Daimiel

La medida, aprobada en sesión plenaria de abril, se adoptó para garantizar la disponibilidad de fondos correspondientes al primer semestre de 2015, mientras se formalizan los convenios con la Junta de Comunidades

El Ayuntamiento de Daimiel suscribe una línea de crédito con BBVA por valor de 300.000 euros

En materia de recursos humanos, se dio luz verde al catálogo de funciones y creación de dos puestos de oficiales, además de definir el régimen de incompatibilidades del personal municipal. El respaldo fue unánime para adherirse a la central de contratación de la FEMP C-LM. PSOE y PP desestimaron el texto que recogía las mociones presentadas por IU durante la legislatura

La Comarca

14/04/2015

(Última actualización: 15/04/2015 14:22)

Imprimir

La unanimidad de todos los grupos municipales (PP, PSOE e IU) sólo se alcanzó en el quinto punto que permitirá al Ayuntamiento adherirse a la Central de Contratación de la FEMP-CLM. A partir de ahí, la Oposición se abstuvo o votó en contra. El equipo de Gobierno logró sacar adelante en solitario (9 concejales) y con la abstención de voto de PSOE e IU (suman 6 concejales), una suscripción de línea de crédito con BBVA por importe de 300.000 euros. Su justificación reside en el hecho de garantizar la disponibilidad de fondos correspondientes al primer semestre de 2015, en tanto se formalizan los convenios con la Junta de Comunidades. El concejal de Hacienda, José David Gómez-Cambronero, defendió que “la idea es no utilizar este recurso pero sí dejar gestionada su disponibilidad en caso de ser necesario recurrir a él”.

Póliza

En el debate Izquierda Unida abogó por “presionar a la Junta de Comunidades para que pague”. En este punto, el grupo Socialista consideraba que esta “herramienta” podría dejar con las “manos atadas” y “sin posibilidad de recurrir a préstamos a corto plazo” al ejecutivo local venidero. Escuchamos a Juan Julián Rodríguez de la Rubia y José Antonio Pecharromán.

Oposición

Gómez-Cambronero informó en su turno de réplica que la Junta tiene al día al Ayuntamiento en cuestión de pagos. Diferenció las condiciones entre póliza y préstamo y replicó que la medida permite dejar un margen preparado para atender obligaciones a las que no se pueda dar respuesta de otra manera.

Por otro lado, recibió el visto bueno el catálogo de funciones y valoración de los puestos de oficiales de nueva creación. La administración local crea así dos puestos de trabajo, un oficial de mantenimiento de dependencias e infraestructuras municipales y un oficial de mantenimiento de instalaciones deportivas; dos nuevas plazas contempladas ya en los presupuestos municipales de 2015. Se modifica así la plantilla de personal, una reforma donde también se ha contemplado la correlativa supresión de otras dos plazas con la misma clasificación (Oficial Encargado de Aguas y Alcantarillado y de Oficial Fontanero).

Como en las anteriores materias, el concejal Juan Julián Rodríguez de la Rubia, ejerció la portavocía de IU. En su intervención apostó por la “especialización” de los Oficiales. Tachó de “escasa” la negociación con los sindicatos e incorporó como prioridad el Acuerdo Marco y el Convenio Colectivo de los trabajadores municipales. A este respecto, el edil socialista José Antonio Pecharromán echó en falta otras tres plazas para el área de jardines y el respaldo de sindicatos acerca de la propuesta, hechos en los que basó la abstención de su Grupo como también hiciera IU. La responsable de la concejalía de Empleo, María Dolores Martín de Almagro, aclaró que se especifica la denominación de la plaza pero no las funciones, ya que eso queda recogido en la RPT (Relación de Puestos de Trabajo). ”No estamos sacando nada a concurso”, subrayaba, además de puntualizar que “se han alcanzado muchos acuerdos con los sindicatos”.

Precisó que las otras tres plazas de oficiales sí están creadas, pero las dos que se elevaban a Pleno, no. Por eso, resumió: Se trata de modificar la plantilla y, seguidamente, contemplar el catálogo de funciones que corresponden a esos puestos de trabajo. Los 9 concejales populares respaldaron la iniciativa frente a las 6 abstenciones de PSOE e IU. Sin embargo, el grupo del PSOE sí que se sumó a la propuesta de la concejal de Personal (PP) quien consideraba necesario articular un procedimiento que permita la reducción de las cuantías correspondientes al complemento específico de sus funcionarios, posibilitando así la compatibilidad para el ejercicio de actividades privadas, sin menoscabo en todo caso de las obligaciones propias del servicio.

Moción sobre el trabajo de Izquierda Unida

El objetivo de IU, según arguyó, era dejar constancia de su “trabajo político”, ya que, expuso Galo Sánchez-Bermejo “es demostrar a la ciudadanía que aquí se han presentado mociones” al tiempo que se mostró contrario a las “mayorías absolutas” para “hacer y deshacer”. En su repaso se detuvo en algunas de ellas, como la preocupación de Izquierda Unida ante las deficiencias del colegio San Isidro o la defensa del río Azuer.

El concejal del PSOE, Juan Manuel Prado, espetó a Sánchez-Bermejo que “el Pleno no es el lugar” para detallar cada grupo municipal su propio trabajo mientras aseveró que “las mayorías absolutas también forman parte de la democracia”. Prado expresó que tanto al anterior equipo de Gobierno como al Alcalde actual le hubiese gustado inaugurar ese nuevo centro de San Isidro.

Sobre este tema, la portavoz Martín de Almagro tildó de “provecho político” la moción en Pleno mientras recordó su ausencia en comisiones informativas y otros tantos eventos de carácter social, deportivo, cultural, lúdico y festivo como representantes municipales. Del mismo modo concretó algunas de las mociones a las que IU dio la espalda, como la solicitud de documentación acerca de las excavaciones desarrolladas en la Motilla del Azuer, la petición para que la Diputación asumiese el Servicio de Extinción de Incendios y otras tantas rebajas fiscales. Asuntos, “perfectamente argumentables”, según el edil de IU.

Martín de Almagro, que puso en duda el respeto de Sánchez-Bermejo a la Corporación durante los Plenos, concluyó acusando a izquierda unida: “cuando ha habido que mojarse se han limitado a votar en contra o abstenerse y decir que son temas que corresponde al equipo de Gobierno”.

Finalmente, el alcalde Leopoldo Sierra, que disintió del “remake” de IU, matizó que “las cosas se han intentado hacer lo mejor posible con un trabajo constante, día a día, en favor de los daimieleños”.

Urgencias, ruegos y preguntas.

En un corto apartado de ruegos y preguntas, el Equipo de Gobierno respondía a cinco cuestiones, entre ellas la limpieza de grafittis. El concejal Gregorio Díaz del Campo insistió que se viene dando respuesta a estos actos de vandalismo y que se están probando distintos productos con el fin de intentar disolver esas pintadas.