Alimentos CLM

Alimentos de Castilla-La Mancha, mucho donde elegir

Queso Manchego, un manjar en la mesa y un alimento muy completo

Uno de los productos autóctonos de mayor renombre que se hace imprescindible en la mesa durante unas fechas tan señaladas como las fiestas navideñas

La Comarca

06/12/2014

(Última actualización: 07/12/2014 18:28)

Imprimir

Calidad y tradición se aunan en el Queso Manchego, el queso español más famoso y comercializado fuera de España. Un alimento muy completo, que concentra todas las cualidades nutritivas de la leche y además contiene una elevada proporción de proteínas, lo que le hace ser incluso más rico que la carne en estos elementos.

En el queso manchego también están presentes vitaminas tan importantes como la A, la D y la E, fundamentales en procesos metabólicos, como el crecimiento, la conservación de tejidos y la absorción de calcio.

Se trata de un queso de pasta prensada elaborado con leche de oveja de la raza manchega, con una maduración mínima de 30 días, para quesos con peso igual o inferior a 1,5 kg, y de 60 días, para el resto de formatos, y máxima de 2 años. Su altura y diámetro máximos son de 12 y 22 centímetros respectivamente.

Para todas las edades

Por su composición, es recomendable su consumo a cualquier edad. Durante la etapa de crecimiento, por su alto contenido en calcio. Para los adultos, por la gran cantidad de proteínas que aporta, que cubren el desgaste producido a diario en estos principios inmediatos. También es aconsejable consumirlo en la tercera edad, ya que retarda, en gran medida, la descalcificación ósea y es un alimento más digestible que la leche.

El queso manchego puede incluirse en una tabla de quesos, formar parte de ensaladas, en tapas o acompañado con membrillo o frutos secos. El viejo se usa para rallar, o cortado en cubitos, cubierto de huevo batido y pan molido y después frito. Marida bien con vino tinto o un vino propio de la misma región, como el Denominación de Origen La Mancha.

Etiquetado, aspecto y sabor

En las etiquetas figurará obligatoriamente la mención «Denominación de Origen "Queso Manchego"». En el caso de que el queso esté elaborado con leche cruda (no pasteurizada) podrá hacer constar esta circunstancia en el etiquetado con la leyenda «Artesano». El producto destinado al consumo irá provisto de contraetiquetas numeradas y expedidas por el Consejo Regulador, que serán colocadas en la industria inscrita y siempre de forma que no permita una nueva utilización de las mismas, además, cada pieza de queso manchego en una de sus caras llevará una placa de caseína numerada y seriada que se coloca en la fase de moldeo y prensado de las piezas.

La corteza encerada del queso debe llevar grabado en el lateral el típico zigzag del antiguo cincho de esparto; el color de la cera denota la edad del queso. La pasta debe ser marfil, con ojos pequeños e irregulares. La complejidad de su sabor depende de la curación, pero debe evocar las nueces de Brasil y el caramelo quemado, con regusto ligeramente salado, mientras que el aroma debe recordar la lanolina y el cordero asado.