Manzanares

En su discurso de investidura

Julián Nieva apela al diálogo y a la concordia como alcalde de Manzanares

La Comarca

13/06/2015

(Última actualización: 15/06/2015 16:08)

Imprimir

El nuevo alcalde de Manzanares, Julián Nieva, apeló al diálogo y a la concordia en su discurso de investidura y pidió compromiso y responsabilidad al resto de ediles “para construir y aportar”. Anunció como medida urgente la puesta en marcha de políticas activas de empleo. Expresó un compromiso especial con las víctimas de violencia machista, con el hospital “Virgen de Altagracia”, con las políticas sociales y con las familias más necesitadas. “Venimos a erradicar la situaciones de injusticia”, afirmó tras pedir a los ciudadanos que le paren por la calle para hablar con él y dejar abierta la puerta de la alcaldía a todos los corporativos.

Ante las setecientas personas que llenaban el Gran Teatro, Julián Nieva se comprometió como alcalde a trabajar por Manzanares “con humildad, con seriedad y sin descanso”. Las llamadas al consenso y al diálogo estuvieron presentes de principio a fin en su discurso “por que así lo han determinado los ciudadanos”. “Si tenemos claro el concepto de corporación, tendremos resueltos muchos problemas”, indicó el nuevo alcalde, para quien todos los concejales tienen un fin común. Por ello felicitó a los corporativos, les deseó suerte en sus decisiones y les pidió compromiso con Manzanares.

Nieva reconoció que ser alcalde de Manzanares es uno de los mayores honores de su vida y dijo a los ciudadanos que no les fallará. “Quiero que por la calle la gente me identifique y me pare”, señaló antes de comprometerse a gobernar para los 18.600 vecinos de una ciudad “que pasa por uno de sus momentos más difíciles”. Por ello dijo que la situación requiere un cambio. “No vamos a hacer más de lo mismo y estamos convencidos de que contaremos con el apoyo de la mayoría de grupos, también del PP, porque serán cosas buenas para Manzanares”, añadió.

Como medida más urgente, el alcalde abogó por poner en marcha “las políticas activas de empleo que no se han hecho en estos cuatro años”. Habló de las 755 familias que en 2014 necesitaron ayudas de emergencia en Manzanares; de los dos mil parados que hay en la ciudad, de los que el 56% no recibe prestaciones ni subsidios; y de los seiscientos vecinos que se han tenido que marchar, principalmente jóvenes cualificados. “Mi compromiso con todas esas situaciones”, dijo.

También manifestó su compromiso con la sanidad pública, gratuita y universal, en contra de cualquier proceso que vaya en contra del Hospital Virgen de Altagracia. Tras ser interrumpido por aplausos, también se comprometió con la libertad de expresión y anunció la apertura de la televisión municipal; con las políticas sociales, especialmente con los mayors, con las personas con discapacidad y con los menores. “No haremos actividades extraordinarias en el Ayuntamiento mientras haya un solo niño con las necesidades básicas sin cubrir”, anunció el primer edil, que también expresó su disposición con los empresarios y con el pequeño comercio.

Como alcalde de una corporación en la que las mujeres son mayoría absoluta, con nueve concejalas, Nieva tuvo un especial recuerdo y mensaje de solidaridad y de apoyo “incondicional y permanente” con cualquier víctima de la violencia machista y con las mujeres que sufren en mayor medida las consecuencias de la crisis. Anunció por ello la creación de una concejalía de Igualdad “con la importancia que debe tener”.

En su discurso, Julián Nieva tuvo también un reconocimiento y agradecimiento para todos los alcaldes y los ediles de las nueve legislaturas anteriores, especialmente para quienes ya no están entre nosotros, como Sinforoso Fernández-Camuñas, Mercedes Sánchez-Cantalejo, Paco Romero y Pilar Sánchez Mulas. Además agradeció la presencia entre el público del alcalde saliente, Antonio López de la Manzanara.