Deportes

Jornada 17. Tercera División. Grupo 18

El partido entre el Manzanares C.F. y el San José Obrero debe de ser un punto de inflexión en la temporada

Los de arriba se están marchando, los de abajo vienen apretando, ganar los dos próximos partidos seria para el Manzanares respirar y afrontar la segunda vuelta con renovadas ilusiones

Juan Díaz Benito

11/12/2015

(Última actualización: 12/12/2015 08:13)

Imprimir

Honestamente mi corazón me pide una cosa distinta a lo que me pide mi cerebro, se impone lo que me pide el cerebro, por lo que vuelvo a ser quien nunca debí dejar de ser. Este domingo el partido entre el Manzanares C.F. y el San José Obrero, debe de significar un antes y un después en la temporada, el antes andado está hecho pero el después está aún por andar.

El corazón me pide decirle a la afición de Manzanares, que este domingo sí que es una final la que va a disputar el conjunto franjiblanco frente al San José Obrero ya que comienza una nueva etapa con un nuevo inquilino en el banquillo manzanareño y con nuevas perspectivas y por qué no decirlo nuevas ilusiones. Lo pasado, "pasado es", las equivocaciones si es que las hubo, "equivocaciones son", pero cuando alguien es valiente a la hora de tomar decisiones aunque puedan llegar a criticárselas, hay que felicitarlo. Probablemente por temas que no vienen al caso, no sea yo el más adecuado, pero lo voy a ser y quiero felicitar públicamente a la junta directiva del Manzanares y a su presidente por ser valientes y tomar decisiones importantes por el bien del equipo.

Guillermo Alcázar y Valerio, vuelven al banquillo del Manzanares, dos grandes profesionales y por encima de todo dos grandes personas y además muy honestas. No voy a recordar las batallas del "abuelo cebolleta", porque al fin y al cabo solo son batallas, voy a ceñirme a la realidad y ésta nos dice que cada partido en el "José Camacho" va a ser una final y además en toda regla. Los de arriba se están marchando, los de abajo vienen apretando, ganar los dos próximos partidos seria respirar y afrontar la segunda vuelta con renovadas ilusiones.

Este domingo frente al San José Obrero, no estará Olivares por sanción, Chule es baja definitiva, por lo que quedan casi los justos para hacer convocatoria y para salir a darlo todo en un partido a vida o muerte. La dinámica y las ideas del nuevo entrenador, no llegan por obra y gracia de "birlibirloque" necesitan un tiempo, por lo que para el partido del domingo solo se pide intensidad, concentración, ningún error y ganar el partido por lo "civil" o por lo "militar" dentro de la más exquisita deportividad.

La afición es la que es, poca o mucha en número, pero es una afición fiel que este domingo tendrá que subir un grado su fidelidad para empujar a los suyos en busca del triunfo final. El rival del domingo, ha ido de menos a más, es un rival difícil y con Tajamata en punta o de media punta lo que es un peligro añadido en todos los sentidos. Las derrotas últimas son historia, la clasificación no hay que mirarla, afición y equipo deben de mirarse a la cara y cuantas más dificultades haya por mal juego o mal resultado más apoyo debe haber desde la grada