Ciudad Real

El proyecto de Ley que se debate en el Parlamento no llegará a tiempo

CSI·F pide reformar decretos educativos ante la imposibilidad de cambiar la LOMCE a corto plazo

La prueba extraordinaria de 6º de Primaria está prevista celebrarse en mayo

La Comarca

05/04/2016

(Última actualización: 06/04/2016 09:42)

Imprimir

El Sector de Enseñanza del sindicato CSI·F denuncia en una nota de prensa la “sinrazón” que supone que hoy se debata en el Congreso de los Diputados una propuesta de Ley sobre la derogación del calendario de aplicación de la LOMCE y con ello la suspensión de la prueba extraordinaria de 6º de Primaria, que está previsto celebrarse el próximo mes de mayo.

Sin embargo teniendo en cuenta las fechas en las que nos encontramos y la situación de interinidad del Gobierno central, “consideramos que esta iniciativa tiene más inconvenientes que ventajas, aparte de la poca aplicación práctica en caso de que esta sea aprobada”, afirman.

Los motivos para el sindicato son evidentes, ya que toda la legislación está incluida dentro de una Ley Orgánica y los trámites reglamentarios para su modificación total o parcial exigen un tiempo que en ningún caso va a poder llegar a tiempo para el curso 2016-2017.

La prueba extraordinaria de 6º de primaria está programada para mayo y es por tanto “muy improbable que teniendo en cuenta el actual estado de negociación de un Gobierno, pueda llegar a legislar sobre la paralización de una prueba que además de estar refrendada por una Ley Orgánica en vigor, está ya prácticamente en proceso”.

CSI·F Educación ya ha mostrado en numerosas ocasiones su crítica a la LOMCE y su disposición a trabajar para la consecución de una ley orgánica a través de un Pacto de Estado y con ello “lograr la ansiada estabilidad de nuestro sistema educativo”.

Un gesto que inquieta

Además de estas consideraciones legislativas, para CSI·F existen otras de índole profesional que también les sugiere que este debate en este momento tiene “mucho de gesto y puede inquietar más que solucionar problemas”.

En definitiva “la educación no puede ser un arma política” y por ello CSI·F exige trabajar para su mejora, que no puede conseguirse en ningún caso con la aprobación de una Ley Orgánica cada vez que hay cambio de Gobierno, finalizan.