Almodóvar del Campo

Celebra con La Comarca el Día del Libro en una amplia entrevista

Francisco Melero: De niño lector a adulto soñador que cuenta historias de la historia

Este jueves, día 23 de abril, y coincidiendo con la fecha de la muerte de los genios de las letras Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, se celebra el Día Internacional del Libro. Un motivo por el que este digital ha querido dedicarle una entrevista al escritor Francisco Melero, que visita el Club de Lectura de Almodóvar Campo en el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’, donde compartirá unas horas con sus participantes, en un encuentro durante el cual se departirá sobre su novela histórica y de ficción ‘Amapola negra, I-Génesis.1914’ (Editorial Gregal, 2014), un apasionante relato donde a través de distintos personajes y experiencias se da a conocer de cerca el gran conflicto de la Primera Guerra Mundial

Mamen Fernández

23/04/2015

(Última actualización: 25/04/2015 12:01)

Imprimir

Francisco Melero, nace en Barcelona en el año 1974. Es licenciado en Derecho y con su primera novela “El faro del unicornio” (Ediciones Atlantis, año 2011), alcanza en el año 2009 la posición de tercer Finalista de la LVIII edición del Premio Planeta, tras ser seleccionado por el jurado del certamen de entre un total de 492 obras que concurrieron al mismo procedentes de todo el mundo.

Melero es asimismo autor de diversos relatos cortos incluidos en antologías publicadas por esta misma editorial. Entre ellos “Cherno More” (2011), “Esplendoroso pasado” (2012) y “El pobre político” (2013). Una de sus principales aportaciones al mundo de las letras se desarrolló en el marco de la asociación de escritores “La Destilería”, como miembro fundador de la misma, y cuyo fruto literario fue la antología de relatos “La hora de la bella y otras historias para leer en navidad”, publicada en noviembre de 2012.

En la actualidad, se encuentra volcado en el proyecto de ‘Amapola negra’, y su última novela ‘Futbolopatía’ acaba de ver la luz.

‘Amapola negra’ es la primera novela de una tetralogía que se centra en el conflicto de la Primera Guerra Mundial… ¿Cómo surge la idea de esta novela histórica de ficción y por qué esta división en cuatro partes?

El origen se remonta, aunque parezca extraño, a mi infancia, cuando veía documentales de salmones. Hace años mi mente hizo una curiosa asociación de ideas entre lo que viven estos peces a lo largo de su vida y lo que padecieron los soldados participantes en la Primera Guerra Mundial. Este conflicto siempre me interesó, porque era muy diferente a los precedentes y también a los posteriores. De la unión de ambos conceptos surgió el primer personaje protagonista, un terranovense que va a luchar con Canadá. Posteriormente, a base de estudio y dedicación di forma a los restantes, y quedó conformada la novela.

Precisamente a raíz de perfilar los personajes y querer contar toda una serie de sucesos importantes, llegué a la conclusión, nada agradable a nivel personal, lo admito, de tener que dividir la historia en partes si no quería acabar entre las manos con un volumen imposible de publicar.

¿Qué tiene de especial ‘Amapola negra’? ¿Es un libro más de historia o hay algo novedoso entre sus líneas?

Aunque esté mal que yo lo diga, creo que ‘Amapola negra’ sí aporta al conjunto de la literatura un plus no visto hasta ahora. Cuando comencé a profundizar en la materia, me di cuenta de que en la literatura relacionada con este conflicto faltaba una obra que contara todos los principales sucesos de la contienda, que duró cuatro años y medio, y además que lo hiciera a través de personajes de los dos bandos, con sus peculiares visiones. Y eso precisamente es lo que he intentado hacer. De ahí, también, la explicación de por qué cuatro volúmenes, y es que lo que inicié como un proyecto de novela se ha terminado convirtiendo en un proyecto magno de cuatro.

Por otro lado, tiene de novedoso que sitúa, entre los personajes protagonistas, a uno español, un hecho no tratado aún bajo la afirmación de que España había sido un país neutral. Se trata de un industrial de Barcelona cuya voluntad será la de establecer negocios con los dos bandos enfrentados.

¿Qué hay de real y qué de ficción en los personajes que inundan sus páginas?

La novela histórica permite situar personajes ficticios en lugares y situaciones reales. Eso es lo que ocurre en 'Amapola negra'. Los personajes son inventados, pero a través de ellos conocemos lo que sucedió en realidad, porque ellos lo viven en sus carnes. Y, además, estos personajes incorporan a la historia su propia complejidad, pues me he encargado de confeccionar seres que resulten interesantes por aspectos geográficos, o por cuestiones relativas a los sentimientos que despiertan, o por las metas que se proponen alcanzar con su participación en la guerra. Además del terranovense y del empresario español, conocemos a un ingeniero del sur de Italia que nos iniciará en el mundo de la aeronáutica, aunque él ansía inventar un vehículo terrestre acorazado, a un oficial alemán de Baviera y origen austríaco al que todos desprecian y no encuentra su lugar en la guerra, y a una francesa criada en un cantón alemán de Suiza que, a la par de representar el contrapunto femenino en la historia, se impone como misión detener la guerra a toda costa.

¿Qué podremos encontrar en las otras tres obras que completan esta tetralogía?

La división de cada volumen corresponde, más o menos, a un periodo determinado. El proyecto lleva el nombre genérico de 'Amapola negra', y a ese título común se añade una coletilla. La primera es 1914: Génesis, y nos cuenta los hechos previos al estallido del conflicto, cómo se inició, los primeros momentos y finaliza con la tregua de Navidad de ese año; la segunda, 1915-1916: Eclosión, muestra la estabilidad del frente, la guerra de trincheras y el principio del cambio en la mentalidad bélica de los combatientes; la tercera, 1916-1917: Apogeo, profundiza en las grandes batallas que todos conocemos, Verdún, el Somme, y en cómo se ve casi imposible finalizar lo que ya se cataloga de matanza mundial; y la cuarta, 1917-1918: Apocalipsis, se centrará en la serie de circunstancias que condujeron a poner fin a la contienda.

Si a lo largo de ese viaje a los cinco personajes protagonistas no les ocurre nada malo, nos acompañarán e ilustrarán acerca de lo que fueron aquellos años y lo que supusieron para la humanidad en su conjunto.

¿Cuándo verá la luz la segunda parte de la novela?

El sector editorial tiene unos tiempos que son impredecibles. Si se cumplen los plazos, está previsto que 'Amapola negra II' se publique entre septiembre y octubre de 2015.

¿Sabemos cuándo se publicarán las dos últimas partes?

De acuerdo con lo anterior, se las espera para el año 2016 y 2017, respectivamente.

Acude al Club de Lectura de Almodóvar del Campo para celebrar con ellos el Día del Libro y poder intercambiar opiniones de la obra… ¿Qué rastro quiere dejar en los lectores de esta localidad?

Más bien es al contrario. No me cabe la menor duda de que serán ellos, cada uno de los miembros del Club de Lectura, los que dejarán huella en mí, con sus comentarios, preguntas, dudas o críticas. Respecto a ellos, su concepción del Francisco Melero escritor ya está hecha, derivada de la lectura de ‘Amapola negra’. Lo único que yo puedo ofrecer es que conozcan al Francisco Melero persona, para que el juicio completo disponga de todos los elementos del conjunto.

¿Recorrerá alguna localidad más de la provincia de Ciudad Real para enseñar su obra?

‘Amapola negra’ ya visitó la capital, Ciudad Real, en octubre de 2014.

¿Cuál es la carta de presentación del Francisco Melero escritor?

Soy un niño que creció entre libros, leyendo sin cesar; un adolescente que acumuló durante años ganas de escribir hasta que finalmente tuvo la oportunidad de verter ese río de ideas en papel; un adulto que, gracias a quedar tercer finalista en el Premio Planeta en 2009, se autoproclamó escritor; un escritor agradecido que ya tiene publicadas varias obras; y un soñador que ya no quiere nunca dejar de dedicarse a juntar letras en ese mundo idílico que únicamente existe en el seno de la literatura.

¿Cómo fueron sus comienzos en la literatura?

Supongo que como los de la mayoría. Tengo una consideración especial hacia los relatos escritos en la niñez, los recuerdos imborrables de los primeros premios literarios en el colegio, alguna poesía furtiva de la en seguida te arrepentías. Más adelante, cuando me planteé seriamente escribir novelas, tuve la inmensa suerte de que con la primera, titulada 'El faro del unicornio', obtuve el reconocimiento de una gran editorial y ese empujón me animó a seguir creando. Hasta hoy.

Háblenos un poco de sus publicaciones y de los géneros que ha tocado a lo largo de su historia como escritor…

Cuando uno está centrado en una novela que le roba el sueño, apenas tiene tiempo de hacer una recopilación de lo realizado hasta la fecha. Gracias a esta pregunta puedo llevar a cabo esa labor y darme cuenta de que casi podría considerarme un autor polifacético, pues he tocado muchos géneros, incluidos poesía, canciones, teatro, textos experimentales del lenguaje. En fin, está bien comprobar que, en cierto modo, el tiempo ha cundido.

Uno de los géneros en los que me encuentro más cómodo y me motiva más es el histórico, y en esa línea tengo una lista de ideas que me rondan, y que solo el futuro dirá si ven la luz.

Imaginamos que todos los libros tienen un hueco en la vida de Melero, pero… ¿cuál es su obra más especial?

Sin duda ‘El faro del unicornio’. Aparte de ser mi primera novela acabada, responde a una forma, lenguaje, concepción de la narración, etc. que la acercan mucho a mi ideal de obra, es decir, a lo que a mí personalmente me gustaría leer y me llena. Lo cual no quiere decir que deba ser, necesariamente, la mejor para el público lector. Pero sin duda tiene toda una serie de connotaciones que la convierten en especial.

¿Cuáles son sus libros de cabecera y sus escritores guía? ¿Por qué?

Pues esa pregunta tiene más sentido estos días. Mis autores de referencia serían Luis Martín Santos, José Saramago, el recientemente fallecido Günter Grass, Luis Landero o Antonio Muñoz Molina.

Y como libros, me inclinaría, en primer lugar, por ‘El tambor de hojalata’, y en segundo lugar situaría a cualquiera de los de José Saramago.

Después de ‘Amapola negra’ y toda la serie que la completa… ¿hacia dónde se dirige Francisco Melero?

Es interesante constatar que el cerebro es un órgano que dirige nuestros actos según los vaivenes de su antojo. Con esto quiero decir que durante la escritura de los cuatro volúmenes de 'Amapola negra' me asaltaron distintas ideas que acabaron por forzarme a atenderlas. De ellas, dos ya existen como novela, una inédita y la otra recientemente publicada. Se trata de ‘Futbolopatía’, una historia que nada tiene que ver con lo escrito antes, y que propone de forma divertida, incluso disparatada, con mucho humor, cómo el fútbol podría llegar a afectar a una relación de pareja. Es un cambio radical de estilo que también agradecen los lectores.

Y por último… ¿Por qué hay que leer esta novela histórica o cualquiera de sus libros?

De entrada, y por suerte, no hay obligación de leerlos. Sabemos que se publican multitud de cosas cada día y muchas muy buenas. Si yo tuviera que destacar algo de mi obra diría que está hecha con ilusión y con muchas ganas, es decir, con el mimo y la dedicación de quien se toma la escritura como una profesión y la literatura casi como una religión a la que consagrar lo mejor de uno mismo.

Más allá, es el lector el que debe descubrir y decidir si le ha merecido la pena adentrarse en mi bibliografía.

Pero hablando en concreto de ‘Amapola negra’, sí es verdad que creo que se puede convertir en altavoz de unos hechos bastante desconocidos que marcaron no solo aquella época, sino incluso nuestro presente actual. Esa vocación de difusión de la Primera Guerra Mundial es precisamente con la que yo he afrontado su creación y de la que me siento más orgulloso.

Para todo el que quiera más información del autor ésta es su página web.