Puertollano

Con la petición de una licencia y calificación urbanística al ayuntamiento de Almodóvar

Elecnor-Deimos quiere vigilar basura artificial y asteroides próximos a la tierra desde el Valle de Alcudia

Con la instalación de una estación autónoma de vigilancia espacial que forma parte de los proyectos de la Agencia Espacial Europea

La Comarca

14/06/2015

(Última actualización: 14/06/2015 19:18)

Imprimir

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicaba el pasado viernes el anuncio del Ayuntamiento de Almodóvar del Campo sobre información pública de la solicitud de licencia y calificación urbanística para la instalación de una estación autónoma de investigación de vigilancia espacial orientada a la observación de basura artificial y asteroides próximos a la tierra, en la parcela 36 del polígono 87 de la finca Cerro Verde, en el puerto Niefla ubicado en el parque natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona y perteneciente al término municipal almodovense.

La solicitud para la instalación de esta estación, que contará con tres telescopios de vigilancia espacial, ha sido realizada por el puertollanense Miguel Belló en representación de la empresa Elecnor-Deimos que cuenta con un Centro de Integración y Operación de Satélites en la localidad de Puertollano donde, por otra parte, será enviada la información sobre basura artificial y asteroides próximos a la Tierra recogida en la estación del Valle de Alcudia.

Hasta ahora este tipo de vigilancia la realizaban principalmente los observatorios astronómicos y de esta manera, Elecnor-Deimos pasará a ser la primera empresa privada en el mundo que cuente con tecnología e instalaciones para llevar a cabo esta labor.

El periodo de información pública estará abierto desde la fecha de su publicación, el pasado 13 de junio, y durante 20 para que las personas interesadas puedan examinarlo en el Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Almodóvar del Campo, de lunes a viernes, en horario de 9:00 a 14:00 horas, y en su caso, presentar las alegaciones o reclamaciones que consideren pertinentes, según establece el art. 64.5 del Decreto Legislativo 1/2010 de 18 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística.

Tipos de Basura Espacial

Hay dos tipos de Basura Espacial alrededor del planeta Tierra:

En el caso de la "Natural", se trata básicamente de meteoritos. También los asteroides se consideran como basura espacial, debido a que no tienen ningún propósito escencial o beneficio para el ser humano. Estos meteoritos y asteroides existen en una cantidad mínima. Siempre hay casi minúsculos meteroritos entrando a la atmósfera, y eventualmente se desintegran. Por eso, esta categoría de basura espacial es la menos peligrosa.

La Basura Artificial, sin embargo, está compuesta por todo tipo de material hecho por el hombre, que se ha quedado en el espacio por diversas razones. Por ejemplo, este tipo de desecho espacial se crea al dejar de funcionar algún tipo de satélite, cohete, o incluso parte del traje espacial. No obstante, esta basura espacial está compuesta por miles de diferentes cosas, desde lentes de cámaras, partículas de combustible sólido hasta tuercas y pintura.

Miguel Belló

Miguel Belló, natural de Puertollano, es Ingeniero Aeronaútico por la Universidad Politécnica de Madrid y Doctor en Ingeniería Aeroespacial por la Universidad de Braunschweig (Alemania, 1993). Jefe de la División de Ingeniería y Análisis de Misión de la empresa GMV (Madrid) y miembro del "Consejo Asesor sobre Desechos Espaciales" de la Agencia Espacial Europea, hasta 1992 trabajó en el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) de la Agencia Espacial Europea en Darmstadt (Alemania), participando en los proyectos espaciales GIOTTO, ULYSSES, CASSINI-HUYGENS, SOHO, ISO, ROSETTA, CLUSTER. Desde 1992, ha participado desde Madrid en los proyectos espaciales XMM, ENVISAT, MARS EXPRESS, SMART-1, METOP y CRYOSAT.

Es director de Elecnor Deimos, compañía que, en junio de 2014, puso en órbita el primer satélite español de muy alta resolución, el Deimos-2, controlado desde Puertollano y encargado de funciones como aconsejar cuánto fertilizante o riego es necesario en los cultivos, realizar estimaciones de cosechas o estudiar los efectos del cambio climático, entre otras.