva haciendo muchos años, quienes se encargan de vestir al Santo

La Hermandad de Labradores de Almonacid mantiene la tradición de honrar a San Isidro

El día del patrón de los labradores, comenzó igualmente con la ceremonia religiosa, que ofició el párroco local, José María Rodrigo, a la que siguió una procesión por las calles del pueblo, en la que los fieles portaron a hombros una hermosa talla de San Isidro

La Comarca

18/05/2016

(Última actualización: 18/05/2016 20:23)

Imprimir

La Hermandad de Labradores de Almonacid de Zorita mantiene las arraigadas tradiciones almonacileñas en torno a San Isidro Labrador. La primera en el tiempo se celebró este pasado 14 de mayo, con la misa de vísperas, que se oficia en memoria de los hermanos difuntos. Antes y después de la celebración, se lanzaron cohetes en señal de duelo. A continuación, los cofrades compartieron un aperitivo, charlando sobre el campo, este año más verde y fértil que nunca por las recientes lluvias, por lo que hay grandes expectativas de una gran cosecha.

El día del patrono de los labradores, comenzó igualmente con la ceremonia religiosa, que ofició el párroco local, José María Rodrigo, a la que siguió una procesión por las calles del pueblo, en la que los fieles portaron a hombros una hermosa talla de San Isidro. Son tradicionalmente las mujeres de la cofradía, encabezadas por Luisa Torres que lo lleva haciendo muchos años, quienes se encargan de vestir al Santo. Madrugan por la mañana para trenzarle una vara vegetal al patrono de los labradores, adornada de flores silvestres y rosas, con espigas de trigo y de cebada en la punta. El cayado queda sujeto con unos bonitos lazos blancos, desde la base hasta la punta. Con él, los labradores almonacileños le pidieron a San Isidro una buena y bien madura cosecha de cereal, generosa en kilos. El Santo lo paseó en sus manos por el lucido casco histórico de la localidad.

Esa mañana, miembros de la hermandad, y en general vecinos del pueblo, ofrendaron al Santo alimentos naturales, principalmente productos de la tierra, que luego bendijo el cura, antes de salir a subasta al término de la procesión. La recaudación se dona a la hermandad, para sufragar los gastos de la celebración. La mañana terminó con un aperitivo, regado con la exquisita limonada natural que también elabora Luisa Torres.

A mediodía, la Hermandad organizó una comida de fraternidad, después de la celebración religiosa. Por la tarde, sobre las ocho, es cuando los cofrades se reúnen para echar cuentas y pagar a escote lo que falte, si es necesario. Cuando queda claro el asunto de los dineros, se subastan las borlas del estandarte de la parroquia, que luego portan los niños en las procesiones más típicas de Almonacid, la de la Virgen de la Luz, la de San Isidro y la del Corpus Christi.

También se aclaró en esa reunión quienes serán los cuatro mayordomos de San Isidro el año que viene, que se encargarán de organizar la fiesta y serán los primeros en coger las andas del Santo en 2017.