Trinitarios Y Carmelitas, de la mano en las celebraciones por San Juan Bautista de la Concepción en Almodóvar del Campo

La Comarca

07/02/2015

(Última actualización: 08/02/2015 10:58)

Imprimir

Cuando se iniciaba el último cuarto del siglo XVI y en Almodóvar del Campo cursaba una de sus visitas, Santa Teresa pronosticó que aquel joven adolescente tendría una honda vocación religiosa. La tradición así relata la profecía que anunciaba la interesante trayectoria de San Juan Bautista de la Concepción y, por ende, refleja cómo desde bien temprano se trazaba una secular relación entre las órdenes del Carmelo a la que representaba la santa abulense y la de la Santísima Trinidad y de los Cautivos, que fue reformada por este otro patrón de la tierra que le vio nacer.

Este año, en coincidencia con la conmemoración del quinto aniversario del nacimiento de la fundadora de las carmelitas descalzas, la Hermandad de los Santos y la propia Parroquia han tenido a bien volver a revivir aquel trascendental anuncio. Y qué mejor manera que contar con la predicación de un almodovareño carmelita, el padre Lucio que habitualmente ha venido para acompañar en significados días festivos del calendario local y que en esta ocasión lo hará también para ilustrar sobre ambas figuras, aprovechando una efeméride tan importante y en la que de alguna manera, por esas visitas de Santa Teresa, el pueblo de Almodóvar también se siente reflejado.

Paqui Hipólito se mostraba “muy contenta” por esta ilustre presencia del predicador de 2015. Cabe referir que si bien el novenario ya se iniciaba el pasado día 5 de febrero, los tres días previos a la fiesta grande del 14 el padre Lucio tomará el relevo desde ‘el púlpito’ al párroco Juan Carlos Torres. Como indicaba la presidenta de la Hermandad de los Santos, fue el propio Torres quien planteó la posibilidad de contar con este predicador, toda vez que en la tarde del 13 de febrero ya iba a estar en Almodóvar para ofrecer a las 18,00 horas en el Carmen una charla en la que hará referencia, precisamente, al quinto centenario de Santa Teresa.

Por cierto que este año será durante el triduo cuando se sucedan el paso de los tres colegios de la localidad, sus alumnos, profesores y familias. Una costumbre que se lleva realizando desde hace seis años con la sana “intención de que los niños tengan clara la idea de lo que son y significan nuestros santos”, en palabras de Hipólito. Son las profesoras de Religión quienes coordinan la presencia de los pequeños, que participan activamente en las eucaristías a través de las ofrendas y las peticiones. “Resulta muy bonito, porque los niños van con mucha ilusión”.

“Pero no nos olvidamos de las raíces trinitarias de nuestro San Juan Bautista de la Concepción -afirma Paqui Hipólito- y por eso mismo la misa solemne de su día grande contará con la presencia de un joven padre trinitario”. Se trata de Sergio García Pérez, que ofrece su servicio religioso como vicario parroquial de Santa Quiteria en Alcázar de San Juan. “Le hace mucha ilusión volver aquí”, dado que durante el jubileo de San Juan de Ávila fueron varias las ocasiones en las que ya recaló por estas calles, algunas de ellas junto a sus alumnos. Su prédica será en la función del mediodía.

Desde la Hermandad “tenemos mucha ilusión porque este año tan especial van a predicar un carmelita y un trinitario, para lo cual esperamos la habitual respuesta de los vecinos”. La jornada grande del 14 de febrero se va a completar, ya por la tarde, con la procesión que partirá a las 19,00 horas y a la que va a seguir la última eucaristía de la jornada.

Sin dejar a un lado el carácter religioso, lo cierto es que también manda la tradición disfrutar y compartir la fiesta del barrio de San Juan Bautista de la Concepción, con la tradicional candelaria que volverá a caldear la noche de estas frescas fechas en la confluencia con la calle San Miguel a partir de las 20,30 horas.

El repique de campana y los cohetes llamarán a la participación de toda la ciudadanía, en tanto que los vecinos del santo se esmerarán en agasajarlos con la típica ‘limoná’ y unos frutos secos, en tanto los acordes musicales ponen también el toque festivo. Por cierto, que para sufragar los gastos que origina la celebración se vuelve a organizar la rifa de un jamón, un queso, botellas de vino y de aceite, mediante las socorridas papelillas que se ofrecen estos días.

Y, en definitiva, se espera un discurrir continuo de gente en la capilla del patrón, en cuyo interior la Hermandad volverá a ofrecer, entre recuerdos varios, los tradicionales bastones y dulces de los santos que, como añade Paqui, “bendecidos ayudan muchos a los enfermos”.