Región

Recuperando así una vieja tradición en un taller que vuelve a organizar este año, por segunda edición consecutiva, la asociación local UMAT. Será este sábado, en el local municipal de la calle Jardines, a partir de las 18:00 horas

Este sábado, los trillanos aprenderán a construir sus propios instrumentos musicales navideños

La Comarca

11/12/2015

(Última actualización: 12/12/2015 08:12)

Imprimir

La Asociación UMAT, creada en el año 2014 con el fin de crear, apoyar, fomentar y difundir cualquier actividad, agrupación o manifestación musical y artística que se lleve a cabo en el municipio de Trillo, inició su actividad precisamente por estas fechas con la convocatoria de un taller de instrumentos tradicionales navideños. En 2015, Eduardo Sardat, que ya guio a los trillanos el año pasado en el noble arte de la construcción de instrumentos musicales, volverá a impartir el taller, debido a la aceptación que tuvo su primera edición.

Tendrá lugar en el local municipal de la calle Jardines, este próximo sábado, día 12 de diciembre, a partir de las 18 horas. El taller tiene mucho que ver con la relevancia que tradicionalmente ha tenido la Misa del Gallo en Trillo. Para los lugareños, es un momento muy especial. Nada más terminar la ceremonia religiosa, en una iglesia repleta, todos juntos hacen sonar los instrumentos caseros y cantan los villancicos típicos, como el de 'La virgen camina a Egipto', o 'Las doce palabritas'. A buen seguro que muchos de los instrumentos que se fabriquen, sonarán en la medianoche del día 24 al 25 de diciembre.

Los organizadores del taller se encargarán de facilitar el material a los alumnos de todas las edades que se quieran acercar. Para ello llevarán botes y pieles de cabra curtida, mimbre o tallo de olivo, hilo de bramante, clavos pequeños y bridas. Eduardo guiará a niños y mayores para que cada uno pudiera salir con su propia zambomba, o también pandero, listos al salir de clase. Después de fabricar la caja de resonancia con el bote, irán centrando y ajustando las pieles de cabra, y cortando a medida los palos de olivo, o de mimbre, con los que se toca la zambomba.