Deportes

Fin de una gran carrera con 18 títulos nacionales y dos veces olímpico

Javier Bermejo: “Ser Olímpico es un sueño, y los sueños se hacen realidad”

El Centro de Alto Rendimiento al que también llaman Centro de Especialidades Deportivas llevará su nombre a partir de este 15 de octubre

Héctor P.C

14/10/2014

(Última actualización: 15/10/2014 00:10)

Imprimir

Ha pasado mucho tiempo desde aquella primera entrevista con la que me estrené en esto del periodismo; y hoy, quería que Javier Bermejo cerrase su ciclo como atleta profesional, de la misma forma que yo empecé; en forma de entrevista donde se puede llegar a conocerlo mejor, como profesional, como un tipo cercano, como aquel príncipe con el que se chocó en la Villa Olímpica, y que meses después de colgar las zapatillas con las que consiguió volar, se emociona recordando aquel último salto en Alcobendas, aquel último vuelo hacia la historia del atletismo español, que se reservado para unos pocos, para los mejores.

En su palmarés 18 títulos como campeón de España, dos presencias en las Olimpiadas, pero sobre todo, un ciclo inmaculado, de profesionalidad repleta, siendo un currante de Puertollano. Este es, Javier Bermejo, la inspiración para poner nombre al Centro de Alto Rendimiento, al que vio nacer.

Hablar de ti en Puertollano y hacer presentaciones es un sacrilegio, pero sí me gustaría que te definieses en unas pocas palabras.

La definición tienen que hacerla los demás sobre mí. Soy un currante. Creo que me definiría así. Todo lo que he conseguido ha sido a base de esfuerzo y sacrificio. También es cierto, que el día después de dejar la alta competición, seguía trabajando en lo mismo, con lo cual, es como dejar una cosa aparte, pero seguir haciendo lo mismo, que es hacer la gestión deportiva en Puertollano.

Muchos deportistas de élite caen en un pozo cuando lo dejan, ¿es tan duro o el cuerpo te pide paz?

No lo estoy echando en falta. Lo echaré de menos cuando empiece la competición. Llevaba dos años meditándolo. Lo he ido dejando poco a poco y me he ido adaptando a esa situación.

¿Te planteaste dejarlo antes de tiempo por las lesiones de los últimos años?

No. Es cierto que en los dos últimos años estuve entrenando con molestias, o más que molestias, pero no llegaban a ser lesiones que te mantuviesen durante mucho tiempo parado. La lesión más grave que he tenido fue la fractura de una vértebra, por la que tuve que ser tratado durante meses es Barcelona, pero por lo demás, sólo molestias que no me dejaban estar al 100%, pero siempre he entrenado.

Has sido 18 veces campeón de España, has estado en dos juegos olímpicos... ¿qué le ha faltado a la carrera de Javier Bermejo?

Quizá dos cosas. Ser finalista en un Mundial o unos JJOO (ha llegado a ser semifinalista), y saltar 2´30metros. Esa ha sido la espina. He saltado 2´28 dos veces, 2´26 tropecientas, pero el 2´30, 2´31 se me ha resistido.

Has sido el mejor de España, un referente en Europa, pero ¿por qué a nivel mundial ha sido tan complicado?

Mi nivel, en el mejor momento, era para estar entre los 20 mejores del mundo, no entre los 5 primeros.

Esa diferencia, ¿qué la marca?

Quizá el físico de cada uno. Entrenar más, no, porque yo he entrenado mucho; pero sí que es verdad, que muchos sólo se han dedicado a esto y yo por ejemplo, he tenido que compaginar mi trabajo con el atletismo, y obviamente, el descanso no es el mismo. No es igual entrenar después de dar cuatro horas de clase, que llegar relajado y ponerse a entrenar.

En el atletismo actual no se puede ser profesional, con lo que debes buscar otras alternativas. Yo las busqué hace diez años, y no me arrepiento. Prefiero no haber saltado 2´30 y tener ahora mi futuro estable, que al contrario.

Desde los 13 años siendo atleta, si cierras los ojos, ¿qué momento te viene a la cabeza?

Me viene la imagen de los JJOO de Atenas, cuna del olimpismo, con tu familia allí en la grada, eso no tiene precio.

Hablando de tu familia, tu eres padre de dos niños pequeños, que todavía no son conscientes de todo lo que has hecho, cuando crezcan, ¿qué les dirás de ti?

Ellos saben, sobre todo el grande, que su padre ha sido el mejor en España de salto de altura, pero no saben valorarlo. Pero con el paso del tiempo, cuando vean fotos, vean vídeos, les explicaré con detalle, para que puedan entender y valorar, lo que ha hecho su padre por el deporte en Puertollano.

¿Si te dicen: “papá, quiero ser atleta”...?

Buff, mejor que quiero ser futbolista (risas). Tengo conocimientos, tengo experiencia para enseñarles. Si se dedicasen a ello, creo que el récord de 2.28 metros de Javi Bermejo, tiene los días contados.

A tus espaldas muchos saltos de altura, muchas entrevistas, pero, ¿qué es lo que nunca te han preguntado, que te hubiese gustado contestar?

Esta pregunta... (Risas). Cada periodista hace sus preguntas, y depende del momento. Me han preguntado de todo.

Después de tu carrera plagada de éxitos llegan reconocimientos que te recuerdan que te has hecho mayor, como el ponerle al Centro de Alto Rendimiento de Puertollano tu nombre, ¿qué se siente?

Me siento muy valorado. Cuando te llama por teléfono la alcaldesa y te dicen que van a poner el nombre a un centro de alto rendimiento que tú has visto crecer desde el inicio, es un orgullo. Uno ha sido el principal culpable, de que esta instalación esté aquí. Gracias a mis triunfos, junto el de otros atletas, la corporación local decidió hacer esta instalación que es una referencia a nivel nacional.

Hablando del Centro, cuando se abrió se tenían expectativas de que llegasen a esta ciudad atletas de alto nivel. En ese sentido, ¿decepcionado?

No, decepcionado no. Hay que ser conscientes de la situación que se ha atravesado desde que el centro se acabó. Y gracias a Dios, que estaba acabado antes de que emergiese la crisis. Económicamente, la Junta y el Ayuntamiento no podían asumir el proyecto para traer deportistas de élite, que sigue estando ahí.

Ese proyecto que mencionas, ¿lo ves factible?

Sí, sí. Es viable. De hecho los terrenos están aprobados, frente esta instalación, para una Residencia Universitaria para deportistas, pero eso necesita dinero. Pero, es cierto que ahora, el centro tiene un movimiento de usuarios, que hacen que políticamente no interese traer deportistas de élite, en favor del usuario normal.

Hablando del deporte amateur, del deporte base, ¿es posible sacar un atleta olímpico de Puertollano?

Eso es imposible saberlo, pero si yo lo he conseguido, cualquier persona con cualidades, que tenga constancia y sepa sacrificarse, puede hacerlo. Pero eso, requiere un trabajo diario muy duro.

¿Hablamos de atletismo?

Vamos a ello.

Tras el gol que nos dio el mundial, Iniesta dijo pudo escuchar el silencio. En la ejecución de un salto por encima del listón, ¿se para de esa forma tan mística el tiempo?

Se nota, no el silencio. Estás tan concentrado, que yo por ejemplo, en los saltos importantes en mi vida, he notado volar. No te das cuenta de lo que te rodea hasta que caes en la colchoneta, y ves el listón en su sitio; ahí, es cuando el júbilo se convierte en el protagonista de la escena.

Alcobendas, mes de julio, tu último salto como profesional. Cuéntamelo.

Mi último salto, fue uno de los mejores de mi carrera. Luego intenté el 2.22 y no salió, pero me quedo con el de 2,20. Hice dos nulos en 2.17, que saltaron cuatro saltadores, entonces tuve que intentarlo con 2.20 y ahí, si fui consciente de todo. Si lo tiraba, ya no había más saltos para mí. Ahí sí tiré de la experiencia que había tenido con mi psicóloga. Trabajé la psicología, de dos años, en menos de un minuto. Experimente la emoción, buscando la familia en la grada, me paré, me concentré y salté.

En los últimos años, el atletismo se ha visto salpicado por el dopaje. ¿Te has sentido decepcionado en este sentido con algunos compañeros?

Con muchos. Todos los atletas que han salido salpicados por dopaje, me han defraudado. Al final, son compañeros, de selección, de club... con los que has tenido relación, y verlo en la tele, pasando la noche en el calabozo, te decepciona.

Al igual que tú, otros mitos del atletismo español de la última década han colgado las zapatillas. ¿Hay relevo de garantías para vosotros?

Hay cantera, pero este es un momento muy difícil, porque no hay ayudas. La época dorada para el atletismo fue el 92, hasta llegar al momento actual. Los de mi generación, los que hemos sido los mejores, hemos podido vivir del atletismo, ahora no, y eso afecta a los más jóvenes.

Actualmente, yo he tenido que pagar por competir, para retirar el dorsal, así que, imagínate. De pagarte, a tener que pagar para competir.

Y a pesar de ello, hoy Ramón Cid, decía que la última temporada del atletismo ha sido de notable.

Sí, sí. Ha sido muy buena.

Hace unos días, se firmó el convenio en el que se establecía el sueldo mínimo de los futbolistas profesionales, 129.000 euros anuales para Primera División, y 64.500 para Segunda. ¿Qué dice un atleta a esto?

Es una vergüenza. El deporte en general está siendo maltratado. El fútbol está súper valorado, porque genera dinero. Hay empresarios blanqueando dinero en el fútbol, están las televisiones...

Cuestionario Breve

Una anécdota: En los JJOO de Atenas, estaba en la Villa Olímpica cogiendo la comida, y a mi lado, alguien dijo: “Esto tiene pinta de picar”, y sin mirar, yo le contesté: “esto, me lo como yo”. Cuando me di la vuelta, vi que era el Príncipe y ya tuve que decirle: “hombre, qué tal, no me había dado cuenta”. Empezamos a reírnos, y fue una anécdota muy curiosa. El Príncipe, cogiendo la comida del mismo sitio que yo.

Música para motivarte: David Ghetta.

La persona que más ha influido en tu carrera: Mis padres.

Un sitio clave: Valladolid, donde hice 2.28 metros

Un sueño por cumplir: Saltar 2.30. Siempre lo dije con la boca pequeña, hasta que salté 2.28, que lo vi posible. Por estadística, tendría que haberlo conseguido, pero...

Una cita célebre: “El trabajo sin dolor, no tiene recompensa”, o “Ser Olímpico es un sueño, y los sueños pueden ser realidad”.