Provincia

Inaugurada la muestra de Miguel Navarro, un alumno aventajado del recordado pintor

Tomelloso celebra por todo lo alto el 30 aniversario del museo López Torres

El acto, muy emotivo, contó con la presencia de todos los alcaldes y concejales de Cultura que han pasado por la Corporación Municipal durante esta etapa

La Comarca

20/04/2016

(Última actualización: 26/04/2016 18:12)

Imprimir

Ayer martes, la ciudad de Tomelloso celebró por todo lo alto el 30 aniversario de uno de los emblemas de la ciudad. Un 19 de abril de 1986 se inauguró el museo López Torres un hecho que no ha pasado desapercibido para el área de Cultura del Ayuntamiento de la ciudad que ha preparado un completo programa de actividades para celebrar esta fecha. El acto central coincidiendo con el día exacto tuvo lugar ayer. Fue un acto muy emotivo que contó con la presencia de todos los alcaldes que han pasado por el Ayuntamiento durante este periodo de tiempo, así como sus concejales de Cultura.

La actividad comenzó con una interesante charla de Ricardo Ortega que bajo el título “Recordando a Antonio López Torres, una aproximación a su pintura”, guió al público por un recorrido de la historia de la pintura hasta llegar a la figura del Maestro tomellosero. El ponente consiguió despertar el interés del numeroso público que se dio cita en el auditorio del Museo con sus precisos comentarios centrados en ensalzar la persona, la vida y la obra de López Torres. Al finalizar y de la mano de unos argumentos claros, quiso llamar la atención de los asistentes planteando una serie de dudas razonables sobre el lugar que ocupa López Torres en la historia de la pintura o sobre el uso que se ha dado al emblemático centro cultural, ideado, recordó, para ensalzar la figura del recordado pintor. Sobre esto, dijo que “no se puede hablar de Tomelloso sin hablar de Antonio López Torres y no se puede hablar del artista sin hacer referencia a su ciudad”.

El otro protagonista de la tarde fue Miguel Navarro, un alumno aventajado de López Torres que inauguró una excelente muestra de pinturas en la sala de exposiciones temporales del Museo. Navarro, discípulo primero y después gran amigo de López Torres, destacó cómo su personalidad era capaz de transmitirla a la pintura. Navarro no tuvo dudas en afirmar que la mejor enseñanza recibida de López Torres fue su amor por la naturaleza y conseguir que “abrieras los ojos, para aprender a mirar”.

Especialmente emotiva fue la intervención del alcalde Pedro Carrasco encargado de inaugurar el Museo. Según dijo una y otra vez fue un museo realizado por el pueblo de Tomelloso y conseguido sin ningún tipo de ayuda exterior, lo que le convirtió en uno de los emblemas de la ciudad y un gran logro para hacer justicia a la figura de López Torres. Entre los recuerdos que guarda de aquella época, señaló por ejemplo, que a pesar de la situación de quiebra de la empresa que ejecutó el proyecto y los continuos retrasos, se consiguió inaugurar con la presencia de un López Torres, cada vez más enfermo que fallecería un año después. “Fuimos venciendo las dificultades y tomando decisiones importantes, por lo que al final, se pudo inaugurar el museo en fecha gracias al empeño de la Corporación de inaugurar con López Torres vivo”, resaltó por último.

Para la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez, la de ayer, fue la mejor forma de celebrar el 30 Aniversario del Museo López Torres con los políticos que entonces tuvieron mucho que decir a los que dio las gracias por su presencia. La alcaldesa agradeció también a Pedro Carrasco y al concejal de Cultura de entonces, Emiliano Negrillo, que pusieran en marcha este museo con la obra de López Torres, porque según dijo, “es muy importante que los políticos pongamos en valor el legado de los ciudadanos”. El de López Torres recordó, “está abierto a toda la ciudadanía y una visita a este museo sirve para comprobar la belleza de la pintura del maestro”.

Inmaculada Jiménes no tiene dudas en reconocer que la construcción de este museo “la hizo el pueblo de Tomelloso y fue capaz de sacarlo adelante”. También quiso recordar que hace treinta años el mundo de la cultura se volcó en esta inauguración con Félix Grande, Eladio Cabañero, García Pavón o Francisco Nieva, entre los asistentes al evento. Hoy más que nunca, afortunadamente, dijo Jiménez, “tenemos a López Torres como uno de los tomelloseros más importantes de la historia de nuestra ciudad”.