Cultura

The Hispanic Society of América: Arte español en Nueva York

Extraordinaria colección de pintura de Sorolla

Entrevista a Mencia Figueroa, coordinadora de Desarrollo y Relaciones Públicas

José Belló Aliaga

27/08/2014

(Última actualización: 27/08/2014 22:50)

Imprimir

"Con motivo de la gran exposición “Sorolla y América” que Fundación Mapfre prepara para el próximo mes de septiembre y por su interés, publicamos a continuación la entrevista que hizo nuestro colaborador José Belló Aliaga, en 2007, en Nueva York, a Mencia Figueroa, coordinadora de Desarrollo y Relaciones Públicas, en The Hispanic Society of América".

Mencia Figueroa, nombre español de raigambre, es una mujer joven, experta en Arte, agradable y muy simpática abulense, con la cuál y con sus excelentes explicaciones pude recorrer y conocer el Museo de la Hispanic Society en Nueva York, una verdadera joya, donde ella es Coordinadora de Desarrollo y Relaciones Públicas.

Me confieso apasionado de la pintura de Sorolla, desde siempre y conocía la estrecha vinculación que había existido y existe entre el pintor y esta institución. La posibilidad de contemplar su obra en Nueva York era un objetivo que me había propuesto cumplir. Al poderlo hacer, incluso con emoción, no solamente he admirado la obra del pintor valenciano sino la magnifica presencia del arte español aquí representado, que me ha sorprendido muy gratamente.

Mencia Figueroa

¿Cuáles son tus funciones en The Hispanic Society? ¿Cómo llegaste a formar parte de su organización?

Soy la responsable de Comunicación, Desarrollo, Eventos Especiales y además la encargada de la Asociación de Amigos. Empecé a trabajar en la Hispanic en 1998 en el Departamento de grabados y fotografías como investigadora asociada, permanecí en ese departamento cinco años y hace casi tres me encargo de las relaciones publicas de la institución, aspecto muy distinto si lo comparas con mi funciones anteriores, pero el cual me permite experimentar y saber de otra faceta del museo.

Fundación de la Sociedad

¿Qué es The Hispanic Society of América y cómo se creó?

The Hispanic Society of América consta de un museo y biblioteca de investigación que reflejan la visión de su fundador, para el estudio de las artes y cultura de España, Latinoamérica y Portugal. Está situada en la avenida Broadway entre las calles 155 y 156 de Nueva York.

Fundada por Archer Milton Huntington el 18 de mayo de 1904, abrió las puertas de su bello edificio estilo neoclásico, que es aún hoy su sede, en 1908. La Sociedad Hispánica cuenta además con el seminario de estudios hispánicos medievales (Hispanic Seminary of Medieval Studies), que es considerado como una de las más prestigiosas editoriales en su campo.

La Sociedad atesora el mejor y más numeroso conjunto patrimonial de la cultura española fuera de nuestras fronteras y tanto su biblioteca como su museo constituyen puntos de referencia para el estudio y conocimiento de la Historia y el Arte español.

Archer Milton Huntington

Háblanos de su fundador el señor Huntington.

Archer Milton Huntington (Nueva York, 10 de marzo 1870- Bethel, Connecticut, 11 de diciembre 1955), arqueólogo, bibliófilo, filántropo, hispanista y poeta estadounidense era hijo de Collis Potter Huntington, fundador de la compañía de ferrocarriles Central Pacific Railroad y de los astilleros Newport News Shipbuilding and Drydock Companies. Heredó una de las fortunas más grandes de los EE.UU. Con la aquiescencia de sus padres, el joven Archer se dedicó a viajar, a sus intereses culturales y sobre todo a realizar el sueno de su niñez de

fundar un museo con las colecciones que iba comprando en sus viajes. Un temprano viaje a México a los quince anos selló su afición por todo lo hispánico.

Primer viaje a la Península Ibérica en 1892

En 1892 hace su primer viaje a la Península Ibérica. Quiso que su museo fuera además una institución internacional encargada de fomentar y divulgar los estudios hispánicos. Aprendió bien el idioma, lo suficiente como para poder escribir versos en él, y realizó una primorosa edición en tres tomos del Cantar de Mío Cid (1897-1903), donde ofreció por primera vez una versión inglesa completa además del texto español y las notas.

En Sevilla

De nuevo de vuelta a España en 1898 tras la guerra, permaneció en Sevilla durante una prolongada estancia en la que se dedicó a realizar excavaciones arqueológicas en Itálica. En las dos décadas siguientes se estrechan los lazos con España y en especial con Sevilla, hasta el punto de ser nombrado, junto a su esposa, la escultora Arma Hyatt Huntington, hijo adoptivo de Sevilla y miembro de la Real Academia de Buenas Letras. Doctor honoris causa por la universidad de Madrid, fue además correspondiente de la Academia de la Historia y de la Lengua, y recibió diversas condecoraciones españolas.

Presidió la American Geographical Society y el American Museum of Natural History, así como la New York Historical Society, el Museum of the American Indian, y la Fundación Heye. Escribió poesia en español (Versos, New York: Hispanic Society of America, 1952) y A Note- Book in Northern Spain (1898); otras obras suyas son The Solitary Path, The days that Pass, The Sovereign Good, From the Cup of Silence, An Apprentice to Truth, The Moon Lady and Marsh Lights.

Joaquín Sorolla, Huntington y la Hispanic Society

¿Cómo y cuando llegó a conocer Huntington a Joaquín Sorolla y su obra?

Parece razonable pensar que Huntington conociese pronto la obra de Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923), de la que quedó fascinado, así que resulta sorprendente que el primer encuentro documentado del pintor con el hombre que se convertiría en su principal patrocinador no tuviese lugar hasta mucho más tarde y que surgiese por las preocupaciones de Huntington relacionadas con su nueva fundación, su biblioteca y las más relevantes figuras literarias de España. Este encuentro se conoce por las cartas de Sorolla a su amigo Aureliano de Beruete(1845-1912), gran pintor y autor de estudios relacionados con los grandes de la pintura española, como Velásquez.

1908 en Londres

La relación entre Sorolla y Huntington se inició en Londres en la primavera de 1908 durante una exposición de los cuadros de aquél en la Grafton Gallery. Ha sido muy profunda la influencia que con el tiempo tendría este encuentro en las vidas de Sorolla y de Huntington, así como en la Hispanic Society. Inmediatamente se organizó una exposición del pintor valenciano en la Hispanic Society para el ano siguiente que causó sensación en Nueva York con un éxito sin precedentes, otorgando el aplauso y el reconocimiento internacional tanto al pintor como a la Institución. El éxito de la exposición animó a Huntington y a Sorolla a organizar otra dos anos después en el Instituto de Arte de Chicago y en el Museo Municipal de Arte de San Luis.

Sala Sorolla en la Hispanic Society

¿Cómo se llegó a crear una Sala permanente dedicada a la pintura de Joaquín Sorolla?

Como parte de su visión global de esta institución, en 1910 Huntington se dirigió a Sorolla para proponerle que pintara para la Hispanic Society una serie de grandes cuadros históricos en los que mostrara un amplio panorama de España, Portugal y Norte de África, sin embargo el tema histórico de la "gran decoración" de la Society dejó paso a otro dedicado a Ias provincias de España, más en consonancia con las cualidades innatas de Joaquín Sorolla.

Contrato en París

Después de varias revisiones del proyecto general, el 26 de noviembre de 1911, firmaron en Paris el contrato en virtud del cual Sorolla proporcionaría a la Hispanic Society una decoración pintada al óleo que mediría de tres metros a tres metros y medio de alto por setenta .metros de largo, y en el que describiría la vida contemporánea de España y Portugal.

Mientras Sorolla se ponía manos a la obra sobre grandes lienzos, al tiempo que seguía con una serie de retratos de hombres ilustres destinados a la Hispanic Society, entre ellos el presidente de los EEUU, a la sazón, William Howard Taft, Huntington y su primo Charles Pratt Huntington elaboraban los planos para el ala occidental de ampliación del edificio principal, que albergaría la monumental obra de Sorolla.

Momento estelar

Tal vez el momento más estelar de la actividad de Sorolla como retratista en los Estados Unidos fue cuando lo llamaron para que retratara al presidente Taft (Cincinnati, Taft Museum). La estancia en Washington fue muy agradable y Sorolla estaba encantado de oír a la familia Taft hablar de España, en español además.

El aspecto robusto del presidente y su natural simpatía se reflejan en el retrato, al que sirven de complemento unos tonos de fondo cálidos y los rojos intensos de la corbata, que se reflejan en la piel del rostro.

Nueva visita a Madrid en 1918

Cuando Huntington volvió a visitar Madrid en 1918, tras una ausencia de cuatro años, quedó encantado con la obra que Sorolla casi había terminado para la Hispanic Society, aunque le causó consternación comprobar la precaria salud del pintor y tuvo la impresión de que la finalización de la gran obra de Sorolla para la Society marcaba al mismo tiempo el final de la carrera del gran artista.

Audubon Terrace

Mencia, junto a la Hispanic Society hay una plaza con un magnifico conjunto escultórico ¿pertenece a la institución?

Si, forma parte de su patrimonio y es además obra de su segunda mujer, Arma Hyatt Huntington.

Es uno de los conjuntos escultóricos más espectaculares de Nueva York, situado en la llamada Audobon Terrace. La plaza de las Bellas Artes, que así se llama, fue diseñada en 1908, pero fue Arma Hyatt Huntington, distinguida escultora americana y esposa del fundador, quien transformó más tarde el lugar con sus esculturas.

El Cid

En el nivel inferior se encuentra una estatua ecuestre del Cid Campeador, sobre un pedestal con cuatro guerreros alrededor de la base.

El Cid ocupa este lugar de honor por el amor de Huntington por la literatura española y, sobre todo por el romance El poema del mío Cid. El conjunto se completa con dos grandes mástiles de bandera en cuya base se representan personificaciones de las artes, monjes arrodillados, eclesiásticos y escenas de batallas. El conjunto de bronce exento se complementa con relieves de piedra caliza representando a Boabdil, último califa de Granada, y Don Quijote, ambos de perfil y a caballo.

El interés especial de Arma Hyatt por la escultura de animales queda también patente en las figuras de leones, ciervos, osos, jaguares, buitres y jabalís, que completan Audubon Terrace.

La escultora norteamericana Arma Hyatt Huntington (1876-1973) erigió cuatro de las seis estatuas más conocidas de EI Cid. Tres de ellas se localizan en EE.UU. y la cuarta en Sevilla. Su prolífica obra la ubica entre los artistas norteamericanos más importantes del siglo XX.

El legado de Huntington a la Hispanic Society

¿Cuál fue el legado de Huntington a la institución que él fundó?

A Huntington se le debe considerar como uno de los más notables de su época por su inteligencia, visión y personalidad. Como ya queda expresado se convirtió desde su juventud en un entusiasta hispanófilo y decidió viajar por España para estudiar su cultura y sus costumbres y fundó la Sociedad para establecer una biblioteca y un museo públicos y gratuitos para difundir la cultura de España y América Latina.

Bajo su dirección la Institución cumplió este fin patrocinando expediciones, revistas académicas e importantes exposiciones de arte. La Sociedad continúa activamente el legado de Huntington con nuevos programas y exposiciones, incluyendo la reciente adquisición del edificio adjunto a la Hispanic Society.

Las colecciones

Las colecciones, que él legó a la Hispanic Society durante cincuenta años representan, tanto por su alcance como por su calidad, casi todos los aspectos de la cultura de España y gran parte de las de Portugal, América Latina y Filipinas.

Actualmente, la Hispanic Society of América es el mayor y más importante museo de arte español fuera de España, con pinturas que abarcan desde la época medieval hasta nuestros días, e incluyen auténticas joyas del Siglo de Oro del XIX y de principios del XX.

En su museo cuenta con más de 800 pinturas, 600 acuarelas, 1.000 esculturas, y 6.000 objetos decorativos, incluyendo una colección de textiles. Asimismo tiene una amplia colección de 15.000 grabados de varias épocas y más de 175.000 fotografías desde 1850. Entre las joyas de su colección se encuentran La duquesa de Alba (1797), de Goya, Retrato de una niña de Velásquez, La Piedad de El Greco y obras de Murillo, Zurbarán, José Ribera, Alonso Cano, Goya, Joaquín Sorolla, Mariano Fortuny, Ramón Casas, Santiago Rusiñol, Isidoro Nonell e Ignacio Zuloaga.

Libros raros en español

Cuenta esta institución con una de las mejores bibliotecas de libros raros en español, (copias únicas y primeras ediciones de obras tan significativas en la historia y en la literatura españolas, como Tirant Io Blanc, La Celestina, El Quijote y casi toda la obra de Sor Juana Inés de la Cruz. La biblioteca alberga más de 15.000 libros impresos antes de 1701, de los cuales hay 250 incunables, uno de ellos la edición princeps de La Celestina (Burgos, 1499).

Manuscritos

La colección de manuscritos es la más importante fuera de España con documentos tan notables como el primer Fuero Real de Castilla, el de Aguilar de Campoo. Por esta razón es un centro de documentación esencial para investigadores de la cultura hispánica de todo el mundo y paraíso de bibliófilos. Entre los manuscritos más preciados se encuentra el original de El alguacil endemoniado, uno de los Sueños de Quevedo así como importantísimos documentos medievales. Destaca en especial la literatura novohispana con una extensísima selección de catecismos y diccionarios de las lenguas amerindias; hay además fueros, cartas hológrafas reales y de navegación, biblias iluminadas, libros de horas y documentos históricos y literarios.

Reconocimiento a la labor de Huntington

¿Fue reconocida y valorada la extraordinaria labor realizada por el señor Huntington?

Además de su ingente aportación ya descrita al mundo del arte, hasta 1955, año de su muerte la Hispanic Society había publicado, bajo la supervisión directa de su fundador, más de 200 monografías sobre casi todos los aspectos de la cultura hispánica, escritas por conservadores de la Society y otros eruditos de renombre internacional. Gracias a su mecenazgo, un gran número de hispanistas pudieron llevar a cabo sus proyectos de investigación y publicar los frutos de sus actividades científicas.

Como reconocimiento a su erudición y a su inestimable contribución al progreso de los estudios hispánicos, las Universidades de Yale, Harvard, Columbia y Madrid le concedieron títulos honoríficos; fue elegido miembro de las principales reales academias españolas y de varias academias latinoamericanas; formó parte de los patronatos de numerosos museos españoles, entre ellos la Casa del Greco y la Casa de Cervantes, a cuya fundación contribuyó el Museo Romántico, el Instituto Valencia de Don Juan, el Museo Sorolla y el Museo Nacional de Arte Moderno; además recibió todo tipo de medallas y condecoraciones españolas y latinoamericanas, entre las que caben destacar las de Carlos III, Alfonso XII, Isabel la Cat6lica, Plus Ultra y Alfonso X El Sabio.

Nueva política de la Hispanic Society

Hasta hace unos años, sólo los visitantes de la institución podían apreciar el rico patrimonio que posee. Sin embargo, la nueva política de la Society ha permitido que sus colecciones sean difundidas y admiradas en otros museos.

Y en el futuro creo que así se continuará haciendo.