Daimiel

Es la decisión que se tomó en el pleno de enero celebrado el lunes por la noche y que obtuvo los votos a favor del Grupo Municipal Popular, la abstención de Izquierda Unida-Ganemos y el voto en contra del Grupo Municipal Socialista

Los concejales liberados de Daimiel y el personal eventual de la pasada legislatura cobrarán la paga extra suprimida en 2012

Se desestimó la moción de IU-Ganemos sobre pobreza energética ya que de las cuatro medidas que contenía “dos se están haciendo ya y las otras dos no son viables”, expuso el portavoz del PP, Jesús David Sánchez de Pablo

La Comarca

12/01/2016

(Última actualización: 13/01/2016 10:19)

Imprimir

Personal eventual contratado en 2012, alcalde y los dos concejales liberados de la pasada legislatura cobrarán la paga extra que se suprimió ese año y a la que voluntariamente renunciaron entonces “en solidaridad” con los trabajadores públicos municipales. Es la decisión que se tomó en el pleno de enero celebrado el lunes por la noche y que obtuvo los votos a favor del Grupo Municipal Popular, la abstención de Izquierda Unida-Ganemos y el voto en contra del Grupo Municipal Socialista.

La concejala de Personal, María Dolores Martín de Almagro, que recordó durante el debate que tanto ella como el alcalde, funcionarios de la Junta de Comunidades, renunciaron “también voluntariamente” al 3% de su sueldo la pasada legislatura, defendió que los políticos son “unos sencillos trabajadores más” del Ayuntamiento y que como tales, “una vez que el resto del personal municipal está recuperando esa paga”, traían a Pleno esta propuesta, tal y como “nos obliga la ley” a hacerlo.

Desde la oposición, la portavoz socialista, Eva María López, se sorprendió por “recuperar algo a lo que se renunció voluntariamente” por lo que, entendía, “no es comparable” al resto de trabajadores. Así las cosas, López, que cifró este desembolso “en unos 10.000 euros”, afeó a los populares que digan que “para muchas cosas no hay dinero y para esto sí”.

Reproches que también llegaron desde el portavoz de Izquierda Unida-Ganemos, Galo Sánchez-Bermejo, quien veía “muy difícil” la justificación de esta medida porque “las condiciones económicas de las arcas municipales son iguales o peores” que hace tres años. Asimismo, Sánchez-Bermejo afeaba a Martín de Almagro que obviara que “son trabajadores y jefes a la vez”.

La portavoz popular tildó de “demagogia” estas críticas, recordándole al portavoz de IU-Ganemos que él solicitó “dos horas de liberación” al inicio de la legislatura. En su turno de cierre, el alcalde, Leopoldo Sierra, reiteró que “como funcionario ganaba más dinero” que su actual nómina y se sumó a la misma argumentación de Martín de Almagro. En este sentido, aclaró, “no se está cometiendo ninguna ilegalidad”.

Moción sobre pobreza energética

La segunda propuesta que se elevó a pleno, una moción de IU-Ganemos donde solicitaba un plan municipal para prevenir y luchar contra la pobreza energética, quedó desestimada porque de las cuatro medidas que contenía “dos se están haciendo ya y las otras dos no son viables”, expuso el portavoz del PP, Jesús David Sánchez de Pablo. En primer término, el concejal de Promoción Económica detalló que el asesoramiento sobre el bono social en la factura eléctrica y sobre el aislamiento en las viviendas se trabaja en las delegaciones de Consumo y Servicios Sociales. A continuación, Sánchez de Pablo señaló que negociar un mínimo exento con las compañías suministradoras excede la competencia municipal y “ni siquiera el Estado ha tenido éxito” en este punto, y por último, entendía que poner en marcha la recogida de los restos de poda de los agricultores daimieleños para destinarlos al calentamiento de los hogares que padecen pobreza energética supondría “unos costes más elevados que los beneficios que pudiera generar”.

Sánchez-Bermejo entendía que estas objeciones se pueden revertir “con voluntad política” y pedía que no se olvidara esta cuestión porque “no es de recibo que haya gente en sus casas con abrigo y con cinco mantas en la cama”. “Si tenemos claro que el problema existe, debemos hacer algo para que esta situación no se perpetúe”, añadió.

Desde las filas socialistas, su concejal Rosa María González, apuntó que “los partidos políticos no podemos mirar para otro lado en este asunto” y citó como ejemplo la ayuda regional de 150 euros que se ha activado para las familias que realmente no puedan hacer frente al pago de esos recibos. Asimismo, el grupo socialista aprovechó para solicitar que se cambiará la forma de baremar las ayudas que se gestionan desde Servicios Sociales. “No decimos que esas familias no lo necesitan, sino que hay que trabajar una nueva forma de evaluar a todas las familias necesitadas”, comentó González.

En la réplica, Sánchez de Pablo defendió el trabajo de los profesionales de esta delegación municipal y explicó que, gracias a su labor, en 2015 se tramitaron 68 ayudas que evitaron cualquier corte de luz en los hogares daimieleños. “No seré yo quien cuestione este trabajo”, recriminó a la portavoz socialista.

Este punto se volvió a tratar al final de la sesión cuando desde el público un ciudadano insistió en que hay posibilidades de poner en marcha alguna de las medidas que planteaba la moción. En la contestación, Sánchez de Pablo siguió mostrando sus reticencias a la viabilidad de las mismas desde la administración pública, aunque el portavoz popular mostró su disposición a seguir debatiendo sobre el asunto para encontrar puntos de acuerdo.

Preguntas

Finalmente, a raíz de dos preguntas del grupo socialista, el concejal de Limpieza Viaria, Ricardo Sáez, repasó los controles periódicos que se hacen en las fuentes públicas y en las instalaciones municipales para prevenir problemas de salud pública; y el concejal de Obras, Rafael Marcelino, anunciço que los aparatos de gerontogimnasia que donó la Obra Social de La Caixa a la asociación Aires Nuevos se ubicarán próximamente en una zona del Parque del Carmen cercana al Pabellón Municipal.