Puertollano

Así lo ha confirmado el gerente del Tanatorio-Crematorio Virgen de Gracia, Pedro Muñoz, durante una jornada de puertas abiertas

La incineración en Puertollano ronda los 600 euros

Este nuevo crematorio instalado en el Polígono Sepes cuenta con instalaciones modernas que se han complementado con vestuarios

Ofrece una amplia gama de urnas biodegradables, e incluso joyas funerarias para portar una pequeña muestra de las cenizas de los difuntos

Mamen Fernández

24/11/2015

(Última actualización: 26/11/2015 20:07)

Imprimir

Incinerarse en Puertollano tiene un coste que ronda los 600 euros. Así lo ha confirmado el gerente del Tanatorio-Crematorio Virgen de Gracia, Pedro Muñoz, durante una jornada de puertas abiertas que se celebra durante todo este martes en las instalaciones del polígono Sepes. Un servicio novedoso en la ciudad industrial que resulta ser mucho más barato en todos los sentidos que los servicios que conllevan el proceso de inhumación, que supondrían el mantenimiento posterior del lugar mortuorio.

Estamos ante un nuevo espacio que complementa los servicios funerarios que se venían ofreciendo en el Tanatorio-Crematorio Virgen de Gracia y que ya se ha puesto en marcha con la cremación de tres cuerpos.

Durante esta jornada de puertas abiertas, a la que han sido invitados políticos locales, asociaciones y colectivos vecinales, los ciudadanos han podido comprobar in situ cómo funciona el servicio de incineración y conocer el crematorio y todos los espacios que lo rodean. No obstante, en palabras del propio gerente, la intención de la jornada es que los vecinos conozcan que tienen a su disposición un servicio de crematorio en la ciudad, y se mostraba sorprendido por la gran cantidad de visitas que está recibiendo, “a pesar de la sensibilidad del tema en sí”.

Instalaciones modernas y variedad de urnas

Este nuevo crematorio cuenta con instalaciones modernas, que se han incrementado con unos vestuarios muy completos con duchas y servicio de ropa de baño, con el fin de que los familiares tengan un lugar para el aseo personal.

Así, con este espacio se ha intentado que la “pérdida de un ser querido, a pesar de lo dolorosa que es, sea lo más liviana y pasajera posible”. De ahí, se han cuidado los detalles al máximo, y entre las novedades se han incorporado urnas ecológicas y biodegradables, dejando a elección de los familiares el diseño de la misma y lo que hacer con ella, ya que se puede enterrar y convertirse en compost o bien esparcirlas en cualquier zona al no contaminar.

Otra de las opciones para recordar a los seres queridos en llevarlos siempre encima portando las cenizas en joyas funerarias, unos detalles cuyo precio es muy variado, de manera que habría que atender a los materiales de los que está elaborada, pudiendo elegir en plata que costaría unos cien euros u otros más exquisitos como diamante u oro que alzarían sustancialmente el precio.

Además, el Tanatorio-Crematorio Virgen de Gracia ofrece a los familiares de las personas incineradas la opción de repartir las cenizas en diferentes urnas de un tamaño más pequeño a las habituales, con el fin de que cada ser querido pueda tener un recuerdo del difunto.

Especificaciones del horno crematorio

El recién estrenado horno crematorio está decorado con un paisaje de fondo en tonos vivos con la imagen de un puente bajo el que pasa un río, algo muy simbólico según explicaba Muñoz, representando el río el transcurso de la vida y el puente el paso de la vida a la muerte. “Lo que queremos es que los último que los familiares guarden en la retina no sea desagradable ni fúnebre”, desde la más plena sensibilidad, decía Muñoz.

Cabe reseñar que el proceso de incineración en sí, en el que el horno alcanza los 850 - 1.000 grados, tiene una duración de tres horas, y los familiares tendrían las cenizas del difunto cuatro horas después del inicio de la incineración.