Nacional

El Observatorio del Turismo Rural presenta un informe que centra el problema de la estacionalidad en el sector, así como su impacto, evolución e influencia en las diferentes autonomías

El interior de España, el menos estacional en turismo rural

Según los datos presentados, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón, que concentran un 38% de los alojamientos rurales del país, son autonomías donde se sufre menos esta problemática

La Comarca

27/08/2015

(Última actualización: 27/08/2015 18:24)

Imprimir

El Observatorio del Turismo Rural, proyecto liderado por EscapadaRural.com, CETT-UB y Netquest ha elaborado un informe que refleja la estacionalidad del sector. Según la encuesta realizada a más de 2.000 propietarios de alojamientos rurales de todo el país, esta cuestión preocupa al 52,7% de los mismos. Por otro lado y, teniendo en cuenta las 1.600.000 solicitudes de reserva producidas desde 2012 hasta julio de 2015 a través de Escapadarural.com, entre las comunidades menos afectadas encontramos a las dos Castillas y a Aragón. Estos destinos reúnen más de 6.000 casas rurales, lo que representa un 385 de la oferta del país según las últimas cifras del INE.

Castilla y León, comunidad líder en oferta y demanda en turismo rural, mantiene unos resultados similares a lo largo del año, si bien noviembre destaca en cifras tanto en 2012 y 2013, como especialmente en 2014. Por otro lado, el número de solicitudes de reserva registradas en el último mes de marzo sí supone un pico más pronunciado con respecto a años precedentes. Concretamente se alcanzó una cifra que supera las 10.000, mientras que en años anteriores iban de 3.000 a 6.000.

Lo mismo ocurre con su vecina Castilla-La Mancha, que siendo menos popular como destino, sí que obtiene unas cifras de solicitudes de reserva similares cada mes. En esta comunidad, dichas solicitudes sólo suben significativamente en noviembre de 2014 y marzo de 2015. En éste último caso, el incremento asciende hasta casi 8.000, mientras que de 2012 a 2014 no se alcanzaban las 4.000.

Aragón también se encuentra entre las regiones con mayor estabilidad en sus cifras de reservas a lo largo del año, si bien marzo de 2015 presenta un salto en el número de solicitudes de reserva, triplicando los resultados de los dos años anteriores.

Otras autonomías que se caracterizan por esta homogeneidad son Navarra, uno de los destinos estrella y referente histórico en Turismo Rural, mantiene buenos datos en cualquier época de año, o Cataluña, que además con excelentes resultados durante todo el año.

Asturias, Galicia, Cantabria y País Vasco entre las más afectadas por la estacionalidad

Por el contrario, las autonomías del Norte: Asturias, Galicia, Cantabria y País Vasco acusan una fuerte demanda en la época estival, mientras que el resto del año la tendencia es a la baja. De los datos se puede extraer que el factor climático y la procedencia de los viajeros rurales explican esta situación. Así ocurre en Asturias, donde el principal cliente es madrileño (91,5%). En consecuencia, la distancia entre el viajero y el destino “fuerza” estancias más prolongadas, que lógicamente quedan asociadas a periodos vacacionales más largos, como son los meses de verano.

Lo mismo ocurre con Galicia, que sufre una situación complicada en los meses invernales y su época estrella se limita exclusivamente al verano, puesto que su principal clientela procede de Madrid y Cataluña. Sorprende el caso de Cantabria ya que, siendo sus “vecinos” vascos los principales huéspedes (83,9%), tan solo consigue buenos resultados en la época estival y no mantiene la demanda el resto del año, a pesar de las enormes posibilidades de conseguir escapadas de fin de semana.

Por otro lado, La Rioja, Extremadura y Comunidad Valenciana también se encuentran entre las que más sufren el problema de la estacionalidad, logrando escasos resultados en los meses de verano, pero mostrando ciertas particularidades el resto del año. En el caso de La Rioja existe en un crecimiento más marcado que en el resto de España en cuanto a las solicitudes de reservas a partir de septiembre. Según indica Ana Alonso, Dircom de Escapadarural.com, “ello seguramente se debe al atractivo propio de la época de vendimia en una tierra tan vinculada a la eno-gastronomía”. Por su parte, Extremadura cuenta con un pico de demanda en marzo que el estudio relaciona con la floración del Valle del Jerte, un acontecimiento de reconocida fama que tiene lugar entre finales de marzo y principios de abril. Por último, los propietarios valencianos experimentan una concentración de sus solicitudes de reserva en el mes de noviembre, mientras que el resto del año se enfrentan a una escasa demanda. Esta situación se considera consecuencia directa de su necesidad de competir dentro del propio territorio con otras alternativas turísticas asociadas al turismo de sol y playa.