Daimiel

Cientos de carcajadas a lo largo de la V Exhibición de Monólogos que logró reunir a cerca de 700 personas en el Pabellón Ferial la noche del viernes

Daimiel: Nuevo éxito de público y buen humor para poner fin al Carnaval

José Andrés, Tappy, Iñaki Urrutia y Julio A Secas fueron los protagonistas de una velada en la que los chistes cortos o las pequeñas historias cotidianas lograron deleitar al público daimieleño con una edición que repite con éxito para finalizar oficialmente el Carnaval

La Comarca

20/02/2016

(Última actualización: 20/02/2016 21:39)

Imprimir

Nuevo éxito de público y carcajadas por doquier durante la V Exhibición de Monólogos que logró reunir a cerca de 700 personas en el Pabellón Ferial la noche del viernes. Por quinto año consecutivo la concejalía de Festejos organizaba esta cita como broche final del Carnaval en la localidad que se extendió durante casi tres horas y media de humor desenfrenado.

El primero en irrumpir en el escenario fue el cómico manchego José Andrés, que participaba en esta exhibición por segunda vez, y que planteó un monólogo en torno a las diferencias entre hombres y mujeres con el que logró conectar con el público. Para finalizar, el humorista de Campo de Criptana se atrevía con un juego de improvisación con el que hizo partícipe al público, algo que como él mismo confesaba le parece imprescindible en sus actuaciones, “me gusta mucho que la gente participe de mis monólogos y sea un espectáculo original para ellos”.

El segundo monologuista de la noche fue Tappy, humorista sevillano que puso la nota musical a la velada, ya que ofreció un espectáculo musical cómico. Enfundado en su guitarra fueron varias las canciones versionadas con mucha guasa y con un humor a veces un tanto “gamberrete”, afirmaba el propio Tappy, donde también hubo hueco para una pequeña crítica constructiva de la sociedad actual.

Catorce años dedicándose profesionalmente al humor a lo largo de los cuales ha tenido días en los que nadie se ha reído de sus chistes, “algo muy común a todos los cómicos”, aseguraba minutos antes de subirse al escenario, “y donde lo que más me gusta oír tras una actuación es que gracias a mi monólogo alguien ha olvidado en ese rato los problemas que le agobian”. Algo que dejó patente en Daimiel, donde desde el primer minuto se empeñó en que el público disfrutase e incluso tararease algún que otro tema.

El tercer protagonista del show fue el reconocido humorista madrileño Iñaki Urrutia, que también lograba una gran conexión con el público a través de pequeñas historias que tuvieron como punto de partida su pequeño pueblo al que sigue acudiendo a veranear y su abuela. Desde aquí Urrutia se afanó por incluir el mayor número de chistes en el menor tiempo posible con los que la gran mayoría no pudo parar de reír, en un número que finalizaba formando dúo con Tappy a la guitarra y al son de “Mi gran noche”.

Julio A Secas fue por segundo año consecutivo el maestro de ceremonias y encargado de presentar a cada uno de sus compañeros a través de breves apariciones en las que también tuvo espacio para derrochar su particular espectáculo. El showman y parodiador mallorquín incluyó pequeñas píldoras de humor con chistes rápidos y efectivos, imitaciones, y con alguna que otra historia personal que también hizo las delicias de los allí presentes.