Almodóvar del Campo

En un sepelio donde el obispo Antonio Algora destacó la honda fe que profesaba

El sacerdote Tomás Lozano Rivas fue despedido por 80 compañeros en Almodóvar del Campo

La Comarca

23/05/2015

(Última actualización: 23/05/2015 20:01)

Imprimir

Alrededor de 80 sacerdotes de toda la provincia, con el obispo Antonio Algora al frente, compartían el pasado miércoles 20 la misa exequial con que era despedido el sacerdote Tomás Lozano Rivas, que junto a su hermano Leopoldo, había dirigido durante algo más de dos décadas la parroquia de Almodóvar del Campo.

A los 78 años se producía el día anterior el óbito de este querido cura, hombre de rectas convicciones, reflexivo y amigo de todos los que a él se acercaban, que nunca cambió su semblante alegre y afable ante nadie ni por nada. Durante la ceremonia fúnebre, en la que también tomaron parte su hermano y el actual párroco Juan Carlos Torres, el obispo Algora puso de relieve la entrega a la Cruz de Tomás, particularmente aceptando la enfermedad que venía padeciendo, y el hecho de que “creía lo que predicaba”.

Naturalmente semblantes de dolor en las primeras filas de las personas asistentes y de mucho respeto y sentimientos personales en el resto de asistentes, que han colmaron de almas la iglesia parroquial donde ejerció su ministerio desde su llegada a la localidad en 1990. Cabe destacar también el viaje desde Tomelloso, donde también ejerció don Tomas, de varias decenas de personas y, seguramente, desde otros puntos de la provincia donde su personalidad también había dejado huella.

La ceremonia fúnebre transcurrió con la humildad de estos casos. Dos momentos fueron más significativos en todo caso. Uno al inicio del sepelio, cuando su hermano Leopoldo Lozano Rivas y el párroco Torres colocaron sobre el féretro las insignias sacerdotales de don Tomás y las sagradas escrituras. Y ya cercano el final, cuando el obispo derramó gotas de agua bendita y aplicó incienso en derredor del ataúd.

Tomás Lozano Rivas nació en 1937 en Torre de Juan Abad. Ingresó al Seminario en 1949, ordenándose como sacerdote en marzo de 1961. Tras su ordenación, fue destinado a Navalpino como cura ecónomo hasta 1963, cuando marcha a Colombia de misiones. Allí estará hasta 1971, cuando es enviado como coadjutor a la parroquia de Santo Tomás de Villanueva en Tomelloso hasta 1980, cuando fue nombrado párroco de La Asunción de la misma localidad, misión que ejerció hasta 1990. Desde 1976 hasta 1989 fue arcipreste del Arciprestazgo de Tomelloso. Tras su paso por esta localidad, fue enviado como párroco ‘in solidum’ a las parroquias de Almodóvar del Campo y de Tirteafuera, cargo que desempeñó hasta julio de 2012. Desde entonces, quedó como adscrito a la parroquia de Almodóvar.