Opinión

Artículo de opinión de Enrique Rivas Diaz

La vida tiene un precio.... ¿y la muerte?

Enrique Rivas Diaz

15/01/2015

(Última actualización: 15/01/2015 19:02)

Imprimir

La conocida expresión, “caminante no hay camino se hace camino al andar”, podría plasmar fehacientemente la actuación del gobierno de, Mariano Rajoy, y el recorrido que están llevando con los enfermos de hepatitis C. Un camino que, lejos de estar sembrado de esperanza y ánimo, está abonado con indecencia, hipocresía e inmoralidad. Donde una vez más se demuestra lo que verdaderamente le importa a este gobierno.

La vida, esa que defienden muchos cuando no hay dinero por delante, es una constante toma de decisiones donde nuestras directrices harán que elijamos el camino a seguir, unas veces de forma acertada y otras de manera equivocada, eso si, intentando que nuestros corazones y humanidad vayan por delante.

Si partimos de la base de que la palabra humanidad se aplica a los seres humanos, podríamos llegar a la conclusión de que existe vida más allá de nuestro planeta, ya que en los últimos tiempos hemos visto y escuchado actuaciones y declaraciones del gobierno y del partido popular que dan fe de la existencia de otros entes.

Prueba de ello es, entre otros, Rafael Hernando, portavoz en el congreso del PP, el cual ha llegado a politizar las manifestaciones de los enfermos de hepatitis C. Parece mentira que un cargo público tenga la poca vergüenza de escupir declaraciones de esta índole, más si cabe, cuando lo único que están reclamando estas personas es seguir viviendo. Me pregunto si para este personaje también estaban politizadas las manifestaciones en contra del aborto.

Aun así, el gobierno anuncia que en unas semanas se reunirá un comité de expertos, obviando, claramente, las vidas humanas que a diario esta enfermedad se está llevando por delante. Todo ello, sin olvidar otra mentira más del gobierno cuando aseguró que en octubre pasado estaría el medicamento a disposición de los afectados. Aquí me gustaría que se actuara con la misma rapidez con la que se cambió, sin necesidad de ningún comité de expertos, el artículo 135 de la Constitución, donde, por cierto, nuestras vidas pasaron a un segundo plano.

Dicen que nunca hay que perder la esperanza, y el presidente balear, José Ramón Bauzá, y la presidenta castellano manchega, Dolores de Cospedal, se han encargado, en sus últimas declaraciones al respecto, de traernos una gran dosis de la misma al decirnos: “o el PP o la nada”. Ante esto no sé si reír o llorar, o, simplemente, seguir observando hasta que punto puede llegar la hipocresía y la indecencia humana.

No sé, quizás si lo sepa el pequeño Nicolas, si el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, habrá mandado algún mensaje a los afectados de hepatitis C donde se diga: “aguantar y ser fuertes”. Pero de lo que no cabe duda alguna es que cada uno en la vida elige su camino, y dependiendo de su elección recogerá lo que haya sembrado, y este gobierno ha dejado patente con que semillas ha ido abonando nuestras vidas.

Ante las próximas elecciones, tanto autonómicas como generales, me gustaría colaborar con, Carlos Floriano, y proponerle el siguiente eslogan que les viene como anillo al dedo y que, al menos, todos entenderíamos que por una vez no usan la soez como argumentario:

“Algunos vivimos la vida, otros la sobrevivís”.

Enrique Rivas Diaz

Portavoz de la plataforma en defensa de la Ley de Dependencia en CLM