Puertollano

En una nota de prensa

CCOO denuncia la presencia de 138 trabajadores de cuatro empresas distintas en los centros de producción de ‘Jamones Arroyo’ en Puertollano y Argamasilla

Según el sindicato sólo a 28 se les aplica el convenio de Industrias Cárnicas, el resto sufre muy distintas condiciones laborales y salariales, en muchos casos con contratos en fraude de ley

La Comarca

24/11/2015

(Última actualización: 26/11/2015 20:08)

Imprimir

La Federación Agroalimentaria de CCOO en Ciudad Real denuncia en nota de prensa la situación de la empresa ‘Jamones Arroyo’ que tiene dos centros de trabajo, en Puertollano y Argamasilla de Calatrava, "en los que conviven 138 trabajadores encuadrados en cuatro empresas diferentes, con muy distintas condiciones laborales y salariales".

La empresa titular, Jamones Arroyo, es la única que aplica a su plantilla el Convenio Colectivo estatal de Industrias Cárnicas. Pero, según el sindicato, "desde octubre del pasado año Jamones Arroyo ha dado entrada en sus centros de producción a otras tres empresas, Ilunión, Seinda SL y Sertradec; y se ha desecho de la mayoría de sus trabajadores directos, despidiendo a los que no aceptaron cambiarse a estas otras empresas".

Añade que en la actualidad, Jamones Arroyo sólo tiene ya 28 trabajadores en plantilla, de los que ocho trabajan en el centro de producción de Argamasilla y los otros 20 en Puertollano. "A estos últimos se les está forzando ahora a elegir entre cambiarse a la empresa Ilunión o irse a la calle".

La Federación Agroalimentaria de CCOO explica que Ilunión es una empresa del grupo ONCE "que cuenta con una plantilla de 45 trabajadores en el centro de trabajo de Jamones Arroyo en Puertollano. Estos trabajadores cobran un salario medio de 900 euros mensuales".

Mientras que Seinda S.L. cuenta con 40 trabajadores distribuidos entre los dos centros de trabajo de Jamones Arroyo. "Casi todos ellos tienen un contrato de cuatro horas y trabajan entre ocho y doce, de lunes a domingo, con un salario de 750 euros mensuales".

Por su parte, Sertradec tiene 25 trabajadores en el centro de trabajo de Argamasilla de Calatrava. "La mayoría son inmigrantes búlgaros y rumanos, con salarios y condiciones similares a los trabajadores de Seinda".

“La estrategia de Jamones Arroyo para abaratar costes laborales es a nuestro juicio ilegal, e inmoral desde todo punto de vista”, denuncia Demetrio Muñoz, responsable de CCOO-Feagra en Ciudad Real.

“La mayoría de los trabajadores sufren ahora unas condiciones laborales inaceptables. Y en muchos casos las empresas están incurriendo en fraude a Seguridad Social, al realizar contratos por muchas horas menos de las realmente trabajadas, por las que no cotiza”

“Exigimos a la empresa Jamones Arroyo que cumpla con la legislación laboral vigente; y que a todas las personas que trabajan en sus instalaciones se les aplique el salario convenio de Industrias Cárnicas y se les respeten los derechos que en él se recogen”, concluye la nota de prensa.