Puertollano

Concejalía de Infancia y Juventud

Doscientos niños han vivido un verano diferente con la Escuela de Verano de Puertollano

La Comarca

25/08/2014

(Última actualización: 25/08/2014 19:53)

Imprimir

A unos días del inicio del curso escolar ha cerrado sus puertas la Escuela de Verano de la Concejalía de Infancia y Juventud con una amplia oferta de actividades que ha permitido que doscientos niños y niñas de 5 a 11 años puedan disfrutar durante sus vacaciones.

La concejal de juventud, María Santiago, ha visitado a los niños durante su última jornada en el colegio Miguel de Unamuno, un espacio en el que se han realizado diversos juegos relacionados con el agua en un día que refrescarse ha sido todo un alivio ante las altas temperaturas de la recta final del estío.

Un verano más divertido

Si por un lado la Escuela de Verano hace posible que los niños y niñas de Puertollano puedan pasar unos meses de julio y agosto diferentes y divertidos y también facilita que sus padres tengan un espacio físico en el que “dejar” a sus hijos mientras desarrollan su actividad laboral, de ahí que su horario se más amplio con respecto a los talleres realizados en barriadas.

De baile a cocina

Un periodo estival que ha dado para mucho y en el que han trabajado a fondo los monitores de “As de guía” para hacer realidad quincena tras quincena el amplio programa que se ha materializado desde el Centro de Juventud, como teatro, baile, expresión artística, cine e incluso a aprender a cocinar.

No han faltado los juegos tradicionales de toda la vida, manualidades y sobre todo mucha creatividad.

Transmisión de valores

Actividades que, en definitiva, en su trasfondo han tratado de transmitir valores como la amistad, el compañerismo, la solidaridad, la generosidad, el respeto desde la igualdad y a las normas básicas de convivencia.

Una Escuela formativa, educativa y didáctica que a la vez ha perseguido mejorar los hábitos cotidianos de los participantes, en cuestiones como el orden la limpieza o el cuidado del material que utilizan día tras día en el colegio o en sus propios hogares.