Puertollano

En un comunicado

FSP-UGT Puertollano acusa al Consistorio de incitar la división sindical para “desmarcarse por la tangente” malogrando la mesa sectorial de policía

Para el sindicato está claro que "la constitución de una mesa sectorial no supone dejar de lado las reivindicaciones de los demás colectivos"

La Comarca

14/11/2014

(Última actualización: 14/11/2014 19:51)

Imprimir

El sindicato comarcal de la Federación de Servicios Públicos (FSP-UGT) en Puertollano lamenta que el Ayuntamiento de Puertollano haya primado los intereses políticos particulares de su equipo de Gobierno, en el proceso de negociación que se pretende para la legítima defensa de los intereses de la plantilla de la Policía Local.

Una actitud calculada que se ha traducido en la división sindical y en la confusión generalizada entre los propios interesados para, así, haber echado por tierra una mesa sectorial que queda posibilitada por los procedimientos legales de la negociación colectiva. De hecho, en un comunicado dirigido a todos los trabajadores, la ejecutiva comarcal apela a los artículos 34 y 36 del Estatuto Básico del Empleado Público que recoge como, “con carácter voluntario”, pueden constituirse “mesas sectoriales de negociación de funcionarios públicos”.

Y son posibles, “por acuerdo” de la mesa general de negociación de los funcionarios públicos de cada entidad local, con el fin de que puedan abordarse “las materias relacionadas con condiciones de trabajo comunes a los funcionarios de su ámbito”, atendiendo así “las condiciones específicas de trabajo de las organizaciones administrativas afectadas o de las peculiaridades de sectores concretos de funcionarios públicos y a su número”.

Por tanto, insiste FSP-UGT, toda mesa sectorial queda “supeditada siempre” a la mesa general de negociación, órgano que ha de expresar también siempre su refrendo “hasta el punto de que es ésta la que dota de potestad a la mesa sectorial en los asuntos o temas que la misma puede tratar”.

Volviendo a citar la normativa referida, la federación sindical de UGT aclara que “la competencia de las mesas sectoriales de las entidades locales se extenderá a los temas comunes a los funcionarios del sector que no hayan sido objeto de decisión por parte de la mesa general respectiva, o bien a las que ésta explícitamente les reenvíe o delegue”. Por lo tanto, la Federación de Servicios Públicos esclarece que “cualquier acuerdo en el seno de la mesa sectorial ha de ser, obligatoriamente, trasladado a la mesa general y aprobado, si así se acuerda, en ella”. En este sentido, “la mesa sectorial no tiene atribuciones a efectos retributivos”, por lo que cualquier tema que afecte a mejoras salariales debe ser “obligatoriamente” aprobado en el seno de la mesa general, mediante valoración de la Relación de Puestos de Trabajo.

“Con estas aclaraciones, dejamos claro que, la constitución de una mesa sectorial no supone dejar de lado las reivindicaciones de los demás colectivos. La creación de esta o cualquier otra mesa sectorial no perjudica, ni obstaculiza, ni resta competencias a la mesa general, ni crea agravios comparativos, pudiendo entenderse necesaria u oportuna la creación de otras, en cualquier colectivo”, aclara el sindicato.

Sin lógica democrática

En este contexto, FSP-UGT ve “fuera de toda lógica democrática” la que califica de “acérrima oposición a la creación de esta mesa por parte de este Ayuntamiento”. Y constata que los regidores puertollaneros apelan a la paz social “esgrimiendo que no hay un total consenso entre los sindicatos representativos en el Ayuntamiento”, cuando en realidad “existe mayoría simple, dado que los dos sindicatos que están a favor de esta petición suman 6 votos, frente a los 5 que tienen los otros dos sindicatos presentes”. Trasladando por analogía esta situación al contexto político municipal, la federación que dirige Joaquín Castellanos se pregunta “¿Acaso se necesita que estén los tres grupos políticos, que existen en el Ayuntamiento, para aprobar cualquier tema en el Pleno, o se hace por mayoría simple?”.

En el caso de la mesa sectorial de la Policía Local, la ejecutiva de la federación acusa a los políticos con responsabilidades en este asunto de “prepotencia”. Sencillamente porque “ellos han propiciado este enfrentamiento entre sindicatos dentro de la mesa”. Y en este sentido, “como realmente no estaban de acuerdo con su creación, pero no querían admitirlo abiertamente, han visto, en someter su aprobación a la mesa general, una posibilidad de salir airosos y echarle la culpa a los compañeros integrantes de ella. Más tarde, prometieron al colectivo de la Policía Local que, si existía mayoría sindical a favor de la mesa sectorial, aprobarían su creación, pero cuando este hecho se da, se desdicen y argumentan el consenso, consenso que ellos no aplican en cuanto a sus competencias se refiere”.

En el comunicado se reafirma FSP-UGT en que no ha sido una decisión lógica por parte del Ayuntamiento no haber aprobado la mesa sectorial. “Habrían acabado de forma rápida con un conflicto que ya estaba en la calle y que ahora se puede tornar cada día más áspero”, advierten. Y se plantean sobre si, en la negativa “ha pesado más la ruptura de esa supuesta ‘paz social’, o intentar convertir la demandas de la Policía Local en una lucha entre unos trabajadores contra otros y así desmarcarse por la tangente”. Poniendo también en duda si ha primado “el pago de algún favor anterior a algún sindicato”.

Finalmente, se lamenta la postura de “otros sindicatos de clase” que “se niegan a reconocer los derechos y reivindicaciones de un grupo de trabajadores a quien ellos también representan y deberían defender. Todo esto sucede dentro de una Mesa General de Negociación en que la mayoría de la parte social reconoce el derecho de este colectivo, amparado en la ley, de exponer sus demandas y a negociar sus condiciones de trabajo, dentro de una mesa sectorial”.