Región

Han participado miembros y colaboradores de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y voluntarios internacionales de Cáritas Diocesana de Toledo que este verano han realizado una experiencia misionera en Perú

La Rinconada del Tajo acoge una convivencia diocesana misionera

La Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias (OMP) en Toledo y la Delegación de Misiones de Toledo han organizado una convivencia diocesana misionera que fortalece los lazos con los territorios de Misión.

El testimonio del joven misionero Juan López puso de manifiesto el compromiso y la opción preferencial por los pobres que se manifiesta en el trabajo de cada misionero

El Delegado Episcopal de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, recordó a todos los misioneros, pero en especial a los que en estos momentos están viviendo la epidemia del Ébola en África, como el Padre Luis Pérez, misionero javeriano natural de Toledo

La Comarca

29/09/2014

(Última actualización: 29/09/2014 20:18)

Imprimir

La Diócesis de Toledo ya está preparada para celebrar el DOMUND, “porque todos somos DOMUND y tenemos una Misión”, como ha aseverado el Delegado Episcopal de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, en la clausura de la convivencia misionera que La Rinconada del Tajo acogió ayer. Una convivencia en la que han participado miembros y colaboradores de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, al igual que un grupo de voluntarios internacionales de Cáritas Diocesana de Toledo, todos ellos tenían en común que el pasado verano han participado en una experiencia misionera en Perú.

Esta convivencia misionera también contó con la participación y presencia de todos los ciudadanos y vecinos de La Rinconada del Tajo. Ellos, al igual que hicieran el pasado mes de junio, cuando acogieran el envío misionero de la Diócesis de Toledo para el programa Verano Misión, también han acogido en esta ocasión una convivencia misionera en la que los vecinos de La Rinconada han participado de la misión con la oración y la cercanía con todos los misioneros.

Por ese motivo, la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias de Toledo (OMP) y la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo agradecen la generosidad y solidaridad de La Rinconada del Tajo con la misión en Perú pero de igual manera con la misión universal, puesto que cada día la oración en torno a María, Reina de las Misiones, contribuía al trabajo de todos los misioneros repartidos por el mundo, unos 170 en la Diócesis de Toledo. Gratitud que se plasmó en la entrega de un detalle de uno de los grupos que estuviera en Perú, además de rendir cuentas públicamente de la donación que realizara en junio La Rinconada del Tajo, y como manifestó el joven misionero Juan López “sirvió para llenar las despensas de muchas familias, para poder alimentar a muchas personas que en ese momento veían como la ausencia de alimento regresaba a su casa”.

Precisamente el testimonio de Juan López puso de manifiesto el compromiso y la opción preferencial por los pobres que se manifiesta en el trabajo de cada misionero. Recordando a sus padres, compartió en la convivencia el que ha sido su recorrido espiritual y vital hasta llegar a la misión en Perú, agradeciendo a la Delegación Diocesana de Misiones y a “Carmen Llorente, amiga de mis padres, la posibilidad de haber hecho realidad el encuentro en Perú para compartir y vivir la fe, para estar al servicio de los que más necesitan, para contribuir y ayudar a quienes tienen hambre de Dios, hambre del Evangelio”.

Este testimonio, como los que fueron compartidos durante la convivencia, ayudan a fortalecer los lazos con los territorios de Misión, porque de primera mano y de la voz de los misioneros, todas las personas pueden acercarse a una realidad que no es lejana sino que surge de las propias parroquias y de cada pueblo de la Diócesis de Toledo, porque los misioneros “son nuestros vecinos y compañeros en la fe”, señala el Delegado Episcopal de Misiones, Jesús López, al mismo tiempo que recordaba a todos los misioneros, pero en especial a los que en estos momentos están viviendo la epidemia del Ébola en África, como el Padre Luis Pérez, misionero javeriano natural de Toledo.

López Muñoz puso de manifiesto la gratitud de la Diócesis de Toledo, “podéis estar seguros que la Diócesis de Toledo, con su Arzobispo y Obispo Auxiliar, agradecen vuestra labor y compromiso misionero, recordando las palabras del Papa Francisco que recientemente en una Audiencia General afirmara “como miembros de la Iglesia, también nosotros participamos de su misión: somos responsables de la salvación de todos los hombres, y, por tanto, no podemos permanecer indiferentes o ajenos a la suerte de nuestros hermanos; además, el Espíritu Santo también actúa en nosotros para que no nos cerremos en posiciones unilaterales y procuremos siempre el entendimiento, la armonía, la “sinfonía” en la vida cristiana”.

La Delegación Diocesana de Misiones y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias en Toledo presentará en los próximos días las actividades que con motivo del Mes Misionero, el Octubre Misionero, se realizarán en la Diócesis toledana, y en lugares como Toledo y Valmojado, entre otros, para fomentar la animación misionera y de manera muy particular la colaboración espiritual y económica de todas las personas con la misión.

Fuente: Delegación Diocesana de Misiones de Toledo

Fotografías: Fernando Redondo