Opinión

Según confirman en un artículo las cinco principales ONG ambientales

El medio ambiente debe ser una prioridad para los pacto y programas de los nuevos gobiernos autonómicos

Ecologistas en Acción

29/05/2015

(Última actualización: 29/05/2015 21:40)

Imprimir

Tras las elecciones autonómicas del pasado 24 de mayo, las principales ONG ambientales, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF y SEO/BirdLife, lanzan tres peticiones urgentes para los nuevos gobiernos.

En primer lugar, las cinco organizaciones ecologistas de ámbito estatal recuerdan a los diversos partidos autonómicos las medidas recogidas en el documento “Un Programa por la Tierra: Elecciones Autonómicas 2015”, como una guía hacia la sostenibilidad. Llevarlas a la práctica es imprescindible para plantear un futuro sano y social y ambientalmente justo, al tiempo que una oportunidad para generar empleo verde y favorecer una mayor resiliencia de la sociedad española frente a desafíos como el cambio climático, la contaminación, la pérdida de biodiversidad o el agotamiento de los recursos naturales.

Dado el carácter trasversal de la protección ambiental, una prueba de la importancia real que se le da sería la creación de una Vicepresidencia para la Sostenibilidad en cada gobierno autonómico. Una figura de este tipo es esencial para que las comunidades autónomas reorienten las políticas económicas, sociales y territoriales hacia una verdadera sostenibilidad ambiental, evitando las frecuentes situaciones en las que los diferentes departamentos siguen políticas contradictorias.

En segundo lugar, las organizaciones consideran que, dada la importancia de las comunidades autónomas en materia ambiental, se debería establecer en cada territorio autonómico una Consejería de Medio Ambiente dedicada exclusivamente a velar por la calidad ambiental en todas sus facetas, y así garantizar el bienestar humano, el empleo de calidad, y una economía no especulativa y dentro de los límites de los recursos naturales.

Además, los grupos ecologistas plantean que en cada comunidad autónoma se haga un diagnóstico ambiental durante los primeros meses de legislatura para identificar y orientar las líneas prioritarias de acción e inversión en la gestión del territorio, la protección y uso responsable de los recursos naturales y la conservación de la naturaleza.

Las organizaciones de defensa ambiental hacen una valoración positiva del nuevo panorama político, mucho más plural. Las mayorías absolutas han resultado casi siempre muy negativas para el medio ambiente, promoviendo la aprobación de proyectos que no respondían a las necesidades sociales ni resultaban sostenibles desde el punto de vista ambiental. Por el contrario, los necesarios pactos que se deberán alcanzar ahora de forma generalizada, permitirán un mayor control de unos grupos a otros, haciendo más difícil la vulneración de la normativa ambiental.