Provincia

Este jueves, en rueda de prensa, en la sede local de Alcázar de San Juan

Diego Ortega: “Las cuentas que el Gobierno de Cospedal deja son trasparentes, fiables y saneadas”

Afirma que la gestión de Cospedal y sus políticas han sido ensalzadas y valoradas por las instituciones europeas

La Comarca

27/08/2015

(Última actualización: 27/08/2015 18:24)

Imprimir

El presidente local del PP de Alcázar de San Juan y diputado provincial, Diego Ortega, ha asegurado que las cuentas de Castilla-La Mancha son unas cuentas claras, limpias y han sido presentadas ante notario.

En rueda de prensa, el dirigente popular se ha referido a los “intentos de manipulación de la realidad” que está llevando a cabo el Gobierno socialista de García-Page cuestionando las cuentas que deja del Gobierno de Cospedal, unas cuentas “totalmente saneadas, fiables y trasparentes que nada tienen que ver con la herencia recibida por Cospedal en el año 2011, que se encontró una Castilla-La Mancha al borde de la quiebra, con una deuda y un déficit desbocado, fruto del despilfarro, del derroche y de una nefasta gestión del Gobierno socialista de Barreda”.

El presidente local ha puesto como ejemplo el Hospital General Mancha Centro de Alcázar de San Juan donde se han gastando más de 10.000 euros en sombrillas de propaganda, anteponiendo este tipo de gastos a los realmente importantes, como el pago a los proveedores del hospital.

Por el contrario, ha destacado que la herencia que deja el Gobierno de Cospedal son unas cuentas totalmente saneadas y transparentes y para que los ciudadanos no tengan dudas han sido registradas ante notario “en un ejercicio de responsabilidad y transparencia sin precedentes en Castilla-La Mancha y en España”. Además, ha apuntado que esta gestión política y económica ha sido ensalzada y valorada positivamente por instituciones europeas.

Ortega ha finalizado pidiendo un ejercicio de responsabilidad al PSOE y que prevalezca la realidad para que los ciudadanos conozcan de forma fiel la realidad de la buena gestión de Cospedal.