Daimiel

En la tarde del sábado y como todos los 17 de enero

La bendición de animales y la hoguera protagonizaron el día de San Antón en Daimiel

La bendición de los animales y las tres vueltas a la iglesia de Santa María iniciaron los primeros actos de una tarde que concluyó con el prendimiento de la hoguera en la Plaza de San Antón. Los encargados de hacerlo fueron Leopoldo Sierra, alcalde de Daimiel, Manuel Susmozas, mayoral del año y Domingo Torres, presidente de la Peña Equina Rocinante

La Comarca

17/01/2016

(Última actualización: 18/01/2016 09:12)

Imprimir

Ahuyentar las enfermedades y plagas de los animales a través de una hoguera mágica celebrada en lugares estrechamente relacionados con las labores de la cosecha. Esa es una de las principales teorías que existen en torno a la “mágica” hoguera de San Antón que año tras año se celebra en muchos puntos del país para celebrar la festividad en honor al patrón de los ganaderos. Siglos después, y pese a algún periodo de parón, la tradicional hoguera de San Antón sigue desarrollándose en Daimiel gracias, entre otros, a la desinteresada labor de la Peña Equina Rocinante que en la noche del sábado se encargó de celebrar la festividad en la céntrica plaza de San Antón.

Leopoldo Sierra, alcalde de Daimiel, Manuel Susmozas, mayoral del año y Domingo Torres, presidente de la Peña Equina, se encargaron de prender la hoguera ante la mirada de centenares de daimieleños que acudieron a la llamada del fuego y de los pitos que se repartieron posteriormente. Sarmientos verdes y sarmientos secos fueron los elementos necesarios para originar un fuego que, como explicó el mayoral del año y miembro número uno de la peña, “ha sido natural cien por cien, no ha hecho falta echar gasoil ni nada”. Manuel Susmozas, que afronta su papel de mayoral de año con “mucha alegría y satisfacción”, reseñó la labor de la peña al “reavivar una tradición que estaba muerta. Se celebraba antiguamente pero se dejó de celebrar y hasta que no llegó la Peña Equina no se volvió a reanudar”.

Un mensaje al que se unió Leopoldo Sierra que felicitó a la peña y valoró el trabajo que hacen por mantener vivas las tradiciones de la localidad “Gracias a ellos y gracias a muchas asociaciones se siguen manteniendo muchas tradiciones que nos permiten acordarnos del pasado y de cómo esto antiguamente era el inicio de las noches de frío”, explicó Sierra. La noche finalizó con la rifa de un lote de productos elaborados por la Carnicería Juanma que sustituyen la tradicional rifa del “guarrillo de San Antón”ya que, como detalló Domingo Torres “para que el pueblo contribuyera a la rifa se decidió donar el guarrillo en canal y ya preparado. También se entregan derivados del guarro, lomo, jamones, chorizos, morcillas…”.

Bendición de animales

Unas horas antes, decenas de daimieleños recorrieron las calles de la localidad acompañados de sus mascotas. Caballos, perros fueron los mayores protagonistas de un desfile en el que también se pudo ver algún gato, periquitos o tortugas. El sacerdote Valentín Sánchez Rojas se encargó de bendecir todos a las puertas de la iglesia de Santa María la Mayor. Justo después se celebró la función religiosa, al mismo tiempo que el triduo.