Auñón y Moratilla de los Meleros restauran su patrimonio y lo reivindican como atractivo turístico de la mano de FADETA

La Comarca

14/04/2015

(Última actualización: 15/04/2015 14:21)

Imprimir

El Grupo de Desarrollo rural ha invertido 12.331 euros en la rehabilitación de la fachada de la Casa Consistorial de Moratilla de los Meleros y 30.000 en la de Casa Consistorial de Auñón.

Auñón-Moratilla de los Meleros. 13 de abril de 2015. El Grupo de Desarrollo Rural FADETA, en el marco de la medida 322 que emplea fondos europeos para la renovación y desarrollo de poblaciones rurales, ha invertido 42.000 euros en la restauración de las fachadas de las Casas Consistoriales de Auñón y Moratilla de los Meleros.

En el caso de Auñón, el edificio está situado en la parte baja del pueblo, al final de la calle Mayor. Se trata de una casona de piedra noble, como también lo es la que llaman del Comendador. La fuente pública y el frontón de pelota componen el eje por el que transcurre la tranquila vida local.

La actuación consistió en la rehabilitación de la fachada del Ayuntamiento, famosa por sus balconadas con elementos de madera y escudo de armas tallado en piedra vista. La estructura no había sido objeto de reforma o restauración desde hacía décadas. Las obras han costado 42.000 euros, de los cuáles el GDR aportó prácticamente 30.000. El alcalde de Auñón, Máximo Santos, valora como “excelente y oportuna” la colaboración de FADETA “tanto en éste como en otros proyectos”. “Sin el apoyo de nuestro Grupo de Desarrollo Rural, sería imposible para los pueblos pequeños acometer obras de cierta envergadura”, añade. Según Santos, “los vecinos me felicitan por el resultado de la obra, porque ahora el Ayuntamiento ha recobrado la fisonomía que tuvo cuando fue construido”, termina.

De la misma manera, pero en esta ocasión en el municipio de Moratilla de los Meleros, FADETA ha invertido 12.331 euros en la rehabilitación de la fachada del Ayuntamiento, cuyo importe global ascendió a los 17.000, siendo el resto una aportación del Consistorio de Moratilla. El edificio está en pleno centro del pueblo, cuenta con los típicos soportales de las edificaciones civiles de la comarca de La Alcarria y no tiene inmuebles colindantes, lo que unido a su ubicación, lo individualiza y estiliza. Su construcción data del siglo XVIII y, en una reforma anterior, había sido enfoscado con una capa de yeso blanco, ocultando piedra. Después de las obras, los muros de mampostería han quedado al descubierto, “mejorando notablemente la estética”, valora Rosalina Wandelmer, alcaldesa de Moratilla. La regidora opina igualmente que gracias al Grupo de Desarrollo Rural “podemos acometer obras que lucen mucho en el pueblo, y atraen a la gente, de otra manera, y por nuestra economía modesta, sería imposible”, añade.

“En FADETA entendemos que la renovación del patrimonio es una obligación moral con nuestros antepasados y con nuestros descendientes, pero también, sin duda, una inversión de futuro”, valora Montserrat Rivas, presidenta de FADETA.