Alimentos CLM

Alimentos de Castilla-La Mancha

El Ajo Morado de Las Pedroñeras y Perdiz a la Toledana

Una combinación única, un manjar a nuestro alcance, gastronomía en mayúsculas con productos de nuestra tierra

La Comarca

22/04/2015

(Última actualización: 23/04/2015 06:34)

Imprimir

El ajo es uno de los principales condimentos utilizados en la gastronomía de nuestro país. La comarca de Las Pedroñeras es una de las principales zonas productoras de ajos, que son de gran calidad.

Originario de Oriente, lleva cultivándose más de 4000 años y, como a la cebolla, se le han atribuído multitud de efectos curativos. En la Edad Media era utilizado para combatir las numerosas epidemias, entre ellas la lepra, hecho que probablemente se encuentre relacionado con las propiedades mágicas que también se han atribuido a este producto. El ajo llega a la Península en una de las Cruzadas, y, entre otras, encuentra en esta comarca de la Mancha un emplazamiento ideal para su desarrollo. Las peculiaridades climáticas y edáficas de esta zona hacen que surja este ecotipo de la planta del ajo. El Ajo Morado de Las Pedroñeras es de tamaño entre mediano y grande. Está compuesto por un número de "dientes", entre 8 y 10, destaca su color morado, y aparece protegido por una túnica de color blanco que forman las "cabezas de ajo". Presenta fuerte olor y un gusto picante y estimulante.

Con el Ajo Morado de Las Pedroñeras se puede hacer, entre otros muchos platos, perdices a la toledana y ésta es su receta:

Ingredientes

Ingredientes para 4 personas: 4 perdices 4 zanahorias medianas 4 dientes de ajo 1 cebolla 1 vaso de vino tinto (u oloroso de Jerez) 1 vaso (de los de vino) de aceite de oliva 2 hojas de laurel 12 granos de pimienta negra Sal

Preparación

Pelar, vaciar y limpiar las perdices. Chamuscarlas un poco al fuego para quitar los restos de las plumas. Bridarlas y salarlas por dentro y por fuera. Poner el aceite de oliva en una cazuela de barro y sofreír bien en él las perdices hasta que se doren. Reservarlas. Pelar entretanto, los dientes de ajo morado de Las Pedroñeras, y picar después las cebollas. Lavar y raspar las zanahorias y cortarlas en rodajas. Rehogar a continuación todas las hortalizas en el mismo aceite de las perdices. Añadir el laurel y la pimienta, así como el vino y un vaso de agua. Tapar y dejar que se hagan a fuego lento durante unas dos horas, procurando que no se sequen y, en ese caso, añadir un poco de agua. Casi al final, probar y rectificar de sal.

Presentación

En la misma cazuela o en una fuente. En cualquier caso, siempre bien calientes.