Provincia

En Fuencaliente y en la entrada a la aldea de La Garganta

"Rechazo e indignación" de los ecologistas por dos bosquetes de mimosas "arrasados" en el Valle de Alcudia

“Si lo que se pretende es impedir la propagación de estas especies, no es difícil controlar su extensión con unas revisiones periódicas”

La Comarca

09/04/2015

(Última actualización: 09/04/2015 22:39)

Imprimir

Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia muestra su “rechazo e indignación” por la desaparición que han podido comprobar de dos bosquetes de mimosas existentes en el tramo del camino real de Valderrepisa a Fuencaliente y en el camino que une las localidades de Conquista, La Garganta y Minas del Horcajo, en las proximidades de la entrada a la aldea de La Garganta.

En una nota de prensa firmada por Manuel Mohedano Herrero, integrante de este colectivo, explican que las mimosas han sido taladas en lo que consideran un “lamentable atentado a la naturaleza” del que fueron testigos cuando acudieron a la entrada a la aldea de La Garganta, donde había un bosquete aún mayor que en Fuenclaiente, y comprobaron como “maquinaria de una empresa particular había talado las mimosas que, a ambos lados del camino, estaban comenzando su floración primaveral, y también habían cortado bastantes eucaliptos de los alrededores”.

En ese momento, y mientras tomaban fotografías del lugar, llegó el guarda de la finca “avisado por los obreros de nuestra presencia y preguntas”, quien les manifestó su extrañeza por el interés mostrado por los ecologistas ante la tala de las mimosas “alegando que en su casa cada uno hacía lo que le daba la gana, aunque después se avino a contestar que eucaliptos y mimosas eran plantas no autóctonas y, por tanto, no estaba justificada su presencia en este terreno y sí lo estaba su arranque; también contó que esta acción era conocida por los agentes medioambientales, lo que presupone la conformidad con los hechos de la autoridades de la Junta de Comunidades y del Parque Natural”.

Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia pondera en su nota de prensa “que si lo que se pretende es impedir la propagación de estas especies, no es difícil controlar su extensión con unas revisiones periódicas”. Añaden que “ambos bosquetes se situaban en los arcenes de dos caminos públicos, con lo que se priva de la contemplación de estas plantas a muchas personas de la comarca con una relación afectiva con ellas, y que por estas fechas nos acercábamos a contemplar su espléndida floración, al igual que se hace en otras zonas con la de los almendros”.

Para concluir, recuerdan que “estas actuaciones se unen a otras bastante recientes en la zona (ensanches exagerados e innecesarios de caminos con talas de alcornoques incluidos, falta de depuración de aguas residuales, vertidos de escombros, impedimentos al paso por caminos públicos, etc.), que demuestran la escasa o nula sensibilidad por la naturaleza de las autoridades que han de velar por su conservación, tanto por parte del Ayuntamiento de Fuencaliente como por parte de los gestores del Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona”.