Región

En nota de prensa

Gobierno, CECAM, CCOO y UGT recuperan el Diálogo Social en Castilla-La Mancha para trabajar juntos por la recuperación social y económica de la región

La Comarca

06/10/2015

(Última actualización: 06/10/2015 21:36)

Imprimir

El Gobierno y los agentes sociales de Castilla-La Mancha han reabierto hoy el diálogo social en la comunidad autónoma con una Declaración Institucional que les emplaza a concertar un “Acuerdo Marco para la recuperación social y económica de la región”.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el presidente de la patronal CECAM, Ángel Nicolás, y los secretarios generales de los sindicatos más representativos, CCOO y UGT, José Luis Gil y Carlos Pedrosa, han firmado esta mañana esta Declaración Institucional en el Palacio de Fuensalida de Toledo, sede del Gobierno regional. En el acto también ha participado el vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro, al que Page ha definido como “muñidor del acuerdo” y que será el responsable de llevarlo adelante, impulsando y organizando el proceso de concertación abierto por el Gobierno y los agentes sociales.

“A partir de hoy, el Diálogo Social, será la seña de identidad con la que el Gobierno de Castilla-La Mancha va a trabajar con los agentes sociales que hoy lo suscriben” subrayó Guijarro.

También los agentes sociales han subrayado la importancia y la transcendencia de recuperar el diálogo social tras cuatro años en los que no ha existido con el Gobierno de María Dolores de Cospedal.

José Luis Gil destacó al respecto que “la Declaración establece un compromiso claro entre el Gobierno Regional, los representantes patronales y los sindicatos más representativos. Abre los cauces para el diálogo y nos compromete a todos. Nosotros, las Comisiones Obreras asumimos esa responsabilidad”, la de “contribuir a la transformación social, económica y laboral de Castilla-La Mancha”.

Con estos objetivos, los agentes sociales y el Gobierno negociarán en los próximos meses un Acuerdo Marco en torno a tres bloques: uno dirigido a la puesta en marcha de medidas para lograr la recuperación económica; otro para conseguir la recuperación social a través de la mejora del sistema educativo y sanitario y de los servicios sociales; y un tercero para encaminar la reforma institucional y la consolidación del diálogo social, a través de la reforma del Estatuto de Autonomía, la ley del Gobierno o la ley de Transparencia.

Los dos primeros estarán abiertos a la participación de otros colectivos o entidades concernidas por cada una de las materias a tratar, porque el gobierno quiere “que mucha gente se sienta incluida” en el proceso de diálogo, subrayó Page.

En la elaboración del tercero “se deberá dar participación a las formaciones políticas de Castilla-La Mancha, tengan o no representación parlamentaria”. De hecho, al acto de hoy ya acudió el coordinador regional de Ciudadanos, Antonio López, además de los portavoces de PSOE, Blanca Fernández, y de Podemos, David Llorente, y del presidente de las Cortes regionales, Jesús Fernández Vaquero. No asistió, sin embargo, ningún representante del PP, que mediante nota de prensa dijo que lo que tiene que hacer el Gobierno de CLM es “seguir las políticas de Cospedal”.

Según indicó el presidente de CLM, este proceso abierto hoy debe producir “no menos de 20 normas, decretos y algunas leyes; y entre 15 y 20 planes sectoriales estratégicos”.

“Si abrimos el melón del diálogo es para tomárnoslo en serio”, dijo Page, que anunció que “a partir de esta firma, el Gobierno se abstendrá de tomar decisiones que tengan que ver con lo firmado sin consultar antes con los agentes sociales”.

Aunque lo objetivos son múltiples, y algunos de ellos superarán la legislatura, Page señaló que lo fundamental es que el Acuerdo Marco sirva para “conseguir que dentro de cuatro años tengamos la mitad de paro que ahora” por lo que pidió a los negociadores que todo los que acuerden “lo pasen por un filtro: si es bueno o malo para el empleo”.

Page señaló que espera que el Acuerdo Marco esté definido a principios del año próximo, una vez pasen las elecciones generales; pero advirtió que el proceso de diálogo “tendrá baches, interferencias, complicaciones” y no hay garantía de que concluya en acuerdo en todos los asuntos”.

Pero recalcó que “en los tiempos que corren, el coraje está en ser dialogante. Firmar este acuerdo requiere firmeza porque todos nos vamos a dejar pelos en la gatera. Empezamos un camino que nos va a llevar a hacer un footing social que va a fortalecer el músculo de Castilla-La Mancha, no va ser milagroso ni fácil; pero se trata de hacer el camino juntos y de llegar juntos a la meta”.

“Estamos satisfechos con esta Declaración. Abre un camino que nos obligamos a recorrer juntos y expresa, de forma clara, lo que nos corresponde desarrollar. Marca el inicio de un trabajo común, que buena falta le hace a la región”, destacó por su parte José Luis Gil.

“La Declaración es el reconocimiento de la importancia del mundo del trabajo, de sus organizaciones más representativas, en la construcción autonómica y en la determinación de políticas y actuaciones para lograr una mayor cohesión social y un mejor reparto de la riqueza”.

“Hoy, reafirmamos el valor del diálogo social y el papel de los interlocutores sociales cómo agentes imprescindibles para la construcción y el avance de nuestra región. También para la estabilidad social y política. Y más importante: para resolver los problemas de la gente”.

“Por eso nos implicamos hoy con el Gobierno Regional, en el refuerzo del consenso y la concertación para acometer cambios y mejoras en el ámbito social y laboral. Y por eso comprometemos hoy al Gobierno Regional en su gestión política. A él le corresponderá disponer medios y recursos para conseguir los objetivos señalados y para hacer posibles los acuerdos que alcancemos en las mesas de negociación”, concluyó Gil.

Por su parte, Carlos Pedrosa celebró “la victoria de la normalidad” que supone la recuperación del Diálogo Social en CLM y lamentó que “se hayan aprovechado los errores de las organizaciones sindicales no para criticar, que siempre se puede criticar, sino para criminalizar los procesos de diálogo social, que han supuesto un aval importantísimo y una apuesta de avance fundamental durante casi cuarenta años de democracia”.

Ángel Nicolás, por su parte, también defendió el diálogo social como el “mejor camino para la aplicación de las medidas que se acuerdan”, al tiempo que señaló que la CECAM también desea “seguir profundizando en el proceso de reformas estructurales”.

Adjuntos

Audio de Gil: