Argamasilla de Calatrava

Se manifestarán el próximo lunes a las puertas de la empresa si no les dejan ocupar sus puestos de trabajo, tal y como dictan las sentencias del Tribunal Supremo

La empresa de embutidos Hijos de Cristino Gómez deja en la calle diez trabajadores a los que debe 150.000 euros en concepto de salario

El PSOE de la localidad rabanera “apoyará y facilitará todas y cada una de las acciones que estos trabajadores lleven a cabo para reclamar sus derechos”

Por su parte, el gerente confirma que se encuentra en concurso de acreedores, y en el caso de que la empresa volviera a remontar en su actividad no tendría ningún problema en volver a contratar a los trabajadores despedidos

La Comarca

21/08/2015

(Última actualización: 22/08/2015 06:56)

Imprimir

El PSOE de Argamasilla de Calatrava ha denunciado en su cuenta de Facebook la situación por las que están pasando los trabajadores de Hijos de Cristino Gómez, una empresa de fabricación y distribución de embutido emplazada en la localidad rabanera. Asimismo, la agrupación política “apoyará y facilitará todas y cada una de las acciones que estos trabajadores lleven a cabo para reclamar sus derechos”.

Tal y como confirma uno de los representantes de los trabajadores a este digital, la empresa Hijos de Cristino Gómez despedía en el mes de enero de 2015 sin indemnización a diez de sus trabajadores, a los cuales les debe en concepto de salario y pagas dobles entre otros, unos 15.000 euros, lo que suma un total de 150.000 euros a los que la empresa no ha hecho frente aún.

Cabe reseñar que los trabajadores fueron víctimas de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con carácter extintivo durante los años 2013 y 2014, quedando finalmente en la calle a inicios del año en curso.

Los trabajadores denunciaban el caso ante el Tribunal Supremo de Castilla-La Mancha y la Administración de Justica de Ciudad Real. Dos sentencias que se resolvieron a favor de los trabajadores y que obligaban a los mismos a volver a ocupar sus respectivos puestos de trabajo. La primera de ellas se resolvía el 1 de junio, y cuando los trabajadores acudieron a sus correspondientes labores no les dejaron entrar a las dependencias de la empresa de embutidos, porque “no hay dinero ni trabajo”, según afirma el representante que se les comunicó a los ya ex empleados. Los trabajadores fueron informados de que no se personaran en la empresa a través de un burofax.

La segunda sentencia, la provincial, daba carpetazo favorablemente para los empleados en el mes de agosto, dictando que los trabajadores de Hijos de Cristino Gómez deben acudir a sus puestos de trabajo el próximo lunes, 24 de agosto. En palabras de uno de los despedidos, se personaran en la empresa y si no les dejan entrar a trabajar se manifestarán a las puertas de la misma con el fin de que se cumpla la sentencia y además, que se les pague todo lo que se les debe.

Según confirma otro de los trabajadores despedidos en las redes sociales, “esta empresa sin escrúpulos sólo piensa en su bienestar y no en la ruina que ha creado en los trabajadores que pagan hipotecas y tienen que dar de comer a sus familias, saltándose a la torera dos sentencias dictadas por el Supremo”.

Versión de la empresa Hijos de Cristino Gómez

Por su parte, para el gerente de la empresa, Andrés Gómez Grande, la situación es muy diferente, y acusa a los trabajadores de ocultar parte de la historia. Gómez Grande se defiende diciendo que la empresa se encuentra en un concurso de acreedores y que en estos momentos no tienen solvencia para pagar lo que se debe “ni trabajo para ellos”, e incluso ha llegado a afirmar a La Comarca, que mantienen la actividad, que ha caído en los últimos tiempo en un 70 por ciento de volumen, con siete trabajadores nada más.

El gerente de Hijos de Cristino Gómez, no ha dudado ni un momento en destacar que en el caso de que la empresa remonte, “que es lo que estamos intentando”, no tendrían ningún problema en volver a readmitir a los trabajadores despedidos.

Asimismo, Gómez Grande, ha querido poner de manifiesto que la empresa no tiene nada en contra de estos antiguos empleados y remitieron un burofax a los trabajadores informándoles que no podían readmitirlos con fecha del 13 de agosto. Y demostrando la “buena fe” con la que la empresa de embutidos ha ido en todo momento, informan que el “ERE terminó en diciembre para que ellos pudieran cobrar seis meses de paro”, como lo han hecho, “desde enero hasta ahora”.

Finalmente, el gerente de Hijos de Cristino Gómez lamenta que el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava no se haya puesto en contacto con la empresa para conocer la situación en la que se encuentran. Una situación bastante “crítica”, ya que para Gómez Grande el motivo por el que los trabajadores se quieren manifestar a las puertas de la empresa es muy distinto “al que muestran”. “No quieren ser readmitidos, lo que quieren es cerrar la empresa”, según sostiene que han dicho en la localidad, sin duda, “un acto de mala fe y todo un paripé”, dejando muy de lado a los trabajadores que ahora mismo intentan que los embutidos por excelencia de Argamasilla de Calatrava sigan en pie, concluía.