Puertollano

El pasado lunes en el salón de actos del centro educativo

Los alumnos del Conservatorio "Pablo Sorozábal" de Puertollano celebran Santa Cecilia con un concierto

Los alumnos del Pablo Sorozábal no han escatimado en esfuerzo y cariño a la hora de preparar este evento dedicado a su patrona, y fue una excelente forma de empezar la temporada de conciertos del Conservatorio de Música, que parece será muy intensa un año más

La Comarca

24/11/2015

(Última actualización: 26/11/2015 20:07)

Imprimir

El Conservatorio Profesional de Música Pablo Sorozábal el pasado lunes celebró el concierto extraordinario conmemorativo de la patrona de los músicos, Santa Cecilia.

La sala estuvo abarrotada desde el primer momento y el público asistente pudo disfrutar de las actuaciones de diferentes grupos de cámara formados por alumnos del centro.

El concierto comenzó con la única intervención individual de la noche, un alumno de guitarra del centro, Sergio Montañés Gómez, que demostró su versatilidad tocando en primer lugar “Capricho árabe” de Tárrega, y más tarde, cambiando a su guitarra flamenca, deleitó a los presentes con “Llanto a Cádiz” de Paco de Lucía.

Dúo de flautas

A continuación, un dúo de flautas interpretó el scherzo de “El sueño de una noche de verano”, obra basada en la novela homónima de William Shakespeare compuesta en la primera mitad del siglo XIX por Felix Mendelssohn. Franz Danzi tomó el relevo de su compatriota Mendelssohn a través del tercero de sus quintetos op. 67, piezas casi contemporáneas de “El sueño de una noche de verano” y que el quinteto de vientos del conservatorio interpretó con gran profesionalidad.

La recta final del evento estuvo protagonizada por compositores actuales. Así, la precisión rítmica del cuarteto de saxofones dio vida a la suite de danzas iberoamericanas “Sud América” del compositor francés Lino Florenzo.

Para concluir el concierto, reapareció el grupo de percusión del centro interpretando “Raining Buckets” de Houllif y “Rhythmitis” de Beck, obras que causaron sensación en el público asistente por la espectacularidad y pasión con que fueron ejecutadas.