Daimiel

Dos áreas principales, beneficiadas con las mejoras ejecutadas

El simulacro de emergencia realizado por la Unidad Militar de Emergencias en Daimiel deja mejoras en infraestructuras municipales

En concreto, el nivelado y suplemento de zahorra en el aparcamiento del Pabellón Ferial y la limpieza en la balsa del polígono industrial SEPES

La Comarca

23/03/2015

(Última actualización: 23/03/2015 21:27)

Imprimir

La repercusión indirecta de la Unidad Militar de Emergencias se ha traducido en tres mejoras en el municipio de Daimiel. Dos de ellas se localizan en el polígono industrial SEPES (limpieza en la balsa y adaptación de aparcamiento), mientras que la tercera afecta al área de estacionamiento de tierra anexo al Pabellón Ferial que ha quedado nivelado y con una capa de zahorra. Se trata de tres actuaciones con un impacto económico que podría haber alcanzado los 15.000 euros para las arcas municipales, y que, gracias a esta adecuación de la UME, no ha tenido cargo alguno para la administración local desde la que, por otra parte, reconocen estas mejoras.

Además de la adaptación de estas áreas de actuación, las secuelas que ha supuesto la disposición de los cerca del millar de militares en el municipio se han dejado sentir en otro tipo de sectores como la ocupación hotelera donde aumentó considerable, alcanzando el 100% en tres hoteles principales durante esa semana. Una cifra que descendió casi a la mitad en un cuarto refugio que abría precisamente esa semana sus puertas.

El municipio únicamente ha tenido que sufragar los costes de energía eléctrica del Pabellón Ferial.

El origen del desastre simulado se registró en Daimiel pero el ejercicio se repartió entre las poblaciones vecinas de Manzanares, Almagro y Torralba de calatrava. Movilizó a más de 3.000 militares en la provincia. Sólo en Daimiel el registro voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja España se situó en medio millar de efectivos aproximadamente. Se trataba de estar escenificar una situación límite que permitiese verificar la capacidad de respuesta de la Unidad Militar de Emergencia y dar respuesta ágil, eficaz y coordinada entre las administraciones intervinientes. Un adiestramiento para garantizar la seguridad y a la normalidad de la vida del ciudadano. Las grandes empresas relacionadas con estos sectores también tuvieron que intervenir en el ejercicio para simultanear decisiones que requerían de cortes en el suministro de luz, gas o agua, entre otros, relacionados con el simulacro, y que podrían darse en un imprevisto real de las circunstancias que se estaba representando.

Se dejó sentir especialmente en las inmediaciones del Pabellón Ferial y por el tránsito de calle Madara el paso de vehículos especializados, bien ambulancias de Cruz Roja y Sescam, o bien dotaciones de bomberos y de Protección Civil, al margen de los propios efectivos de la UME. Un trasiego de vehículos que también se notó en el espacio aéreo con helicópteros que simulaban traslados y evacuaciones de víctimas. Las actuaciones que se vieron en Daimiel se dirigieron a protección y apuntalamiento de edificios, evacuación de víctimas, descontaminación, preservación del medio ambiente, edificación del puente río Azuer y, de forma didáctica, aproximar a los escolares algunas funciones del ejército.