Seria estampa durante el desencajonamiento de los toros en la Plaza de Daimiel

Alrededor de 4.000 personas siguieron en directo la presentación de los siete toros y tres novillos de El Cotillo que lidiarán la tarde del viernes Enrique Ponce, Javier Conde, Luis Miguel Vázquez y Carlos Aranda

La Comarca

04/09/2014

(Última actualización: 05/09/2014 14:30)

Imprimir

Recordando viejos tiempos y como se viene haciendo los últimos años, se llevó a cabo el Desencajonamiento de los toros a lidiar en la Corrida de Feria. Una actividad que, aunque conlleva un riesgo importante por el hecho de que se pueda lastimar algún animal, despierta y aumenta el ambiente previo de la corrida, mostrando los animales que saltarán al ruedo y contribuye a fomentar la fiesta de los toros, que va más allá de la corrida

Este año, en un horario novedoso, en la medianoche, pero que volvió a resultar un gran éxito de afluencia de público, poblando los tendidos de esta la remozada Plaza de Toros, ya dispuesta para el festejo, en un número aproximado a las 4.000 personas.

Pisaron el ruedo por primera vez todos los toros, mostrando a los allí presentes el trapío y seriedad de la corrida, así como los pelajes, de una gama cromática variada y que despertaron la admiración de la gente. El único susto de la noche lo protagonizó el toro marcado con el número 16 que entró al albero cojeando, pero que después volvió a corrales ya más recuperado. “Los veterinarios lo revisaron y en esa primera evaluación el toro está apto para la lidia”, comentaba en Radio Daimiel, el presidente de la Plaza de Toros, Plácido Sánchez-Camacho.

Al finalizar el acto, que duró algo más de media hora, la gente compartía impresiones y gustos, sobre los animales expuestos al público. Entre ellas la de Sánchez-Camacho que aseguraba que “el ganado es más propio de una plaza de segunda, que una de tercera como la nuestra”. “Es una corrida tipo del encaste Jandilla y estoy convencido de que va a dar mucho juego”, concluía.

Para comprobarlo habrá que esperar a las seis de la tarde del viernes. A esa hora comenzará un festejo que reunirá en el coso daimieleño a Enrique Ponce, que tan buen sabor de boca dejó en su anterior visita a Daimiel, a Javier Conde, al torero local, Luis Miguel Vázquez y al que muy pronto quiere serlo, el novillero también daimieleño, Carlos Aranda.