Región

Data del siglo XVI y está considerada una de las obras más importantes de la orfebrería religiosa en España

Finaliza el estudio de la custodia procesional de la Catedral Primada de Toledo

Los trabajos, que empezaron el pasado mes de julio se han llevado a cabo con la dirección y coordinación del Instituto del Patrimonio Cultural de España

Perteneció a la Reina Isabel la Católica, fue declarada Bien de Interés Cultural el año 1909 y tiene más de tres metros de altura

La Comarca

17/09/2015

(Última actualización: 18/09/2015 10:22)

Imprimir

Ha finalizado el estudio de la custodia procesional de la Catedral Primada de Toledo que se inició el pasado mes de julio, impulsado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE). El objetivo de la investigación ha sido recabar la información necesaria para llevar a cabo el proyecto de intervención en la citada custodia, datada en el siglo XVI y considerada una de las obras más importantes de la orfebrería religiosa en España. La custodia está declarada Bien de Interés Cultural desde el año 1909.

Los trabajos, dirigidos por Paz Navarro, conservadora del Servicio de Conservación y Restauración de Obras de Arte y Patrimonio Arqueológico y Etnográfico del IPCE, se han centrado en el estudio documental y etiológico de la custodia, el estudio estructural y de viabilidad del desmontaje, así como la caracterización de materiales, posibles recubrimientos y productos de alteración, además de pruebas de limpieza.

La gran custodia procesional de la Catedral Primada de Toledo, con más de tres metros de altura, es obra del platero alemán Enrique de Arfe. Sirve para cobijar otra custodia interior, de mano, que perteneció a la Reina Isabel la Católica y se asientan ambas en la Peana de los Ángeles. Estas custodias del conjunto toledano son un ejemplo paradigmático del momento de transición de las artes en el ámbito hispano desde el Gótico al Renacimiento. El modelo arquitectónico del último estilo medieval está presente en la estructura de ambas piezas, así como en ciertos motivos decorativos y la diversidad en los adornos, propia de la complejidad de la fase final del gótico.